Los submarinos alemanes habían estado causando estragos en la costa este de los Estados Unidos durante la Operación Drumbeat, acechando buques mercantes sin escolta en las rutas marítimas regulares. Poco a poco, la Marina de los Estados Unidos y la Guardia Costera, estaban introduciendo una serie de medidas disuasivas, incluyendo convoyes.

 

En la noche del 13 y el 14 de abril de 1942, poco después de la medianoche, frente a las costas de Carolina del Norte, cerca de Cabo Hatteras, el destructor USS Roper detectó en su radar una embarcación sobre la superficie moviéndose rápidamente; creyendo en primera instancia que se trataba de una embarcación pequeña de la Guardia Costera, se acercaron al objetivo, pero en su lugar apareció el enemigo y fue enfrentado sin piedad:

Primera victoria norteamericana sobre submarino alemán

29 marineros del U-85 fueron enterrados el Cementerio Nacional de Hampton, en Hampton, Virginia, con honores militares, en la noche del 15 de abril de 1942. Cincuenta y dos prisioneros de Fort Monroe, Virginia prepararon y rellenaron las fosas. A las 2000 horas, el servicio de sepelio fue leído por el capellán católico, seguido por el capellán protestante. El pelotón formado por 24 marineros disparó tres salvas, mientras se escuchaba la marcha fúnebre.

Al momento en que la distancia se había reducido a sólo unas 300 yardas, el buque viró bruscamente a estribor. En este instante, con el reflector de búsqueda de 24 pulgadas, se pudo identificar finalmente como un submarino de gran tamaño. Preponderantemente se denotó un camuflaje con un color claro. El submarino siguió virando a estribor, dentro del círculo de giro de esta nave. El reflector se mantuvo sobre el submarino y se abrió fuego primero con la batería de ametralladoras y luego con la batería de 3 pulgadas.

 

Las ametralladoras, particularmente las #1, impidieron que la apresurada tripulación del submarino pudiera manipular su cañón. Un blanco directo en la torreta cerca de la línea de flotación fue hecho por el #5 -el cañón de 3”- mientras el submarino comenzaba a hundirse. Se dieron órdenes de disparar un torpedo al submarino, pero éste desapareció antes de que fuera lanzado. El submarino aparentemente se hundió a medida en que se inclinaba poco a poco y se fue primero de popa. Cerca de cuarenta hombres de su tripulación estaban en cubierta y pronto se divisaron en el agua.

 

Un aluvión de once cargas de profundidad fue lanzado por medio de bastidores, cañones ‘Y’, así como cañones ‘K’, con base en una estimación visual de la ubicación del submarino más un contacto de sonar excelente. La dirección del submarino se mantuvo casi constante y la velocidad era insignificante. Los restos no pudieron ser detectados debido a la oscuridad. En dos ocasiones este barco pasó cerca de los sobrevivientes, pero el hecho de que los submarinos alemanes con frecuencia trabajan en pares, hizo que la realización de cualquier labor de rescate, antes de que amaneciera, fuera demasiado peligrosa para tomar el riesgo.

 

La búsqueda en el área general continuó hasta el amanecer. En ese momento, el avión PBY al mando del teniente C. V. Horrigan, de la Reserva de la Marina de los Estados Unidos., colaboró en la búsqueda intensiva. Se investigaron manchas sospechosas de aceite y pedazos de escombros. El avión lanzó una carga y el barco lanzó dos.

 

A las 0706, por medio flotantes de humo lanzadas desde dos aviones que aparecieron en la escena, la atención de esta nave se dirigió a los cuerpos en el agua. A las 0717, este buque colocó el primero de dos botes salvavidas en el agua a cargo de un oficial y comenzó la recuperación de cuerpos y objetos flotantes.

 

En 0727 se observó un dirigible que se aproximaba. Se le pidió que circulara por encima del barco como protección contra los submarinos mientras los botes estaban en el agua. Y así lo hizo. La comunicación mediante luz parpadeante se hizo sin dificultad y, en una ocasión, la aeronave disminuyó la velocidad de sus motores y se comunicó por el megáfono. Un máximo de siete aviones de diversos tipos apareció en la escena a un mismo tiempo. Cerca del final de la operación de recuperación, un barco pesquero británico se detuvo en el lugar y se le solicitó que estuviera atento por submarinos.

 

A las 0750, el primer barco regresó con cinco cuerpos y a las 0834 se inició la recolección de quince cuerpos más por medio de un pequeño pescante.

 

A las 0850 el operador de sonido detectó un fuerte eco en un rango de 2,700 yardas y, a las 0857, se lanzó un patrón de cuatro cargas. Apareció una burbuja de aire muy grande y una más pequeña junto con aceite nuevo. El dirigible y un avión dejaron caer bengalas en el lugar y el dirigible reportó que las burbujas de aire continuaron.

El hecho que el buque estadounidense siguiera lanzando cargas de profundidad con sobrevivientes aun en el agua generó polémica y controversia ya que, de los 46 miembros de la tripulación del U-85, no hubo ningún sobreviviente; sólo 29 cuerpos fueron recuperados más tarde. Las razones para continuar lanzando cargas de profundidad se aclaran en el informe. El oficial al mando, el teniente comandante Hamilton W. Howe, recibió la Cruz de la Marina por la confrontación.

 

Si deseas saber más, visita U-Boat Archive.

Foto en tiempo de guerra de las tumbas de la tripulación del U-85 en el Cementerio Nacional de Hampton, en Virginia.

El destructor clase Wickes, de la Marina de los Estados Unidos, USS Roper (DD-147) escoltando un convoy, afuera de Hampton Roads, Virginia, EUA, en 1942. Los buques del convoy se alcanzar a ver en el horizonte. Roper está usando camuflaje de acuerdo con la Medida 12 (modificado).

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados