Los japoneses desembarcan en Filipinas

El teniente general Masaharu Homma, Comandante del 14º Ejército, desembarcando en el Golfo de Lingayen, el 24 de diciembre de 1941.

Los japoneses iniciaban los desembarcos en Luzón en el Golfo de Lingayen, en Filipinas. La fuerza de invasión estaba compuesta por la 48ª División de Infantería, particularmente reforzada con otras unidades, incluyendo tanques.

 

Los elementos japoneses contaban con apoyo aéreo y naval considerable. Las unidades defensoras no fueron capaces de oponer una fuerte resistencia y muy pronto los japoneses establecieron un poderoso perímetro para su cabeza de playa. Glenn D. Frazier, miembro de las fuerzas estadounidenses en el Lejano Oriente, relata sus memorias de los acontecimientos desenvolviéndose en ese momento:

Los filipinos estaban tratando de hacer frente a las pérdidas de vidas y propiedad debido a los ataques aéreos y preparándose para la invasión japonesa que sabían vendría. Alrededor del 20 de diciembre, los barcos japoneses estaban a las afueras de la costa. Estaban haciendo planes para atacar nuestra fuerza principal en la Bahía de Lingayen. Los pocos aviones que nos quedaban intentaron atacar a la fuerza invasora pero no hicieron mucho daño. Si nuestros aviones hubieran estado en el aire el día 8 de diciembre en lugar de estar en tierra, la invasión del 14º Ejército japonés hubiera sido demorada o quizá incluso impedida por completo. Nuestra flota de B-17 pudo haber despegado poco tiempo después de que nos dijeran que Pearl Harbor había sido atacada y bombardear los aviones japoneses en Formosa, desde donde despegaron.

 

Cuando el 14º Ejército japonés desembarcó en la Bahía de Lingayen, se enfrentó a tropas del ejército filipino que estaban pobremente entrenadas y mal equipadas. Fue un desembarco fácil para las fuerzas japonesas. En algunos sitios no hubo ninguna resistencia. Llegué cerca del frente al tercer día después de la invasión para montar un depósito de municiones. Alguien había colocado balas de salva en el Fuerte William McKinley, sin poder distinguirlas y, ahora, más del ochenta por ciento del Ejército filipino estaba disparándolas.

 

Para el momento en que habíamos montado el pequeño depósito de municiones, los japoneses estaban demasiado cerca, incluso para tratar de volarlo y evitar que cayera en sus manos. Tuve suerte de sacar a mi equipo y los camiones vacíos antes de que la zona fuera invadida. Millas abajo, por el camino, vi a los hombres del ejército filipino alejándose del combate. Cuando nos detuvimos para preguntar dónde estaba el resto de su compañía, la mayoría de los hombres respondió que no sabían.

Si deseas saber más, lee “Hell’s Guest” [Huésped del infierno], del coronel Glenn D. Frazier.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados