En el desierto la batalla continuaba, como ocurría desde el 27 de mayo. Finalmente, después de romper el fortín de Bir Hakeim, Rommel pudo al fin lanzar un asalto masivo de tanques sobre la Línea Gazala británica. Su táctica combinando cañones antitanque y tanques resultaría devastadora.

 

Al final del día estaba en una posición decisiva para penetrar la línea británica, flanqueando el fortín británico más septentrional. Alan Moorehead se encontraba en el campo de batalla como un periodista, un testigo del combate confuso y en condiciones de desarrollar posteriormente una comprensión del mismo:

Rommel retoma el mando en El Alamein

Tanques británicos inhabilitados yacen abandonados en el desierto, en 1942.

Esa noche nuestra línea de nuevo fue objeto de un bombardeo de la artillería pesada, que pronto se convirtió en un largo rollo de fuego. He dormido unas pocas horas y estaba de vuelta de nuevo en mi vehículo de comando a las 05:00 horas donde me enteré que los británicos habían pasado toda la noche atacando nuestro frente al amparo de su artillería, que en algunos lugares había disparado hasta 500 rondas por una de los nuestros. Fuerzas poderosas de las Divisiones Panzer ya estaban comprometidas en la línea del frente. Los bombarderos nocturnos británicos habían estado encima de nuestras unidades de forma continua.

Poco antes de la medianoche el enemigo había logrado tomar la Colina 28, ¡una posición importante en el sector norte! Entonces trajeron refuerzos a este punto listo para continuar el ataque en la mañana, con el objeto de ampliar su cabeza de puente al oeste de los campos minados.

Los ataques fueron lanzados ahora en la Colina 28 por elementos de la 15ª División Panzer, la Littorio y un Batallón de Bersaglieri, apoyado por el fuego concentrado de la artillería local y antiaérea. Lamentablemente, el ataque ganó terreno muy lentamente. Los británicos resistieron desesperadamente.

Ríos de sangre se derramaron sobre tiras miserables de la tierra que, en tiempos normales, ni siquiera los más pobres árabes se habrían molestado en tomarlas en cuenta. Tremendo fuego de artillería británica golpeó el área del ataque. Por la tarde, parte del Batallón Bersaglieri logró ocupar los bordes oriental y occidental de la colina. La propia colina quedó en manos de los ingleses y más tarde se convirtió en la base de muchas operaciones enemigas.

Si deseas saber más, lee “The Rommel Papers” [Los documentos de Rommel], de Sir Basil Henry Lidell Hart.

Rommel en el desierto en una conferencia con su personal.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados