Salvando los tesoros de Leningrado

Las galerías del Hermitage vacías, durante la invasión alemana a la Unión Soviética, en Leningrado, julio de 1941.

Leningrado estaba ya completamente cercado, no había forma de que los ejércitos soviéticos tuvieran acceso al resto de la Unión Soviética, al menos por tierra; sin embargo, los alemanes no tenían intención de desgastar sus fuerzas en un ataque directo a la ciudad, por lo que Hitler decidió aniquilarla buscando evitar a toda costa la llegada de suministros.

 

Sin embargo, los habitantes de Leningrado seguían preparándose para la captura de la ciudad, el general Zhukov había reorganizado las defensas y se estaban construyendo fortines apresurados que vertiginosamente serían destrozados por los alemanes.

 

Mientras esto ocurría, Anna Zelenova, una joven mujer de veintiocho años, estaba organizando la evacuación final del abovedado Palacio Pavlovsk del zar Pablo. Armada con velas, cuerdas encendidas o pedazos de papel ardiendo, llenó camiones con la valiosa carga, en el que resultó ser el último transporte a Leningrado, corrió al interior para dar una última revisión a la biblioteca:

Fui escaleras abajo y corrí a través de los escritorios y gabinetes, abriendo todas las puertas. En el último armario vi algunos portafolios. Abrí uno y quedé entumecida. Aquí estaban todos los planes originales de Rossi [el arquitecto]. Entonces abrí el más grande y danzaron círculos frente a mis ojos. Aquí estaban todos los dibujos de Cameron -y los de Gonzago, Quarenghi, Voronikhin-. Mis instrucciones no habían sido seguidas. Estos documentos invaluables serían dejados atrás.

 

Las carpetas no cabrían en un cajón estándar, por lo que tuvimos que hacer uno especial. Afortunadamente, los carpinteros todavía estaban allí. Les di las medidas, pero dijeron “no tenemos más madera”. Por lo que le dije que rompieran un cofre en donde se guardaban unas almohadillas. Mientras el cajón estaba siendo ensamblado, me decidí a cometer un acto de vandalismo. Me atormentaba el hecho que la única tapicería en los muebles de Voronikhin del Salón Griego fuera abandonada. No podríamos salvar las sillas, pero podríamos preservar los tapices. Cada pieza se mantenía en su lugar con cientos de pequeños clavos dorados. Probablemente no hubiera podido decidirme a tocarlos de no ser porque en ese preciso momento un cañón había empezado a disparar. Así pues, cogí una cuchilla de afeitar y comencé a cortar la tapicería, cortando tan cerca de los clavos como pude. Colocamos los portafolios en el cajón nuevo, con los tapices entre ellos.

Si deseas saber más, lee “Saving Stalin's Imperial City: Historic Preservation in Leningrad, 1930-1950” [Salvando la ciudad imperial de Stalin: Preservación histórica en Leningrado, 1930-1950], de Steven M. Maddox.

Una fotografía del Palacio Pavlosk durante la época del zar Nicolás II, en 1911.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados