Italianos y alemanes conviven en el norte de África

Trípoli, 1 de marzo de 1941

 

Rommel está muy tenso. Ha pospuesto de nueva cuenta su viaje planeado a Berlín. Pone presión sobre todo. En ocho días llegarán nuevos cargamentos.

 

Esta mañana, desayuné con él. Posteriormente tomamos el saludo del regimiento de artillería italiano con Gariboldi seguido de un desfile marchando. Me abstendré de cualquier juicio, pero sólo espero que su calidad de combate sea mejor.

 

Una gran multitud entusiasta se ha reunido para el desfile en ambos lados de la calle. Su Excelencia Gariboldi le ha dado a Rommel un remolque nuevo con sofá, cama plegable, mesa, dos gabinetes, baño, regadera, luz eléctrica y bomba de agua. Nuestro carro comando, llegando con personal de Berlín, será tan primitivo y simple que nada podrá lograrse con él. El Afrika Korps solo recibe lo que Berlín tiene reservado para nosotros, y tenemos que aceptarlo.

 

Después del desfile nos fue ofrecido un desayuno por el comandante de Trípoli, fue un desayuno vasto, usual para los italianos, con platillos innumerables. Los italianos siempre comen bien: como hors d’oeuvre [aperitivo] de jamón, luego sopa, arroz, huevos, carne sobre pan tostado, un plato de huevo dulce, frutas, queso, vino tinto, vino espumoso italiano, mocha, licor. Toda la cosa duró por dos horas. Pero te sientes incómodo si no puedes tener una plática. Muchos italianos entienden alemán bastante bien, pero no lo hablan, aunque ellos hablan francés.

 

 

Gradualmente uno se hace a la idea que, incluso después de que haya paz, uno pudiera quedarse aquí en África, temporalmente. ¿Quién más se convertirá en la fuerza de ocupación en las colonias? Nuestra próxima ubicación pudiera ser Dar es Salaam o Cairo o cualquier otro lugar. Una estancia de dos o tres años no será tan mala. ¡En días que son continuamente bellos puedes tener más diversión en la vida que durante los largos periodos de mal clima que tenemos en nuestro país!

En la imagen un tanque alemán PzKpfw III Ausf. G siendo descargado en el puerto de Trípoli, África del Norte, en 1941.

El adjunto de Rommel, Hans-Joachim Schraepler, continuaba con sus misivas diarias a su esposa, dando cuentas del progreso que estaban teniendo las fuerzas alemanas en el norte de África. Schraepler proporciona información detallada sobre el temple de Rommel -su dinamismo y habilidad táctica-, junto con el creciente "culto a la personalidad" que parecía rodearlo. Una de las tareas “no oficiales” de Schraepler, por ejemplo, fue la de responder en nombre de Rommel gran parte del correo de sus admiradores que llegaban a la sede Afrikakorps.

 

Schraepler escribió:

Panzer II de la 15ª División Blindada alemana en el norte de África, 1941.

Si quieres saber más, lee “At Rommel’s Side: The Lost Letters of Hans-Joachim Schraepler” [Al lado de Rommel: Las cartas pérdidas de Hans-Joachim Schraepler], editado por Hans-Albrecht Schraepler.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados