Bombardeo demoledor en Dusseldorf

Fotografía aérea tomada desde la vertical mostrando el centro de Dusseldorf a las 11 P.M.

Fotografía aérea tomada desde la vertical mostrando el centro de Dusseldorf a las 11 P.M. del 10 de septiembre de 1942, en el apogeo del gran ataque nocturno llevado a cabo por 479 aviones del Comando de Bombarderos. La mayor parte del área fotografiada está cubierta ampliamente por los fuegos incendiarios, desde los cuales las llamas y el humo se levantan para oscurecer el objetivo.

Las operaciones del Comando de Bombarderos de la Real Fuerza Aérea (RAF) estaban todavía sujetos a una serie de variables, como el clima. La fuerza de marcado de objetivos Pathfinder apenas se estaba estableciendo y estaba desarrollando sus técnicas. Cuando las condiciones climáticas y la luna eran las adecuadas, el objetivo era marcado correctamente y la corriente de bombarderos era concentrada en el objetivo en un corto período de bombardeos intensos, los resultados podían ser devastadores.

Todos estos factores se conjugaron para el ataque del 10/11 de septiembre, causando más destrucción de lo que nunca se había logrado antes, además de ser uno de los ataques experimentales de 1,000 bombarderos. El Comando de Bombarderos comenzaba a tener el impacto que esperaba:

En Dusseldorf, 360 aviones dejaron caer 700 toneladas de bombas. Aunque una gran parte de la fuerza de ataque concentró su esfuerzo en el objetivo principal, iniciando un número de incendios extensos. Fuegos dispersos también fueron vistos al oeste del objetivo y algunas bombas cayeron en Krefeld, Mönchen-Gladbach y las ciudades aledañas. Treinta bombarderos están desaparecidos, cinco se estrellaron y tres cayeron al mar.

 

 

Dusseldorf

 

La evaluación de los daños causados por las fotografías tomadas el día después del ataque el 10/11 se hace difícil, ya que partes de la ciudad están totalmente oscurecidas por el humo de los incendios que siguen ardiendo.

 

En la actualidad sólo se puede tener una idea de los graves daños que han sido efectivamente causados. En el centro de la ciudad hay seis áreas con daños notables, las tres más grandes de ellas tienen ¾ de milla de largo, variando en anchura de 90 yardas a ¼ de milla, ½ de largo por unas 180 yardas de ancho, y casi ¼ de milla de largo y 250 yardas de ancho.

 

El daño a la propiedad residencial e industrial en las dos orillas del Rin es severo, y la evacuación se verá afectada por un impacto directo en la estación principal, que parece haber sufrido graves daños.

Del Reporte Semanal Nº 159 de la Situación Naval, Militar y Aérea, tal y como se le informó al Gabinete de Guerra británico, mismo que puedes encontrar buscando la referencia de catálogo CAB 66/28/48, en los Archivos Nacionales del Reino Unido.

La evaluación posterior del ataque fue visto también por el Gabinete de Guerra:

Dusseldorf (10/11 de septiembre).

Resulta ahora evidente que, medido por el grado de destrucción de las industrias y de las comunicaciones, este ataque fue el más fructuoso de todos nuestros bombardeos, con la excepción de aquel realizado en Colonia el 30/31 mayo.

Grandes áreas fueron devastadas tanto en Rostock y Lübeck, pero esto no resultó más de una fracción de los daños a la industria hechos en Dusseldorf.

En los 380 acres de devastación total en Dusseldorf, no menos de 30 fábricas y obras importantes fueron completamente destruidas o dañadas, por lo que la producción debe estar seriamente limitada.

Entre ellas había seis fábricas de productos de acero o maquinaria, dos fábricas de tubos de acero, una haciendo herramientas para maquinaria y minas magnéticas, dos plantas químicas y muchas otras fábricas produciendo una variedad de productos como el esmalte, papel, calderas, alambre, materiales de aislamiento, vagones de ferrocarril y maquinaria de cosecha.

Esta lista formidable de fábricas destruidas o gravemente dañadas es adicional a las 24 fábricas dañadas en el ataque de la última noche de agosto.

La estimación de 380 acres de devastación total mencionado arriba no incluye innumerables incidentes aislados de daños causados por bombas y explosiones en toda la ciudad y sus suburbios.

Nota: el número de aeronaves involucradas varía entre diferentes documentos oficiales.

Armeros realizan las comprobaciones finales en el compartimiento de bombas de un Avro Lanc

Armeros realizan las comprobaciones finales en el compartimiento de bombas de un Avro Lancaster B Mark I del Escuadrón Nº 207 de la Real Fuerza Aérea (RAF) en Syerston, Nottinghamshire, antes de una operación de bombardeo nocturno hacia Bremen, Alemania. La carga mixta (con la palabra clave ejecutiva del Comando de Bombarderos “Usual”), consiste en una bomba HC de 4,000 libras (‘cookie’) y pequeños contenedores de bombas (SBC) lleno de bombas incendiarias de 30 libras, con la adición de cuatro indicadores de objetivo (TI) de 250 libras.

La sección delantera de un Avro Manchester Mark I del Escuadrón Nº 207 de la Real Fuerza A

La sección delantera de un Avro Manchester Mark I del Escuadrón Nº 207 de la Real Fuerza Aérea (RAF), mientras mantiene encendido el motor Rolls-Royce Vulture II de puerto en Waddington, Lincolnshire, mostrando la nariz con la ventana de la mira del bombardero, la ametralladora de la torreta delantera y la cabina del piloto. 

El Vickers Wellington Mark IV, Z1407 BH-Z, Zoåka, del Escuadrón de Bombarderos polaco Nº 3

El Vickers Wellington Mark IV, Z1407 ‘BH-Z’, “Zoåka”, del Escuadrón de Bombarderos polaco Nº 300 de la Real Fuerza Aérea (RAF) en tierra en la base de Ingham, Lincolnshire, después de haber perdido la mayor parte de la tela trasera de su fuselaje por los daños causados en combate durante el 4/5 de septiembre de 1942, mientras bombardeaba Bremen, Alemania. A pesar de un aparato de radio dañado, un mal funcionamiento del timón, alerones dañados y sin instrumentos de navegación, el piloto, el oficial piloto Stanislåw Machej, con la colaboración de su tripulación entera, trajo a salvo el avión de vuelta a casa.