Un doctor complace su curiosidad médica en Auschwitz

La entrada ferroviaria a Auschwitz-Birkenau, en 1945..jpg

La entrada ferroviaria a Auschwitz-Birkenau, en 1945.

En Auschwitz, el Dr. Kremer llevaba un diario lleno de detalles mundanos de lo que había almorzado, cuando encendía la calefacción, entre otras cosas. También hacía referencia a las “extracciones en vivo”:

10 de octubre de 1942

Extraje y fijé material vivo fresco del hígado, el bazo y el páncreas. Obtuve prisioneros para que me hicieran un sello de mi firma. Por primera vez calenté el cuarto. Más casos de fiebre tifoidea y tifus abdominalis. La cuarentena del campo continúa.

 

11 de octubre 1942

Hoy, domingo, hubo liebre asada para el almuerzo -una verdadera pata gorda- con albóndigas y repollo rojo por sólo 1.25 RM [Marcos del Reich].

 

12 de octubre de 1942

Segunda inoculación contra el tifus, más tarde en la noche reacción generalizada grave (fiebre). A pesar de esto en la noche asistí al Sonderaktion proveniente de Holanda (1,600 personas). ¡Escenas horribles en frente del último búnker! (¡Hossler!) Esta era la décima Sonderaktion.

 

13 de octubre de 1942

El Untersturmfuhrer Vetter llegó. El Sturmbannfuhrer Casar también cayó con tifus después de que su esposa murió de ella tan sólo unos días atrás. Asistí a la sentencia y la subsecuente ejecución de siete civiles polacos.

En su juicio en Cracovia en 1947 explicó lo que estas referencias a extracciones significaban:

Durante mucho tiempo yo había estado interesado en los cambios en el organismo humano como consecuencia del hambre.

Él había solicitado y se le dio permiso para hacer un estudio personal de esos casos. Los sujetos procedían de los prisioneros en Auschwitz que eran ubicados en la enfermería:

Durante el transcurso de estos exámenes, los médicos de la prisión presentaban a los pacientes al doctor de las SS y describían la enfermedad que padecía el preso en cuestión. El médico de las SS entonces decidía cuáles eran las perspectivas para que este paciente se recuperara, si ya no estaba en condiciones de trabajar, si debía ser enviado a la enfermería o tratado como un paciente afuera o bien si debía ser liquidado.

Yo observaba a los prisioneros en este grupo cuidadosamente y cada vez que uno de ellos me interesaba particularmente por su avanzado estado de inanición, le ordenaba al enfermero que lo reservaran y que me informaran cuando este paciente sería muerto por inyección.

A la hora señalada los pacientes que había seleccionado eran dirigidos al mismo bloque final y llevados a la sala al otro lado del pasillo, frente a la habitación en la que originalmente se habían examinado y seleccionado.

El paciente era acostado aún vivo en la mesa de disección. Yo iría a la mesa y le pedía al paciente que me diera algunos detalles esenciales para mi investigación. Por ejemplo, su peso antes de su detención, la cantidad de peso que había perdido desde su detención, si había tomado algún medicamento recientemente, etc.

Después de haber recibido esta información, un ordenanza médico venía a matar al paciente con una inyección en el área del corazón. Que yo sepa, todos los pacientes eran asesinados con inyecciones de fenol. El paciente moría inmediatamente después de habérsele administrado tal inyección.

Yo nunca administré inyecciones letales.

Para el Dr. Kremer, esto era sólo un interés personal, un pasatiempo.

Si deseas saber más, lee “The Good Old Days: The Holocaust as Seen by Its Perpetrators and Bystanders” [Los Buenos Viejos Tiempos: El Holocausto visto por sus autores y espectadores], editado por Ernst Klee, Willi Dressen y Volker Riess.

En esos días, un grupo de médicos nazis estaban informando sobre una serie de experimentos médicos que se realizaron bajo su autoridad. Al parecer, en nombre de la Luftwaffe, la idea era descubrir cuánto tiempo podía sobrevivir una persona cuando se sumergía en agua fría:

Se investigó el efecto de las temperaturas del agua de 2°, 3° a 12°C. Un tanque de 2 x 2 x 2 metros sirvió como un estanque experimental. La temperatura del agua se alcanzó mediante la adición de hielo y permaneció constante durante el experimento. Los sujetos experimentales generalmente estaban vestidos con equipo como el que usa el piloto, que consiste en ropa interior, uniforme, un traje protector de verano o invierno de una pieza, casco y botas forradas de piel de aviador. Además, llevaban un salvavidas de goma o kapok. El efecto de la ropa protectora adicional contra el agua fría se probó en una serie especial de experimentos y, en otra serie, se estudió el enfriamiento de la persona desnuda.​

 

...

Si el sujeto experimental se colocaba en el agua bajo narcosis, uno observaba un cierto efecto de excitación. El sujeto comenzaba a gemir y hacía algunos movimientos defensivos. En pocos casos un estado de excitación se desarrollaba. Esto era especialmente severo en el enfriamiento de la cabeza y el cuello. Pero nunca hubo un cese total de la narcosis observada.

 

Los movimientos defensivos cesaban después de aproximadamente 5 minutos. De allí seguía un rigor progresivo, que se desarrollaba especialmente fuerte en la musculatura del brazo; los brazos se flexionaban y se presionaban fuertemente contra el cuerpo. El rigor aumentaba con la continuación del enfriamiento, de vez en cuando interrumpido por espasmos tónico-clónicos. Con un descenso aún más marcado de la temperatura corporal, cesó repentinamente.

 

Estos casos terminaban fatalmente, sin resultados exitosos en los esfuerzos de resucitación.

Del Reporte del Prof. Dr. Holzloehner, Dr. Rascher, y el Dr. Finke, en relación con los experimentos de enfriamiento, el 10 de octubre de 1942.

El Dr. Johannes Paul Kremer, médico en Auschwitz y quien llevara a cabo experimentos clíni

El Dr. Johannes Paul Kremer, médico en Auschwitz y quien llevara a cabo experimentos clínicos en ese campo de exterminio junto con otros “colegas”.

Imagen del Dr_edited.jpg

Imagen del Dr. Johannes Paul Kremer después de su arresto, fue condenado a cadena perpetua en juicios llevados en Polonia contra criminales de guerra en 1947, pero fue liberado en 1958 por observar buen comportamiento.

Freezing Experiments.jpg

Médicos nazis realizando experimentos de congelación en un interno en el campo de concentración de Dachau, alrededor de 1942.