Hitler declara la guerra a los Estados Unidos

Adolf Hitler declarando la guerra a Estados Unidos, en el Reichstag alemán, el 11 de diciembre de 1941.

El 11 de diciembre de 1941, Hitler comenzó a pronunciar su discurso en el Reichstag a las 3:00 p.m. Durante el discurso, declaró la guerra a los Estados Unidos. Pero primero él hizo un recuento triunfante del curso de la guerra hasta este momento. No vaciló en incluir la obvia campaña fallida en Rusia en este panorama de victorias.

 

Hitler actuó como si los primeros éxitos japoneses en el Pacífico se debían a su influencia. Después de todo, siempre había señalado a Roosevelt como el “principal culpable” de la guerra y los japoneses evidentemente lo habían entendido. Indudablemente, el ataque verbal contra el presidente estadounidense representó el clímax de su discurso. Hitler creía que su interminable discurso sería seguido con gran interés, pero estaba equivocado.

 

Pero el hecho que el gobierno nazi le ahorrara a los Estados Unidos la necesidad de declarar la guerra a Alemania, fue sin duda un “logro” del que sólo Hitler podría estar orgulloso, por mucho que aplaudieran los miembros de la claque del Reichstag. El discurso de Hitler decía lo siguiente:

¡Diputados! ¡Hombres del Reichstag alemán!

 

 

Puesto que consideraba a la Unión Soviética como un peligro mortal, no sólo para el Reich alemán, sino también para toda Europa, estaba decidido, si era posible, a dar la señal de ataque unos días antes de que estallara este enfrentamiento. Hoy, tenemos un material verdaderamente aplastante y auténtico para demostrar que Rusia tenía la intención de atacar. Del mismo modo, somos conscientes del tiempo escogido para el ataque. En vista del gran peligro, cuya plenitud de conciencia quizás sólo hoy, sólo puedo agradecer al Señor por haberme iluminado en el momento oportuno y haberme dado la fuerza para hacer lo que tenía que hacer. No sólo millones de soldados alemanes le deben su vida a Él, sino también toda Europa.

 

Porque -puedo decir esto hoy- si esta ola de más de veinte mil tanques [soviéticos], centenares de divisiones, decenas de miles de cañones, acompañados por más de diez mil aviones, inesperadamente hubieran empezado a movilizarse a través del Reich, entonces Europa se hubiera perdido. El destino ha elegido un número de naciones para arriesgar su sangre para prevenir este golpe, o mejor, para paralizarlo. Si Finlandia no hubiera sido inmediatamente decidida a tomar las armas por segunda vez, entonces la forma fácil de vida de la clase media en los otros estados nórdicos pronto habría llegado a su fin.

 

 

Roosevelt viene de una familia rodando en dinero. Desde el principio, pertenecía a esa clase de hombres para quienes el nacimiento y la descendencia allanan el camino y aseguran el éxito en la vida en las democracias.

 

Yo era el hijo de una pequeña familia pobre. Con un esfuerzo indescriptible, tuve que abrirme paso a través del trabajo y la diligencia.

 

Cuando llegó la Guerra Mundial, Roosevelt la experimentó desde donde estaba a la sombra de Wilson, desde el punto de vista del especulador. Por lo tanto, sólo conoce las agradables consecuencias de la confrontación de personas y Estados, reservada al hombre que hace tratos donde otros sangran hasta la muerte.

 

Durante este tiempo, viví mi propia vida en el otro lado, completamente opuesto. Yo no pertenecía a los hombres que hacen historia o tratos. Pertenecía a los que seguían órdenes.

 

 

Voy a pasar por trivial los ataques insultantes y las afrentas de este supuesto presidente contra mi persona. Que él me llame un gánster es de menor importancia, ya que este término no se originó en Europa, tal vez porque carece de sujetos apropiados aquí, sino que se originó en los Estados Unidos de América.

 

Aparte de esto, no puedo ser insultado por el Sr. Roosevelt, porque creo que él está mentalmente enfermo, tal como pensé de Woodrow Wilson alguna vez. Somos conscientes de que este hombre y sus judíos siguiendo la lucha con Japón por los mismos medios. No necesito discutirlos aquí. Aquí también se emplearon los mismos métodos. Primero, este hombre agita para la guerra, luego falsifica las causas, hace declaraciones arbitrarias, luego se esconde repugnantemente detrás de una nube de hipocresía cristiana. Lenta pero seguramente, conduce a la humanidad hacia la guerra. Como un viejo masón, no puede hacerlo sin llamar a Dios como testigo de la integridad de sus acciones.

 

En respuesta a esto, Alemania e Italia finalmente se sintieron obligados a luchar juntos, al lado de Japón, contra los Estados Unidos e Inglaterra, fieles a las estipulaciones del Pacto Tripartito del 27 de septiembre de 1940, en la lucha por la defensa -y por tanto preservando así la libertad e independencia- de su pueblo e imperios. Por lo tanto, las tres potencias han concluido el siguiente acuerdo, firmado hoy en Berlín:

 

En la inquebrantable determinación de no entregar las armas hasta que la guerra común contra los Estados Unidos de América e Inglaterra haya sido llevada a un fin victorioso, los gobiernos alemán, italiano y japonés han acordado lo siguiente:

 

Artículo I

 

Alemania, Italia y Japón lucharán juntos en esta guerra, una guerra que los Estados Unidos de América e Inglaterra les impusieron, y la llevarán a un fin victorioso mediante el despliegue de todos los instrumentos de poder a su disposición.

 

Artículo II

 

Alemania, Italia y Japón se comprometen a no concluir un armisticio o una paz separada con los Estados Unidos de América e Inglaterra sin obtener el consentimiento mutuo total.

 

Artículo III

 

Alemania, Italia y Japón seguirán cooperando estrechamente, incluso después de la conclusión victoriosa de la guerra, como una señal para traer un nuevo orden justo en el espíritu del Pacto Tripartito concluido el 27 de septiembre de 1940.

 

Artículo IV

 

Este acuerdo entra en vigor a la firma. Permanecerá vigente durante el período del Pacto Tripartito del 27 de septiembre de 1940. Las Altas Partes Contratantes deberán llegar a un acuerdo sobre la naturaleza de la cooperación prevista en el Artículo III de este acuerdo en forma oportuna antes del vencimiento de este término.

Si deseas saber más, lee “Hitler: Speeches and Proclamations, 1932-1945 The Chronicle of a Dictatorship (Vol. IV, 1941-1945)” [Hitler: Discursos y Proclamaciones, 1932-1945 La crónica de una dictadura (Vol. IV, 1941-1945)], de Max Domarus.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados