Paul Schmidt había sido intérprete de varios cancilleres y ministros de Asuntos Exteriores mucho antes de que Hitler y Ribbentrop aparecieran en escena. Fue a partir de 1935 que Schmidt comenzó una década de trabajo al lado de Hitler; su dominio del inglés y francés le ganó el respeto y era usualmente la primera elección de Hitler para las reuniones importantes.

 

Al día siguiente de la invasión alemana a Polonia, Schmidt se encontraba en el ojo del huracán que se estaba desarrollando en las oficinas del Ministerio de Asuntos Exteriores alemán, al tiempo que Ribbentrop estaba recibiendo sendos comunicados conteniendo las advertencias británicas y francesas para evacuar los territorios polacos de inmediato:

“Advertencias” de Inglaterra y Francia

El primer ministro británico Neville Chamberlain, a la derecha, habla con el intérprete de Adolf Hitler, Paul Schmidt, durante su reunión en el Hotel Dreesen en Godesberg, Alemania, en septiembre de 1938. Un año más tarde Europa estaría en guerra.

"Al día siguiente, 2 de septiembre, las transmisiones británicas y francesas reportaron ‘Se ordena la movilización general en Inglaterra’ y ‘Movilización en Francia’.

 

En la mañana de ese día, Attolico se apresuró a la Oficina de Asuntos Exteriores. ‘Mussolini ha sugerido tanto a británicos y franceses que él solicite a Alemania y a Polonia la conclusión de un armisticio inmediato’, dijo sin aliento, la propuesta de Mussolini era que los frentes se debieran estabilizar en las posiciones actuales y que una conferencia internacional se reuniera entonces para considerar asuntos entre Alemania y Polonia y otras demandas de revisión fronteriza.

 

Media hora más tarde, fue recibido por Ribbentrop, que hizo la sola pregunta: ‘¿Fueron las Notas que Inglaterra y Francia entregaron ayer un ultimátum o no lo eran? Si así fuera, la cuestión de considerar la propuesta italiana está fuera de la cuestión’.

 

Todavía puedo ver a Attolico, que ya no estaba en su primera juventud, salir corriendo de la oficina de Ribbentrop y bajar las escaleras para consultar a Henderson y Coulondre.

 

En mi opinión, las Notas en cuestión habían sido un ultimátum y yo no creía que mi ‘clase de la escuela’ se reuniría de nuevo como resultado de la intervención de último momento de Mussolini. Para mi sorpresa, sin embargo, sólo una hora y media después de haber salido, Attolico regresó corriendo, igualmente sin aliento como cuando él había salido. ‘No, las Notas no eran un ultimátum, sino advertencias’.

 

Evidentemente, las potencias occidentales también traficaban con ultimátum que no eran ultimátum, al igual que Hitler el año anterior y de nuevo sólo unos pocos días desde entonces.

 

Por la tarde Attolico vino a ver a Ribbentrop una vez más y mis esperanzas crecieron.

 

Nunca he sido capaz de averiguar exactamente cómo reaccionó Hitler a la propuesta italiana. Y, al caer la tarde, se supo que el gobierno británico estaba insistiendo en la evacuación del territorio polaco ocupado por las tropas alemanas. A las 8 de la noche fui llamado a la Cancillería, donde un Attolico aplastado estaba informando a Hitler que el Gobierno británico no aceptaría la propuesta de Mussolini a menos que el territorio polaco fuera evacuado. Él añadió que el Gobierno francés al parecer, había dudado durante mucho tiempo si aceptaba o no la propuesta italiana, pero finalmente había adoptado la actitud británica.

Si quieres saber más, lee “Hitler’s Interpreter” [El intérprete de Hitler], de Paul Schmidt.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados