Victoria a un alto costo

Un cañón antitanque alemán con vistas a la ciudad de Kiev, en septiembre de 1941.

Al tiempo que otras divisiones alemanas se acercaban al perímetro del cerco de Kiev, el cual había sido reducido a un diámetro de 40 kilómetros, estas subsecuentemente se adhirieron al Sexto Ejército perteneciente al Grupo de Ejércitos Sur; un total de ocho divisiones tenían la tarea de forzar a los ejércitos soviéticos asediados sobrevivientes a rendirse.

 

La reducción del bolso de Kiev era una batalla de aniquilación, pero al tiempo en que las divisiones soviéticas eran hechas pedazos, las bajas alemanas también se incrementaban. Cualquier elemento que se encontraba escondido entre chozas o surcos en los campos era ejecutado en el acto sin piedad alguna.

 

El Feldwebel de caballería Max Kuhnert estaba también arribando a la periferia del cerco que rodeaba al bolso de Kiev; Kuhnert recordó:

El cerco alrededor de Kiev estaba cerrándose rápidamente, pero esto sólo hizo que las fuerzas rusas dentro y alrededor de Kiev estuvieran más decididas a lanzar todo a la batalla. En principio intentaron romper a través de un pueblo llamado Nezhin, al noreste de Kiev, y eso significaba exactamente en nuestra dirección. Primero todos sus aviones, luego sus tanques -no sólo T34, sino también los de 60 toneladas, enormes monstruos verdes, pero mucho más lentos que los T34-. Para nuestra suerte, estábamos detrás de nuestra división blindada y sólo algunos tanques errantes pudieron atravesar. Teníamos una batería de cañones antiaéreos, pero la mayor parte del tiempo estaban disparando a tanques rusos con sus poderosos cañones de 88mm. Los rusos simplemente no eran rivales para ellos. El problema es que no siempre las baterías se encontraban en el lugar adecuado y nuestra 14ª Compañía no podía, con sus cañones más pequeños, penetrar el blindaje ruso. Entonces nos encontramos en un aprieto y con la artillería rusa también lanzando sus proyectiles en nuestra dirección, deseé estar a muchos kilómetros de distancia. Estábamos totalmente indefensos en estas situaciones. La guerra contra tanques que no difícilmente habíamos practicado porque no era nuestro trabajo montado a caballo. Lo mejor que podíamos hacer es hacernos a un lado, buscando refugio en las áreas boscosas y esperar por lo mejor.

 

 

Nuestros Stukas eventualmente llegaron para nuestro alivio, pero sólo después de que habíamos resistido la embestida desesperada. Simplemente estábamos exhaustos y tuvimos muchas bajas, no sólo en cuanto a hombres, sino caballos también. Otra vez fui muy afortunado y no había perdido ningún hombre o caballo de nuestro pequeño destacamento, pero qué alto había sido el precio para nuestra unidad de reconocimiento vecina. Algunos de ellos estaban cabalgando, algunos en motocicletas y sidecares, otros en pequeños autos de reconocimiento.

Si deseas saber más, lee “Will we see tomorrow?: A German Cavalryman at War 1939-42” [¿Veremos el mañana?: Un soldado alemán de caballería 1939-42] de Max Kuhnert.

Con un puente en llamas sobre el río Dnieper al fondo, un centinela alemán vigila la ciudad de Kiev capturada recientemente, en septiembre de 1941.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados