Marchas forzadas para las tropas alemanas

En la Unión Soviética, aproximadamente el avance de 2 millones de soldados alemanes se realizaba a pie.

Los alemanes habían logrado interceptar mensajes de radio rusos confirmando la confusión entre las filas soviéticas de Timoshenko y Konev; algunos oficiales rusos capturados corroboraron la determinación de Timoshenko de mantener las posiciones al oeste de Smolensk mediante contrataques. La decisión soviética negando la retirada significaba que otro cerco decisivo estaba por crearse.

 

Pero el avance de los tanques había dejado atrás a la infantería alemana y ésta se encontraba realizando marchas extenuantes para vincularse con las fuerzas blindadas.

 

Gotthard Heinrici, comandando el XLIII Cuerpo del Ejército, describe en sus cartas a su familia sus experiencias en el frente, la vida cotidiana de las tropas bajo su mando y las pésimas condiciones en que la campaña en la Unión Soviética se estaba librando:

Soldados alemanes lavan y tomar el sol en las orillas del río Dvina occidental en Velizh, Smolensk. La ciudad fue ocupada por el ejército alemán del 14 de julio 1941.

Otra vez dos días de marchas. Ambos extremadamente calientes con cantidades indescriptibles de polvo; las tropas están completamente agotadas. Ayer, un regimiento caminó 54 kilómetros, otro, 47 kilómetros. Es posible hacer esto una vez. Pero si las tropas han realizado varias marchas de 30 o 40 kilómetros anteriormente y se espera que hagan lo mismo posteriormente, entonces estos esfuerzos son enormes. Además, nadie duerme adecuadamente durante la noche. A las 2:00 o 3:00 a.m. salimos y marchamos hasta la noche, algunas ocasiones hasta las 10:00 p.m. Incluso si hay un descanso al mediodía, regularmente no tenemos agua y debemos quedarnos bajo el sol abrasador. Corre con suerte el que encuentra un riachuelo. Entonces todos se quitan sus ropas y saltan al agua incluso si está sucia. El agua es un regalo del cielo.

 

Ahora estamos realmente en Rusia. Kapyl es el nombre del poblado de hoy. Todo está completamente podrido. Conocemos sobre las bendiciones de la cultura bolchevique. Los enseres son muy primitivos. Invariablemente vivimos en habitaciones vacías. Las paredes y los techos están cubiertos con Estrellas de David pintadas. Las iglesias sirven como salones para mítines políticos. En cada poblado hay grandes casas del partido para glorificar a Stalin y Lenin como favoritos del pueblo, de niños, mujeres, obreros, soldados, etc. Usualmente en las ciudades hay una estatua de Stalin construida de cemento en la plaza del mercado en el centro, muy parecido al viejo Hinderburg. No hay comercios. Los campesinos deben trabajar para la comunidad; reciben un tercio de la cosecha y 80 rublos anualmente. ¡Un kilogramo de mantequilla cuesta 36 rublos! Como pago por su trabajo, cada camarada tenía derecho a algunos artículos como jabón, cigarrillos, calcetines y un traje al año (!), los cuales podía obtener en almacenes estatales en cada ciudad. Eso es el paraíso soviético. Nadie se atreve a hablar abiertamente. Todos están temerosos de conversar. Deportaron a niños de quince años a las minas en el Río Don. Estos niños no volvieron a saber de sus familias y viceversa. Algunos de ellos -que ahora son soldados- los hemos tomado prisioneros. Ahora aquí la gente espera deshacerse de esta presión. Es una gran desventaja que no podamos comunicarnos con ellos. Esta es la razón de muchos errores.

 

Mientras tanto, los bolcheviques están combatiendo en el Río Dnieper. Ya han cruzado el río en algunos lugares. Para nosotros significa correr, correr, correr hasta que nuestras lenguas estén colgando. Creo que ellos abandonaran la infantería después de la guerra. El poder humano y el poder motorizado es demasiada diferencia.

 

Hartmut [Heinrici] está en el Río Dnieper. Que Dios le ayude.

Si quieres saber más, lee “A German General on the Eastern Front: The Letters and Diaries of Gotthard Heinrici 1941-1942” [Un general alemán en el frente del Este: las cartas y diarios de Gotthard Heinrici 1941-1942], editado por Johannes Hürter.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados