Combate cuerpo a cuerpo en Jezierna

507 Batallion Tiger being refuelled.jpg

Un tanque Tigre I siendo reabastecido de combsutible con barriles de 200 litros.

La llegada de la primavera en 1944 no trajo buenas noticias para las fuerzas germanas. La situación en el frente oriental, al sur de Polonia, en la frontera con Ucrania, empeoraba para los alemanes día tras día. Una brecha de 40 kilómetros de ancho se extendía entre Tarnopol y Brody. Tarnopol estaba rodeado, Brody bajo una fuerte presión enemiga. Los soviéticos se encuentran a unos 1,000 kilómetros de Berlín. Algunos de los miembros del Batallón Panzer 507 desconocían que la situación era grave, de hecho, era bastante desesperada.

 

Las comunicaciones eran restringidas para evitar proporcionar información al enemigo. Wolf Koltermann describe su estado de ánimo al conocer que su traslado no le traería un mejor panorama:

El Batallón Panzer 507 había sido cargado en nueve trenes, ¿hacia dónde? Algunos pensaron inicialmente hacia Italia, luego se habló de Hungría, donde era importante poner a prueba a un aliado voluble mediante la Operación Margarete. Cuando finalmente nos bajamos del tren en Krasne (al este de Lemberg), el 21 de marzo de 1944, ¡vimos que el frente oriental nos tenía una vez más en sus garras!

Anton Seefried, en el Pelotón de Reconocimiento del mismo batallón blindado, narra lo sucedido en las primeras horas del 24 de marzo de 1944 y la brutalidad del combate en Jezierna:

A las 0415 horas, ¡Alarma! El enemigo había atravesado la línea de seguridad del sur e intentó entrar en nuestra aldea. Levantamos el campamento y al siguiente momento nos dirigimos hacia ellos. Los Tigres abrieron fuego con efecto inmediato. Los rusos huyeron a campo abierto para ser barridos por nuestras ametralladoras [MGs]. Varios de ellos llegaron a casas a lo largo de la Rollbahn, pero esto sólo les sirvió como refugio hasta que llegó nuestro cañón antiaéreo cuádruple. Entonces los perseguimos. Después que permitieron que nuestros Tigres pasaran sin ser molestados, se produjeron ahora feroces enfrentamientos cuerpo a cuerpo con los rusos en el área de nuestro pelotón. Desmontamos de nuestros SPW [transportes de personal blindado] y nos enfrentamos al enemigo con granadas de mano y pistolas. Los rusos se defendieron sombríamente. Una de sus granadas de mano fue arrojada al SPW de nuestro comandante de pelotón, el teniente Moser. Después de la explosión ensordecedora escuchamos los gritos de los heridos. Cuando se abrió la puerta trasera, salieron tres hombres gravemente heridos, incluido el teniente Moser. Los otros, el Unteroffzier Köple y el operador de radio Lang, estaban muertos.

 

Llevamos a los heridos a la estación principal de asistencia por la ruta más corta y luego recobramos nuestra posición de seguridad. Supimos que Aigner también había muerto de un balazo en la cabeza.

Si deseas saber más, lee “Tiger Batallion 507” [Batallón Blindado 507], editado por Helmut Schneider.

Panzer Batallion 507 Koltermann, Schock, Wirsching and Berthold_edited.jpg

Oficiales del Batallón Blindado 507 teniendo una conversación. De izquierda a derecha, Schöck, Wirsching, Berthold y Koltermann.