El 20 de abril de 1942 se realizó otro intento para llevar refuerzos a Malta desde el portaaviones estadounidense USS Wasp, que llevaba 47 Spitfires y sus pilotos de la Real Fuerza Aérea (RAF) desde Glasgow. No hubo tiempo para practicar despegues desde un portaaviones.

 

Entre ellos se encontraba el piloto oficial Michael Le Bas:

La Operación Calendario continúa reforzando a Malta

El equipo de la cubierta de vuelo del USS Wasp deteniendo a los cazas británicos Spitfire mientras se preparan para su despegue, en abril-mayo de 1942.

El oficial de cubierta comenzó a agitar su bandera a cuadros y aceleré hasta que tuve el máximo de revoluciones por minuto. Su bandera cayó y yo solté los frenos y empujé el acelerador al anulador de emergencia para sacar la última onza de potencia de mi Merlín. El Spitfire tomó velocidad rápidamente en su precipitada carga a lo largo de la cubierta, pero no con la suficiente prontitud. La proa del barco se acercaba cada vez más y aún no tenía la velocidad suficiente y, de pronto, estaba fuera del borde.

 

Con sólo 60 pies de espacio antes de golpear el agua, inmediatamente retraje el tren de aterrizaje y moví la palanca hacia adelante para aumentar mi velocidad. Abajo y más abajo con el Spitfire, hasta que, cerca de 15 pies por encima de las olas, alcancé velocidad de vuelo y tuve la oportunidad de nivelarme.

 

Después de lo que pareció una eternidad, pero que en realidad habían sido sólo unos pocos segundos, la velocidad aumentó aún más y fui capaz de tomar altitud. ¡Nadie me había hablado acerca de esto en la sesión de información!

Si deseas saber más, lee “Spitfire: Portrait of a Legend” [Spitfire: Retrato de una leyenda], de Leo McKinstry.

 

La Luftwaffe había anticipado la llegada de los Spitfires y en turno bombardeó el aeródromo de Ta'Qali a unas cuantas horas de su llegada. La mayoría fueron sorprendidos en tierra y en tan sólo 48 horas todos fueron destruidos. Algunos de los pocos que lograron despegar tenían fallas mecánicas como resultado del largo trayecto a Malta, lo cual obstaculizaba su operación y desempeño:

Un Spitfire Mk. Vc, de la Real Fuerza Aérea británica, a bordo del USS Wasp, rumbo a Malta en el Mar Mediterráneo, a mediados de 1942; al fondo se observa el portaaviones HMS Eagle.

El 20 de abril, un refuerzo de 47 Spitfires llegó a Malta. Algunos de estos aviones estuvieron en acción contra el enemigo a tan sólo tres horas de su llegada.

 

Durante los ataques en la Isla, nuestros cazas destruyeron 16 aviones, probablemente destruyeron 10 y dañaron 27. Los cañones antiaéreos destruyeron 26, probablemente destruyeron 6 y dañaron 19. Esto es un total de bajas en batalla, destruidos o dañados, de 104 aviones enemigos.

 

A pesar de nuestras pérdidas en combate fue de sólo cuatro Spitfires (dos pilotos fueron rescatados) y dos Hurricanes, otros cinco Spitfires se estrellaron al aterrizar (los pilotos a salvo) y al menos 12 fueron dañados en combate; en tierra ocho Spitfires y tres Hurricanes fueron destruidos y otros 25 fueron dañados. Esto equivale a un total de 22 aviones caza destruidos y al menos 37 dañados.

Si deseas obtener el informe completo, visita los Archivos Nacionales británicos.

El USS Wasp (CV-7), fotografiado en la primavera de 1942 con aviones Vought SB2U Vindicator y Grumman F4F Wildcat en su cubierta de vuelo. Durante el tiempo que realizó sus misiones en el Atlántico y el Mar Mediterráneo, el portaaviones tenía el patrón de camuflaje ajustándose a las especificaciones de la Medida 12 (Modificado).

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados