El botín yugoslavo se reparte

Adolf Hitler examina la placa conmemorativa de Gavrilo Princip, colocada en 1930 en Sarajevo, Yugoslavia. La placa fue retirada por tropas alemanas y presentada a Hitler en su cumpleaños número 52, el 20 de abril de 1941, a bordo del tren especial de mando y control, Sonderzug Amerika, en Mönichkirschen. La imagen fue tomada por el fotógrafo personal de Hitler, Heinrich Hoffmann.

Desde el 10 de abril de 1941, Hitler había estado supervisando los avances de la guerra en los Balcanes desde su cuartel general en Mönichkirschen, a bordo del tren especial Amerika. El 20 de abril Hitler celebraba su cumpleaños y, a diferencia de ocasiones anteriores, esta vez no hubo grandes desfiles y celebraciones en honor del Führer. Hitler estaba enfocado en destruir a las fuerzas británicas en Grecia.

 

Los británicos estaban replegándose hacia el sur de Grecia y los alemanes habían arribado a las inmediaciones de Lamia, cerca de Larissa. Los caminos a Atenas parecían estar libres de fuerzas aliadas.

 

Nicolaus von Below había estado todo este periodo siguiendo muy de cerca el desarrollo de la campaña balcánica y sus memorias proporcionan un testimonio valioso desde el círculo más cercano a Hitler:

Oficiales de la Wehrmacht alemana examinan la recién instalada exhibición de la placa conmemorativa a Gavrilo Princip. La imagen se publicó en el periódico del Partido Nazi Volkischer Beobachter el 30 de abril de 1941, en la edición número 120, tan solo diez días despues de su presentación a Hitler con motivo de su cumpleaños, la placa se había colocado en un museo. En la placa se lee en cirílico serbio: “En este lugar Gavrilo Princip proclamó la libertad de Vidovdan, 28 de junio de 1914”.

Durante la estancia Mönichkirschen, Hitler recibió a varios visitantes. El 20 de abril los jefes de la OKW llamaron para ofrecer felicitaciones por el cumpleaños. El embajador von Papen vino al cuartel general del Führer para preguntar acerca de las relaciones germano-turcas en un momento de cambios radicales en los Balcanes. Hitler le dijo claramente que no era su intención perturbar a los turcos. El rey Boris de Bulgaria y el Regente húngaro, el almirante Horthy vinieron el 19 y el 24 de abril respectivamente, ambos intimando un interés por anexarse ciertas partes de Yugoslavia. En estas conversaciones Hitler permaneció reservado pero cortés y dijo que consideraría sus deseos una vez que la ocupación de los territorios se hubiera completado.

 

Otra persona que llamó fue el Oberleutnant Franz von Werra, un piloto de caza de la Luftwaffe derribado durante la Batalla de Inglaterra. Había sido transferido a un campo de prisioneros de guerra en Canadá, desde donde escapó a los Estados Unidos y luego a México. Finalmente había retornado a Alemania -indudablemente un logro único-. Hitler estuvo encantado de conocerle, preguntando por sus experiencias y cualquier información que hubiera recolectado que pudiera ser útil para la guerra. Entre otras cosas, von Werra reportó acerca de un nuevo sistema antisubmarino de búsqueda que parecía ser exitoso.

Si quieres saber más, lee “At Hitler’s Side: The Memoirs of Hitler’s Luftwaffe Adjutant 1937-1945” [Al lado de Hitler: Las memorias del adjunto de la Luftwaffe de Hitler], de Nicolaus von Below.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados