El 21 de marzo, un convoy de cuatro buques mercantes había zarpado de Alejandría para traer alivio a Malta. El servicio de Inteligencia indicó que la flota italiana trataría de atacar en algún momento. La fuerte escolta de los buques de la Armada Real estaba por tanto algo preparada, cuando en la tarde del 22 de marzo 1942 “una fina columna de humo” apareció en el horizonte.

 

Frank Gregory-Smith relató que se sentía extrañamente relajado en ese momento, a pesar de que el próximo informe, más detallado, sugería que se enfrentarían a tres acorazados. Como cuestión de rutina, era de esperarse que fueran atacados también por aire, tanto por bombarderos como por aviones torpederos.

 

El contralmirante Vian había preparado un plan de protección que involucró al convoy y una parte de su fuerza de destructores, mientras que los otros destructores amenazaban constantemente a la flota italiana con un ataque con torpedos -un plan que tuvo éxito en gran medida-.

 

El capitán Frank Gregory-Smith se encontraba a bordo del HMS Eridge:

Flota italiana ataca convoy en Malta

El HMS Cleopatra lanza una cortina de humo para proteger el convoy, mientras que el HMS Euryalus eleva sus cañones de proa de 5.25 pulgadas para atacar a la Flota Italiana.

Una serie de destellos en el humo, seguido de un sonido sordo y retumbante, anunció la apertura de las hostilidades en la superficie. Como si esto fuera una señal, una formación de aviones torpederos fue avistada, apenas rozando justo por encima del mar. Simultáneamente, un grupo aún mayor de bombarderos a gran altura se vislumbró brevemente a través del humo y las nubes en el lado opuesto del convoy. Las escoltas a puerto y popa del convoy de inmediato se enfrascaron en batalla con la formación en lo alto, dejando los aviones torpederos al HMS Southwold, el HMS Dulverton y el HMS Eridge.

 

La nave se estremeció con las primeras salvas y los proyectiles comenzaron a explotar alrededor de las aeronaves volando a baja altura. Sus tripulaciones, obviamente sorprendidas por la fuerte concentración de fuego proveniente de tan pocos barcos, rápidamente se dividieron en grupos más pequeños y trataron de penetrar la pantalla en un frente más amplio. Incluso entonces, los disparos continuaron acosándolos, lo que los obligó a quedar en unidades individuales, lanzando sus torpedos al azar y a tal distancia que daba tiempo suficiente a todos los barcos de detectar su trayectoria y evadirlos; al igual, las bombas de la formación a gran altura explotaron en una masa compacta muy a popa de los barcos de suministro.

 

Mientras tanto, las dos fuerzas de superficie, intercambiando fuego rápido mientras navegaban, se torcían y se sumían a través de los mares agitados, se acercaban a una velocidad relativa de cincuenta nudos. Los británicos ya estaban parcialmente ocultos por el humo, mismo que los italianos tendrían que penetrar si buscaban estar en rango de los barcos de suministro. Justo antes de llegar a rango eficaz de disparo, el almirante italiano viró sus barcos a puerto. Para evitar que se robara la ventaja del clima, los británicos siguieron sus movimientos y se alejaron hacia el Este a alta velocidad.

 

En este rumbo, el humo británico se alejó rápidamente a sotavento y, cuando sus límites exteriores llegaron a los italianos, su almirante, temiendo un ataque con torpedos, mantuvo a sus barcos más a puerto. Pero el humo se hizo aún más espeso alrededor de sus barcos, acosándolos hasta que el almirante italiano fue traicionado por sus nervios y retiró sus cruceros, seguidos por una división de destructores que había aparecido inesperadamente a popa, en una amplia curva hacia el norte. El contralmirante Vian mantuvo su rumbo hasta que sintió convencido de que el enemigo se estaba retirando definitivamente, para luego virar hacia el convoy, a unos treinta kilómetros al suroeste.

Si deseas saber más, lee “Red Tobruk: Memoirs of a World War II Destroyer Commander” [Tobruk rojo: memorias de un comandante de destructor de la Segunda Guerra Mundial], de Gregory Smith.

 

No todo había finalizado. Poco tiempo después apareció otra fuerza. El capitán Eric Bush estaba al mando del HMS Euryalus:

Un grupo de marineros llevan los obuses para los cañones de 5.25 pulgadas, durante una pausa en la batalla, a bordo del HMS Euryalus, en tarea de convoy en el Mediterráneo oriental.

El enemigo, como sabemos ahora, estaba en dos grupos en esta etapa, el más cercano, a unos quince kilómetros de distancia, consistente en dos cruceros con cañones de ocho pulgadas y uno de seis pulgadas y cuatro destructores que habíamos visto antes y, el segundo grupo, a una distancia de veinticuatro kilómetros, que comprendía al moderno acorazado Littorio y cuatro destructores. ¡Nos encontrábamos allí para algo bueno en verdad! Yo sabía que el almirante Vian no podría abandonar el convoy a su propio destino, por lo que si era necesario lucharíamos hasta el final.

 

En las próximas dos horas el destino de toda nuestra fuerza estaba en la balanza. Con los barcos de gran alcance a su disposición, el almirante italiano podría habernos eliminado fácilmente, pero no se atrevía a entrar en la cortina de humo a sabiendas de que lo estábamos esperando en el otro lado.

Si quieres saber más ve “Bless Our Ship” [Bendice nuestro barco], del capitán Eric Bush.

El acorazado italiano Littorio tenía mejor rango y potencia de fuego que todos los barcos de la Armada Real, pero no se atrevió a penetrar la cortina de humo británica. Al caer la noche, sin radar, se vio obligado a retirarse.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados