Clifford Spencer se encontraba entre las tropas defendiendo Tobruk el 20 de junio de 1942. El día comenzó con un bombardeo masivo en el perímetro, al momento en que cerca de 200 aviones anunciaron el comienzo del asalto alemán. Las defensas no estaban tan bien preparadas como el año anterior, muchas armas habían sido trasladadas del lugar para establecer la Línea Gazala.

 

Quizá más significativo era que la voluntad de defender el puerto había desaparecido, incluso en los más altos niveles. A las 7:00 PM, tan solo doce horas después de iniciados los ataques, los tanques de la 21. Panzerdivision habían penetrado el puerto de Tobruk:

Tobruk cae en manos de Rommel

Erwin Rommel acompañado de Fritz Bayerlein, Jefe del Estado Mayor, pasa al lado de los “Englische Kriegsgefangene” [prisioneros de guerra ingleses], aunque una proporción importante de los “ingleses” que fueron hechos prisioneros de guerra eran sudafricanos.

El 20 de junio, qué día, uno que yo y muchos otros nunca olvidaremos.

 

6.30 A.M. Cañones de 88 y Messerchmitts comenzaron la batalla por Tobruk, sabíamos que estábamos rodeados, pero nunca pensé que seríamos capturados.

 

Estábamos siendo bombardeados por artillería, pero en el perímetro los aviones estaban bombardeando a los pesos pesados [artillería pesada] e infantería, etc. Los pesos pesados derribaron un montón, no tenían la ayuda de nuestra fuerza aérea, no vimos a ninguno de los nuestros ese día. Jerry  [los alemanes] había tomado el desierto primero.

Me tuve que reportar enfermo esa mañana con una lesión en la espalda, no quería, pero lo reporté la noche anterior. Con todas las bombas y proyectiles que caían, ¡Fanny quería saber por qué no me había afeitado esa mañana!

 

Cientos de nuestros camiones, así que las cosas empezaban a verse mal. Los tanques empezaron a llegar sobre el perímetro, el cielo estaba negro de humo y los pesos pesados estaban disparando con todo lo que tenían, entonces los cañones abrieron fuego.

Los proyectiles estaban cayendo ahora más a menudo, los tanques, con sus grandes cañones, tenían el puerto a la vista. Embarcaciones de todo tipo estaban tratando de escapar. Algunas estaban incendiándose de punta a punta, pasando justo por nuestro puerto, algunos de los hombres estaban saltando y nadando hasta la orilla; algunos saltaron con su equipo a sus espaldas y se hundieron.

 

Más tarde, los cañones de cohetes sobre el lado del puerto fueron destruidos, fue entonces que empezamos a pensar.

 

Más tarde, alrededor de las ocho, se nos dijo que inutilizáramos nuestra arma y que nos largáramos. Así que tomé unas cuantas cosas, lo que pude meter en mi mochila y nos fuimos quién sabe a dónde; no habíamos recorrido 20 yardas cuando una ametralladora Bren apareció, primero pensamos que era un de los nuestras, pero a medida que nos acercamos pudimos ver que era Jerry, que tenía sus armas apuntando a nosotros; sé que por mi parte pensé en mis seres queridos en casa.

¿Disparará? Habíamos oído hablar mucho de él y esperaba cualquier cosa. Sin embargo, no abrió fuego, nos hizo que tiráramos algo de nuestro equipo, pero me quedé con mi mochila y abrigo. A continuación nos envió al camino hacia Tobruk y continuó reuniendo algunos más de los muchachos.

Cuatro de nuestros muchachos tomaron un camino diferente del nuestro, por lo que no fueron capturados tan pronto, aunque hubiera sido mejor para ellos. Se subieron a un barco, el cual se incendió y uno murió. Bill, Harold y otros tuvieron escapes afortunados.

 

A medida que avanzábamos por la carretera, los proyectiles y las balas seguían volando y, de repente, hubo una explosión; el depósito de combustible se había ido al infierno y qué llamaradas.

 

Por fin entramos en el centro de la ciudad y allí estaban todos los tanques de Jerry en fila, observando muy despreocupados, por lo que ahora estábamos seguros de que éramos prisioneros. Un pobre chico yacía muerto en medio del camino. Él era un sargento de la P.M. [Policía Militar]

 

Uno de los Jerrys me dio dos barras de chocolate, nos dieron agua. Cuán diferentes eran a lo que nos habían enseñado. Platicaré de él como me pareció, era un hombre. La mayoría de ellos parecían muy jóvenes; nos pusieron en una plaza donde nos encontramos con la mayor parte de nuestra batería. Por supuesto que hicimos preguntas entre todos nosotros, queriendo saber si alguien había resultado herido. El resultado fue maravilloso, de toda nuestra batería sólo dos murieron y creo que unos dos fueron heridos.

Unas dos horas más tarde marchamos al hospital y pasamos la noche en el patio. Algunos consiguieron mantas. A lo lejos, el depósito de combustible estaba enviando nubes de humo hacia arriba; seguían cayendo proyectiles y bombas en las partes que aún no habían sido capturadas.

 

Me fui a dormir esa noche, dando gracias a Dios por habernos traído a salvo a través de este terrible día y orando por mi esposa y Julie, que se encontraban en casa. Dormimos en el piso de concreto, pero pude dormir bien, estábamos hacinados como ovejas.

Si deseas saber más, visita BBC People’s War [La guerra del pueblo de la BBC].

Rommel y Bayerlein observan el puerto de Tobruk, el cual aún está lleno de barcos bombardeados que se habían acumulado en más de un año de combate.

Tropas alemanas se abren camino en el puerto en llamas de Tobruk.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados