Spitfires escoltan bombarderos sobre el Mar del Norte

Douglas Boston III over Flushing, Holland.jpg

Un Douglas Boston Mark III del Escuadrón Nº 226 de la Real Fuerza Aérea (RAF) sobrevuela los muelles en Flushing, Holanda, después de haber lanzado su carga de bombas durante un ataque diurno llevado a cabo por doce aviones del Escuadrón. Las bombas pueden verse explotando en el cielo interior del dique seco (abajo a la izquierda). Fecha desconocida.

El 1 de agosto de 1942, René Mouchotte voló dos misiones desde Hornchurch, base del Escuadrón Nº 65 de la Real Fuerza Aérea (RAF). Ahora era Líder de Escuadrón, el primer extranjero en dirigir un Escuadrón de la RAF y volando Spitfires. Ambas misiones eran para escoltar bombarderos en ataques sobre la Francia y Holanda ocupadas. En el segundo ataque en Flushing [Vlissingen], Holanda, se encontraron con un pesado fuego antiaéreo y él y su compañero de ala se salvaron por poco:

Inmediatamente después de que algunos proyectiles antiaéreos explotaran justo en medio de la formación de Boston. Vi un ala saltar unos 200 metros en el aire, mientras que un motor cayó como una piedra. El avión brincó curiosamente, hacia el cielo, y luego comenzó su trágica caída en picada. ¡Pobre muchacho!

Por desgracia, un segundo Boston también había sido alcanzado. Su motor de babor estaba echando humo y los otros cuatro bombarderos estaban dejándolo muy atrás peligrosamente. Los cazas Boche [alemanes] podrían aparecer y había 150 kilómetros de mar por cruzar.

 

Decidí quedarme detrás de él con mi sección como escolta. No iba muy rápido y tuvimos que volar en S para mantenerse junto a él. Al pasar muy cerca vi que el motor se había detenido; luego vi el horrible espectáculo de una pequeña llama traidora todavía lamiendo la parte trasera del motor.

 

¡Si sólo pudieran volver a Inglaterra! Con su avión volando como un cangrejo con un solo motor, el piloto no se dio cuenta que estaba volando hacia el norte en lugar de unos 310 para llegar a Martlesham.

 

Entonces me di cuenta que no tenía ningún contacto por radio. Me desalentó. Imposible hacer que mis pilotos entendieran el error fatal. Afortunadamente no tuvimos a ningún Fritz [alemán] detrás de nosotros. Después de media hora el fuego era más grande. Una lluvia de chispas volaban de ella, lanzando fragmentos negros. El humo gris se convirtió en denso y negro.

 

La situación se estaba volviendo crítica. ¿El piloto tendría una explosión en su avión? Estábamos casi a 1,500 pies [unos 460 metros]. Tenía miedo de que el ala pronto se rompiera. Debe tomar una decisión, y pronto, pero ¿cómo podía decírsele sin la radio? Sólo cinco minutos más tarde, con llamas enormes escapando, el piloto desaceleró su único motor y se fue hacia el mar.

 

Dos de los tripulantes lograron salvarse a sí mismos. Fui hacia abajo a su nivel; parecían no estar heridos. Tuve tiempo de ver a un tercero, inmóvil, con la cabeza en el agua y un amplio charco de sangre alrededor de él.

 

Nos dirigimos a Inglaterra; casi no teníamos combustible. En un cuarto de hora llegamos a Martlesham donde inmediatamente alertamos al servicio de rescate. Unos minutos más tarde, seis Spitfires despegaron y lanchas rápidas de motor se dirigieron a la escena del drama. Nuestros dos tripulantes aéreos fueron rescatados.

Si deseas saber más, lee “The Mouchotte Diaries 1940-1943" [Los Diarios de Mouchotte 1940-1943], de René Mouchotte.

Douglas Boston III Squadron 88 over Norfolk.jpg

Algunos Douglas Boston Mark III del Escuadrón Nº 88 de la Real Fuerza Aérea (RAF) con sede en Oulton, Norfolk, volando a baja altura sobre el Mar del Norte, con el fin de evitar ser detectados por el radar enemigo, en una misión diurna de bombardeo. Sin fecha.