Camino peligroso en la Línea Mareth

Panzerkampfwagen VI Ausf. E Tiger I, con número de torreta 112 de la Schwere Panzer Abteliung (Batallón de Tanques Pesados) 501, 1.Kompanie, 1.Zug (Pelotón), segundo vehículo, en marcha en Túnez. El tanque está equipado con orugas de combate por lo que está cerca del frente, pero como la cubierta protectora está en el cañón, no está en espera de acción próxima.

En África del Norte, mientras las fuerzas del Eje se lamían las heridas después del fallido aborto de la Operación Capri, Montgomery estaba casi listo para lanzar la largamente anticipada ofensiva del Octavo Ejército contra la Línea Mareth.

 

Tres Cuerpos Blindados estarían enfrentando fuerzas italianas, entre ellas las Divisiones Trieste y Giovani Fascisti. La 15ª División Panzer tenía la misión de cubrir la brecha entre la carretera Mareth-Gabès y las Montañas Matmata. La 21ª División Panzer se había unido a estas fuerzas el 19 de marzo.

 

Los primeros ataques habían ocurrido entre el 16 y 17 marzo con fuerzas británicas realizando labores de reconocimiento sobre las defensas del Eje, recabando inteligencia y buscando distraer el objetivo real de la ofensiva, pero los defensores alemanes e italianos estaban esperándolos y rechazaron las tropas de reconocimiento con numerosas pérdidas.

 

Para el 19 de marzo, el Primer Ejército iIaliano ordenó a sus formaciones subordinadas en la Línea Mareth que contuvieran al enemigo el mayor tiempo posible, con el objetivo de poner las cosas en orden en Túnez. El ataque británico comenzó la noche del 20/21 de marzo con una cortina de fuego de artillería de más de 300 cañones, pero el clima limitó las operaciones de bombardeo. Las fuerzas del II Cuerpo estadounidense estaban apoyando en el norte combatiendo elementos del 5. Panzerarmee, esto con el objetivo de mantener ocupadas las fuerzas alemanas y prevenir que se dirigieran a la Línea Mareth.

 

Para la tarde del 21 de marzo, los británicos habían logrado hacer una brecha de un kilómetro y medio de profundidad y unos 3 kilómetros de ancho; adicionalmente, algunas de las fuerzas italianas en la línea habían aprovechado la oportunidad para rendirse sin oponer mucha resistencia, para consternación de sus contrapartes alemanas.

 

Durante el día, los ingenieros británicos habían construido un camino sobre el wadi (valle), que permitió mayor despliegue de blindados ingleses para cruzar el wadi. Desafortunadamente, los tanques fueron enviados por delante de los vehículos de apoyo más ligeros y los blindados, aunado al regreso de las lluvias, casi destruyeron el camino y obstaculizaron los esfuerzos para cruzar a las fuerzas sobre el wadi. A pesar de la lluvia, el 50º Regimiento Real de Tanques pudo atravesar el wadi, pero le faltaban cañones antitanque y artillería. La noche del 21 de marzo, se le ordenó al 8º Regimiento Panzer alemán movilizarse desde su área de reunión hacia la área principal de resistencia para reforzar y apuntalar la línea. A medida que avanzaba hacia Wadi Zigzaou, encabezada por el I./Abteilung, las tripulaciones de los panzer fueron informadas acerca de la situación británica que se desarrollaba allí. Wilhelm Hagios, un artillero en las fuerzas del regimiento, recordó esa noche especialmente bien:

El conductor del comandante, Leidig, a quien conocía como conductor de camión de los servicios de suministro (Versorgungstross) y desde entonces se había convertido en el conductor del Oberst Irkens, estaba buscando un reemplazo. Le dijeron que, si podía encontrar un reemplazo, entonces podría irse. Él sabía que yo había conducido un kübelwagen en 1941 y en ese momento yo había estado en el Regimiento como ZdF, donde era responsable del transporte. Entonces me llamaron a la compañía Spiess y él me dijo que tomara el vehículo de Leidig para que pudiera partir en su ausencia. El 21 de marzo me convertí en el conductor de nuestro comandante, Oberst Irkens. Conduje el vehículo un poco, probé los frenos porque antes no necesitaba ninguno y preparé el vehículo. Y luego vino la alarma el día 21 por la tarde, los británicos habían penetrado en la posición Mareth. Comenzamos la marcha por la noche, con los panzers restantes que estaban allí. El Oberst Irkens se aseguró de que el último panzer se fuera con nosotros y luego, durante la noche, tuve que adelantar a la columna blindada. No había un mapa, nada, recorrí el terreno abierto e Irkens me dijo ‘¡Conduce! ¡De lo contrario, te meteré en la cárcel!’ Así que lo hice, me adelanté al último panzer, su Befehls panzer, donde Johannsen, su traductor, estaba en la parte superior. Quería conducir bien y quería conducir desde atrás en el lado derecho y pasar por la derecha. Luego, cuando comenzamos a rebasar, el panzer rebotó hacia el lado izquierdo y se deslizó y arrancó el soporte de la antena. El Oberst Irkens me gritó: ‘¡Te voy a meter en la cárcel ahora!’ Y le respondí: ‘Oberst, no puedo hacer nada si el panzer se desplaza hacia la derecha en el momento en que paso por allí’. Fue la última vez que el Oberst Irkens amenazó con meterme en prisión. Más tarde realmente vi lo afortunados que fuimos, ya que no tenía ningún conocimiento previo del camino que descendía a un wadi de la altura de una habitación y al lecho de un río muy empinado. Observé en el último momento que iba hacia abajo, así que descendimos y atravesamos al otro lado. Por la mañana llegamos a la posición Mareth, el Oberst Irkens no se quedó con las unidades de combate, pero estaba con los jefes del abteilung y de compañía. Los británicos fueron rechazados de la posición y en la tarde Oberst Irkens y yo regresamos a nuestra área de reunión y, a la luz del día, vi que lo que habíamos eludido durante la noche, el agujero en el suelo, realmente tuvimos algo de suerte.

Si deseas saber más, lee Panzer Regiment 8 in World War II: Poland, France, North Africa [Regimiento Blindado 8 en la Segunda Guerra Mundial: Polonia, Francia, África del Norte], de Kevin Fish.

El lado brutal de la campaña en el norte de África, la imagen muestra un Panzerkampfwagen III destruido en Túnez con un desafortunado miembro de la tripulación que no logró salir del tanque en llamas, en marzo de 1943.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados