En el desierto, Rommel había atravesado la línea defensiva británica justo en medio de la Línea Gazala. Sus fuerzas estaban ahora en dirección al norte-oeste hacia Tobruk. Las fuerzas británicas situadas al este de Tobruk estaban ahora flanqueadas y estaban en peligro de ser completamente aisladas.

 

Una retirada general desde la Línea Gazala se puso en marcha; hubo mucha confusión e inevitablemente una buena cantidad de rumores e historias se manifestaron, a pesar de que la mayor parte de la retirada se llevó a cabo en buenas condiciones. James Ambrose Brown, quien escribió uno de los testimonios más sobresalientes de la guerra en el desierto y se encontraba entre las fuerzas sudafricanas retirándose, recordó:

Apresurada retirada británica en Gazala

Un cañón de 25 libras disparando en la noche, en junio de 1942.

16 de junio de 1942, continuación

 

 

El sargento Cowan, inmaculado incluso en la retirada, estaba con el equipo de la retaguardia. Me dijo que, tan pronto como la fuerza principal había dejado las antiguas líneas en Gazala, el enemigo atacó la parte rezagada de los Highlanders de Cape Town. Nuestras líneas, incluyendo las áreas de la compañía, estaban siendo bombardeados por artillería pesada precipitada al frente para ese propósito. Aparentemente nuestros campos minados los contuvieron y la retaguardia escapó intacta para llegar al paso a las 2100 horas, donde pasaron la noche viendo ansiosamente las bengalas del enemigo que se aproximaba. Cowan dijo que los grupos traseros de las 2ª y 3ª Brigadas no tuvieron tanta suerte. Ellos fueron aislados y se cree que fueron capturados, aunque algunos todavía podían luchar para escapar. Durante el bombardeo del paso, destaca una historia horrible. Los vehículos se amontonaban forzudamente alrededor del cuello de botella en la boca del paso y dos camiones, llenos de artilleros, cayeron destruyéndose a través de los escarpados acantilados.

 

Aquí, en el alambre fronterizo, camiones de todas las descripciones han continuado vertiéndose de forma incesante… como una estampida de ganado enorme. La retirada está siendo bautizada como la Galopada de Gazala. Algunos están siendo remolcados y muchos apenas llegaron en un estado extremo de deterioro. Artillería, camiones de señales, talleres, transportes Bren, automóviles de personal -toda la parafernalia de cuatro ruedas y orugas de una división móvil-. ¡Qué maravilloso objetivo para los Stukas! Mañana esperamos movilizarnos a Buq Buq. Hoy la moral es alta y firme una vez más. Me siento confiado que todo estará bien, aunque ayer me pareció que todo estaba perdido. Un camión ha sido enviado a Matruh por cerveza -tal vez eso tenga algo que ver con este estado elevado presente-. Algunas historias sorprendentes están circulando sobre las acciones recientes… heroísmo, caballerosidad, cobardía y brutalidad. Una tropa de piezas de artillería pesada fue atacada por tanques alemanes que se acercó al rango de los cañones. Los hombres se pusieron firmes al lado de sus piezas después de que las apuntalaron y esperaron por su captura. Les dispararon a todos. Los únicos hombres que escaparon fueron los de los almacenes de municiones que estaban a alguna distancia detrás de los cañones. Si este hecho fue cometido por barbarie pura o por la incapacidad de tomar prisioneros, nadie lo sabe. Un avión del hospital fue atacado por un caza italiano. De repente, un Messerschmitt surgió brillando desde el cielo, voló en pedazos al Macchi y ametralló al piloto que se había lanzado en su paracaídas. El piloto alemán saludó a continuación al avión del hospital y desapareció. ¡Los hechos apócrifos de una batalla perdida!

Nuestra división ha perdido 300 hombres en la retirada. El capitán Bodda aún sigue perdido y el señor Manson y sus carros blindados siguen sin reportarse. Dos secciones del 5º Pelotón y una del 6º Pelotón todavía no llegan. Se espera que estén en Tobruk. Nuestras órdenes de movilizarnos a Buq Buq han cambiado. Iremos a El Hamra, a unas 27 millas de aquí para tomar posiciones preparadas.

Si deseas saber más, lee “Retreat to Victory: A Springboks’ Diary in North Africa: Gazala to El Alamein, 1942” [Retirada a la victoria: un diario de Springbok en el Norte de África: Gazala a El Alamein, 1942], James Ambrose Brown.

La escena en un hospital de campaña durante intensos combates en el desierto occidental, en junio de 1942. Los pacientes yacen en camillas en primer plano mientras que las cirugías se llevan a cabo en una mesa de operaciones improvisada en el fondo.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados