El deshielo de primavera detiene la ofensiva soviética

Soldados del Ejército Rojo en marcha a Vyazma, a principios de marzo de 1943.

A mediados de marzo, el deshielo y el barro resultante causaron que las operaciones de los soviéticos y alemanes se detuvieran entre Kursk y el Mar de Azov. El 18 de marzo el Alto Mando alemán había emitido un comunicado señalando que el contraataque de Manstein había causado más de 50,000 bajas entre las fuerzas soviéticas, casi 20,000 prisioneros y unos 1,400 tanques.

 

Sin cuestionar estas cifras, es fácil ubicarlas en su debida proporción al revelarse, en contraste, que el Ejército Rojo había destruido entre 40 y 45 divisiones alemanas y de sus países satélite -un cuarto de las fuerzas que los rusos tenían frente a ellos-, en tan sólo cuatro meses.

 

Para estos momentos, la moral soviética estaba en su auge; no obstante, algunos soldados sentían la presión de los comisarios políticos, como se refleja en parte por el relato de Boris Gorbachevsky, un suboficial en el 31º Ejército al solicitar permiso para visitar a su madre enferma:

Nos enteramos el 31 de marzo que la ofensiva se había detenido por completo en todas partes a lo largo de la línea del Frente Occidental. Smolensk todavía estaba por adelante, en donde, de acuerdo con los informes de reconocimiento, el adversario había creado ya una defensa firme con la intención de contener nuestra ofensiva. El mando comprendió que no era posible tomar Smolensk de la marcha. Teníamos que permitir que nuestros servicios de retaguardia nos alcanzaran, pero el deshielo de primavera ya estaba aquí, que demoraba gravemente el movimiento de suministros. Teníamos que reponer los rangos de los batallones debilitados y satisfacer las necesidades de las tropas por nuevo equipo y municiones.

En uno de estos días típicos, el siguiente lote de correo arribó, trayendo consigo un telegrama de mi padre. El médico en jefe de un hospital en Moscú había añadido una nota final. Mi padre me estaba notificando que mi madre estaba en el hospital en condición grave. El texto del telegrama era ominoso. ¿Qué había sucedido? Posiblemente estaba en el umbral de la muerte, ¿o quizá ya había fallecido? Estaba alarmado. ¿Qué debía hacer? ¿Cómo podía ayudarla? Había pocas probabilidades de que me dejaran ir a Moscú. ¡Un permiso para ausentarme! No, no tenía caso ni siquiera soñar con uno, los soldados en el frente habían olvidado estas palabras. Mostré el telegrama a Mikhalych y Stepanych. El organizador y agitador del Partido vio el asunto de forma diferente. Mikhalych firmemente dijo:

"Estás entrando en pánico innecesariamente; el regimiento está en el segundo eslabón. Difícilmente no iremos a ninguna parte antes del verano, así que podemos estar sin ti por una semana. Si es necesario, yo mismo iré al comisario Gruzdev. Si el comisario del regimiento no se decide, ve al comisario Borisov en la división, él te ayudara”.

Arreglé el asunto con Gruzdev inesperadamente rápido. Iván Iakovlevich estaba por alguna razón de buen humor; habiéndome escuchado y rápidamente hojeado el telegrama en sus manos, dio la aprobación para la ausencia. ¡Un comienzo exitoso! Razumovsky, habiendo leído la solicitud, tampoco rechazó el asunto, pero me advirtió que un comandante de regimiento sólo tenía el derecho de otorgar permiso para ausentarse por no más de tres días.

 

El siguiente obstáculo: el departamento político de la división. No tenía duda del apoyo de Borisov. Sin embargo, Leonid Fedorovich no estaba allí cuando llegué: se había ido al cuartel general del ejército. Su asistente, el teniente coronel Kudriavtsev, estaba sustituyéndolo. Kudriavtsev era un demagogo experto, seco y espinoso. Esta situación complicaba el asunto, pero no tenía tiempo para esperar el regreso de Borisov, así que fui a ver a Kudriavtsev. Después de unas cínicas expresiones acerca del “precioso hijito y querida mamita”, él, completamente y para mi gran sorpresa, tomó su decisión: “En ocasión de la enfermedad fatal de su madre… nueve días de licencia en la ciudad de Moscú”. Expresé mi agradecimiento al teniente coronel. Partiendo, casualmente pronunció, “trae contigo de Moscú tres botellas del mejor vodka, estoy cansado de esta bazofia del frente”.

 

Ahora el obstáculo final, el asistente del comandante de la división para las áreas de la retaguardia, el teniente coronel Khitrov. Lo conocía, un compañero cálido y abierto. Habiendo leído el telegrama y mi solicitud, llamó a su adjunto en el momento y le instruyó que llenara los documentos requeridos urgentemente en el cuartel general de la división. Después, viendo mis botas desgastadas, categóricamente declaró, “¡¿Quieres llegar a la capital viéndote así?! ¿Qué pensaran los moscovitas del ejército?

Llamó a su departamento y les ordenó que me dieran un par de botas de piel de becerro de su reserva personal. Los estadounidenses las habían cosido a petición especial de Stalin para los oficiales superiores del Ejército Rojo. Al irme, el teniente coronel me deseó una reunión segura y feliz con mi madre, entonces sin ninguna modestia añadió, “Tráigame un par de botellas de vino georgiano ‘Khvanchkara’. Siempre he deseado probarlas. Dicen que es el vino favorito de Stalin”.

Unas dos horas más tarde, el adjunto me proporcionó mis documentos de licencia, una autorización de viaje para el tren, un pase y me prometió que me llevarían a Viaz’ma para tomar el tren. “Ellos te llevarán directo al tren”, dijo, después alegremente agregó, “si es posible, tráeme una botella de algo para mí también”.

Si deseas saber más, lee Through the Maelstrom: A Red Army Soldier’s War on the Eastern Front, 1942-1945[A través del Maelstrom: la guerra de un soldado del Ejército Rojo en el Frente Oriental, 1942-1945], de Boris Gorbachevsky..

Unidades de las Waffen-SS volvieron a capturar la ciudad de Kharkov el 14 de marzo de 1943. Tomando cubierta detrás de un vehículo semioruga, el comandante de un regimiento de una División Panzergrenadier SS y ganador de las hojas de roble, Fritz Witt, avanza junto con sus hombres, en marzo de 1943.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados