Los sobrevivientes de la Marcha de la Muerte de Bataan comenzaron a entrar al campo de O'Donnell en el otro lado de la península el 25 de abril, los grupos siguieron llegando hasta principios de mayo. En el camino, miles de personas habían muerto a manos de los japoneses.

 

Hubo poco alivio en el sufrimiento de las tropas estadounidenses y filipinas que habían soportado los horrores de la marcha. Todos se encontraban en muy malas condiciones, en el mejor de los casos estaban débiles y demacrados. Muchos hombres más estaban enfermos y la tasa de mortalidad continuó incluso después de que entraron en el campo. Sidney Stewart pinta una imagen muy gráfica de lo que fueron los primeros días en el campo:

Concluye la Marcha de la Muerte de Bataan

La Marcha de la Muerte de Bataan, desde Mariveles hasta el campo de prisioneros de guerra O’Donnell, en las Filipinas -unos 90 kilómetros de distancia-, provocó la muerte de miles de soldados estadounidenses y filipinos; aún en la actualidad se desconoce el número exacto de soldados fallecidos, que se calcula entre 6,000 y 18,000 almas.

El horrible olor a carne podrida flotaba en el aire alrededor del campamento. Obstruía nuestras fosas nasales y nos hacía llorar los ojos.

 

Se aferraban a la tierra como un espeso, punzante gas. A través del olor casi líquido vino el llanto y los gemidos de los moribundos, los aullidos de los perros salvajes en la distancia y el eterno ronroneo del zumbido de millones de moscardones negros y azules. Bailaban y quedaban suspendidos en el calor brumoso y húmedo.

 

No teníamos manera de enterrar a los muertos. No había herramientas ni siquiera para cavar letrinas. La mayoría de los hombres tenían disentería y en su estado debilitado rara vez eran capaces de llegar a hacerlo afuera de las chozas.

 

Hughes estaba en el piso de tierra de la choza al lado de nosotros. Tenía el pelo enmarañado y plano con el sudor de su fiebre. Su rostro estaba aplastado y callado y con los ojos vidriosos por el dolor. Weldon se sentó junto a él, sosteniendo su mano, mudo, impotente, con ganas de hacer más fácil su sufrimiento.

 

Tomé nuestro contenedor de agua y salí de la choza por el agua.

 

El campo era grande, moteado con cientos de chozas de hierba y bambú, que no eran más que palos de bambú con techo de paja. La tierra fluía y ondulaba por el campamento en pequeñas colinas. Al lado de cada una de las chozas había montones de cuerpos tirados allí por los que quedaban vivos, porque no tenían otro lugar donde ponerlos. En el caliente sol tropical los cuerpos se hinchaban e inflaban hasta que ya no eran reconocibles como cuerpos de hombres. No eran más que formas como globos amarillos. Por encima de ellos pululaban cientos de moscas negras y gusanos.

 

Me dirigí a la colina hacia el grifo de agua que servía a nuestro sector del campo. Había sólo tres grifos de agua dentro de la zona del campamento para atender a miles de hombres. El agua estaba racionada a un contenedor por cada hombre.

 

Otros hombres caminaban colina arriba hacia el grifo de agua. Miraban al suelo, arrastrando los pies. Ninguno de ellos hablaba. No había sonrisas, no hay felicidad, sólo las miradas agotadas de hombres muriendo.

 

Del blanco de sus ojos salía una mirada de indiferencia, de meterse en sí mismos, tratando desesperadamente de no ser parte de todo lo que había a su alrededor. Cada uno de nosotros pensaba que aquél que hiciera frente a la realidad de su entorno, iba a morir.

 

Sobre nosotros colgaba el cielo, tan brillantemente azul como sólo un cielo tropical puede ser. El sol incansable brillaba sobre la tierra.

Si deseas saber más, lee “Give Us This Day: The True Story Of The Survivors Of The Bataan Death March” [Dennos este día: la verdadera historia de los sobrevivientes de la Marcha de la Muerte de Bataan], de Sidney Stewart.

Un afiche de propaganda del Ejército de los Estados Unidos de 1942, recordando a la población norteamericana la Marcha de la Muerte de Bataan y convocando a la población a continuar trabajando sin descanso hasta lograr la victoria. En el cartel se lee: “¿Qué vas a hacer al respecto? Permanece en el trabajo hasta que cada nipón asesino sea aniquilado”.

Actualmente se cree que esta imagen es de un equipo de sepultureros en el campo de O'Donnell, en lugar de haber sido tomada durante la propia Marcha de la Muerte de Bataan. Las chozas rudimentarias se pueden ver al fondo.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados