As canadiense obtiene cuatro victorias sobre Malta

Spitfire Refuel Ta'Kali.jpg

Equipo de tierra reabasteciendo de combustible un Supermarine Spitfire Mark VC(T) de un bidón de petróleo en Ta Kali, Malta.

Malta continuó siendo el blanco de fuertes bombardeos por parte de la Luftwaffe y la Regia Aeronautica italiana. Ya no se contemplaba la invasión de la isla, pero seguía siendo una base fundamental en el cruce del Mediterráneo. Los ataques diarios eran un oficio agotador para los pilotos defendiendo los aeródromos y las instalaciones portuarias, los cuales eran fundamentales para mantener la amenaza sobre las líneas de suministro de Rommel. Un hombre estaba en su elemento:

El 27 fue mi día más importante en Malta. A las seis de la mañana, Bryden, Willie, Georgia, Scarlet, Micky Butler, Hogarth, Hether y yo nos apresuramos a interceptar un ataque de más de cincuenta aviones incluyendo siete Ju88 y su escolta más ligera.

Fuimos cuesta arriba a 25,000 pies, donde los cazas cubrían a los bombarderos. Los Ju se acababan de ir a trabajar en Takali cuando nosotros llegamos y habían inmovilizado el lugar, dejando el aeródromo salpicado de cráteres por las bombas.

Yo fui el chico con suerte que vio el barrido y llamó por el RT: ‘aviones enemigos a las cuatro, ligeramente por debajo’, y lideré al grupo hacia ellos, todos pisándome los talones detrás de mí. Hacía atrás vi a cuatro Macchis volando en línea y tomé el número cuatro.

Ellos me vieron llegar y dieron un viraje ascendente hacia la derecha. Mientras lo hacían, llegué al cuarto de estribor de mi hombre y le disparé una ráfaga. Fue un tiro recto de deflexión que entró en su motor y el radiador. Él entró en barrena, pero se las arregló para salirse de ella e hizo un aterrizaje forzoso en Gozo, siendo capaz de alejarse caminando del desastre.

Más o menos un segundo más tarde, le di al Número Tres de la misma manera. El pobre diablo simplemente voló en pedazos en el aire.

Justo cuando estaba a punto de volver mi atención al Número Dos, vi un par de Me [Messerschmitts] directamente debajo de mí, así que, en lugar de llevar a cabo el ataque sobre los Macchis, di medio giro y me precipité por debajo de los Me, subiendo bruscamente bajo sus panzas.

Le disparé al primer tipo y le di en el tanque de gasolina. Se fue abajo. Todavía tuve tiempo para un tiro a su compañero de equipo y volé en pedazos parte de sus alas y cola. Él se alejó volando a toda prisa, derrapando por todo el cielo. Sólo Dios sabe qué pasó con él.

 

Había sido una fiesta bastante buena. Bryden derribó su segundo Schmitt y debió haber causado la muerte del piloto, porque la nave se fue en picada directamente hacia el mar desde 20,000 pies. Willie The Kid interceptó otra con un disparo de deflexión muy bueno. Hether dañó otro. A medida que nos desenredábamos y nos dirigíamos a casa, Operaciones nos ordenó mantenernos lo más alejados Takali, ya que los Ju habían destrozado el lugar.

 

Nos fuimos a Luqa en su lugar y apenas habíamos repostado y recargado nuestras municiones cuando otra llamada llegó, así que Hether, Willie, Bryden y yo nos fuimos a las carreras de nueva cuenta.

 

Esta vez llegaron cuatro 88, escoltados por una veintena de Messerschmitts y llegamos al segundo acto. Los muchachos de Luqa y Halfar habían subido primero y destruyeron a los cuatro bombarderos, incluso antes de que llegaran a la costa maltesa.

 

A medida que ascendíamos, el cielo estaba blanco de los alemanes lanzándose en paracaídas de los bombarderos, los Me dando vueltas alrededor para proteger a los pilotos de posibles ataques. Nos fuimos arriba de los Me a unos 17,000.

 

Para iniciar las obras Willie y Red se fueron hacia abajo a través de los Messerschmitts, cinco de los cuales rápidamente saltaron sobre Willie y le dispararon a su Spitter [Spitfire] lleno con luz de día. Metí mis cuernos y seguí al Me hacia abajo. Tres se alejaron rápidamente de allí, pero dos se quedaron a combatir.

Empecé a perseguir a uno de ellos en giros cerrados y separamos nuestros culos arriba y abajo hasta que él hizo una picada para escaparse. Lo seguí, lo puse en la mira y puse una ráfaga de un segundo en su tanque de glicol. Se dio la vuelta y se fue al mar desde 1,000 pies.

 

Durante este lío había estado en la cola del segundo Me por una fracción de segundo, lo suficiente como para darle una ráfaga rápida. Empezó a fluir humo negro y aceitoso de su motor y fue visto por última vez por Hether, buscando amparo. Si llegó a Sicilia o no, no tengo ni idea. Se contó como dañado.

Si deseas saber, lee “Malta Spitfire: The Diary of an Ace Fighter Pilot” [Spitfire de Malta: El diario de un As Piloto de Caza], de George F. Beurling.

 

Beurling había llegado el 8 de junio de 1942 a Malta desde el portaaviones HMS Eagle y se unió al Escuadrón Nº 249 de la Real Fuerza Aérea (RAF), convirtiéndose en el piloto de caza aliado con más victorias en la isla, logrando 26 de ellas entre el 12 junio y el 14 de octubre de 1942.

George Beurling in Ta'Qali.jpg

El sargento de vuelo G. F. “Screwball” Beurling, del Escuadrón Nº 249 de la Real Fuerza Aérea (RAF), de pie junto a una posición revestida con costales de arena en Ta Kali, Malta, con el timón y el emblema de la unidad cortados de un Macchi MC.202 de la Regia Aeronautica que se estrelló, uno de los cuatro aviones enemigos que derribó sobre Gozo, el 27 de julio de 1942.

Ta'Qali Airfield Malta.jpg

Perspectiva aérea oblicua del aeródromo de Ta’Qali, en Malta, fotografía tomada a unos 1,500 metros desde el sureste del campo de aviación.