Un soldado británico con su rifle y equipo, recién llegado a Egipto, el 19 de agosto de 19

El buque tanque Ohio dañado, apoyado por los destructores HMS Penn (izquierda) y el HMS Ledbury (derecha) de la Armada Real, se acerca a Malta después de un viaje épico a través del Mediterráneo como parte del convoy WS21S (Operación Pedestal) para abastecer de combustible y otros suministros vitales a la isla sitiada. La espina del Ohio estaba rota y sus motores fallaron durante los primeros ataques de los alemanes e italianos. Debido a la importancia vital de su carga (10,000 toneladas de combustible que permitirían a los aviones y a los submarinos con sede en Malta volver a la ofensiva) no podía ser abandonada. En una maniobra altamente inusual, los dos destructores se apoyaron a los costados para mantener su flotabilidad y para proporcionar energía durante el resto del viaje. El tanquero se hundió una vez que terminó de entregar su preciada carga

Bernard Law Montgomery había llegado a África del Norte el 13 de agosto de 1942, nombrado comandante del 8º Ejército británico inmediatamente después de la muerte del teniente general William Gott, quien había sido nombrado para comandar el mismo ejército, pero un trágico accidente aéreo le impidió tomar el mando. Mientras que algunos oficiales experimentados del desierto sentían que era necesario que Montgomery debía esperar hasta que “tuviera sus rodillas bronceadas” antes de delinear una nueva estrategia, pero muy pronto demostró quién estaba al mando y lo que él esperaba. Era evidente que Rommel ya estaba preparando su siguiente ataque y había poco tiempo disponible.

David Belchem fue uno de los oficiales de alto rango que fueron testigos del cambio... Ver Más