Hitler presagia una amistad duradera con Inglaterra

El mariscal de campo von Reichenau comparte los alimentos con Hitler, en la Unión Soviética, en el otoño de 1941.

Al inicio de la Operación Barbarroja, en la cúspide del éxito de Hitler, Martin Bormann. jefe de la Cancillería del Partido, quien en mayo de 1941 se convirtiera en el sucesor de Rudolf Hess, el cual fue hecho prisionero después de su sorpresivo e inaudito vuelo a Gran Bretaña, decidió mantener un registro de los coloquios de sobremesa del Führer.

 

Conocidas como el documento Bormann-Vermerke, la compilación de este documento pretendía ser un testimonio para la posteridad. El registro debía ser tan preciso como fuera posible y fue realizado por Heinrich Heim, un abogado miembro del partido con gran experiencia y parte del personal de Bormann.

 

Los escritos permiten explorar los diálogos y pensamiento de Hitler mientras se encontraba en compañía de sus secuaces más cercanos. Hitler tenía la intención de utilizar este material como base para sus memorias, las cuales había planeado publicar después de que el Tercer Reich hubiera ganado la guerra. El 23 de julio de 1941, Hitler expone su punto de vista sobre el pueblo británico: