El Ejercicio Tigre finaliza en tragedia

LST507-April27th1944.jpg

El USS LST-507 anclado en el puerto de Brixham, Inglaterra, el 27 de abril de 1944. La foto fue tomada el día antes de que los botes rápidos alemanes (S-Boots) hundieran el USS LST-507 en el Canal de la Mancha.

La planificación de la "Operación Overlord", el desembarco de las fuerzas aliadas en Normandía, en Francia, comenzó a tomar forma en 1943. En noviembre de ese año, el Gabinete de Guerra informó al Consejo del condado de Devon que el área de Slapton Sands iba a ser totalmente evacuada, para permitir que parte de South Hams fuera utilizada para practicar desembarcos de asalto. Los residentes hicieron el sacrificio y fueron evacuados en 1943 de sus granjas y hogares mientras se llevaban a cabo los entrenamientos. Así, se emprendieron los preparativos para una serie de ejercicios, con varios nombres en clave, que se llevarían a cabo en las playas de Slapton Sands. Estos entrenamientos incluían la coordinación con el ejército británico.

 

La similitud entre Start Bay y la costa de Normandía impulsó el uso de esta área para practicar desembarcos con munición real y a gran escala. Se pensaba que Slapton Sands era un lugar perfecto para el Ejercicio Tigre y llevar a cabo simulacros de desembarco para la playa Utah, en Francia, como parte de la Operación Overlord.

 

En la tarde del 27 de abril de 1944, miles de hombres comenzaron a abordar ocho LST (buque tanque de desembarco) en Plymouth y Brixham. Estaban a punto de embarcarse en un ensayo general para el Día-D en las mencionadas playas de Slapton Sands.

 

Los soldados estadounidenses llevaban su equipo de combate completo, debajo en la cubierta de los buque tanque, junto con sus vehículos. Los LST estaban cargados con vehículos anfibios más pequeños, tanques, jeeps, armas y camiones llenos de combustible, así como municiones. Los marineros y oficiales estaban en sus puestos cuando zarparon. Los barcos se dirigían a reunirse y formar un convoy en Lyme Bay. La distancia de Lyme Bay a Slapton Sands era el tiempo aproximado que tomaría cruzar a la playa Utah el Día-D.

 

La escolta prevista del convoy, el destructor británico, el HMS Scimitar, se quedó en puerto para llevar cabo reparaciones, pero al ejército estadounidense no se le informó de dicha circunstancia. El único otro barco británico con el convoy era la corbeta de la Armada Real, el HMS Azalea. Además, sin que lo supiera la sala de comunicaciones de los LST, se cometió un error tipográfico en la frecuencia de radio que se les proporcionó a las embarcaciones para estar informadas de la actividad enemiga en el Canal de la Mancha. El convoy jamás escuchó las advertencias de la actividad de Schnellboots (S-Boot) alemanes en el área.

 

Todos los navíos llegaron en las primeras horas de la madrugada del 28 de abril a Lyme Bay y formaron un largo convoy para comenzar el viaje de regreso a Slapton Sands. De repente, aparecieron cuatro S-Boots alemanes en una patrulla de rutina, armados con torpedos, estos se acercaron al convoy y comenzaron a disparar contra las naves. Sonó la alarma general en todos los barcos, sin embargo, los LST tenían poca potencia de fuego y protección contra estos botes que se movían rápidamente. Se intercambió fuego entre los S-Boots y los LST.

 

El resultado de este enfrentamiento, fueron tres LST hundidos y otro gravemente dañado. Los LST restantes siguieron órdenes y se movieron en zigzag mientras comenzaban a dirigirse al puerto más cercano. Los S-Boots habían abandonado la escena. El capitán John Doyle, del LST 515, el barco líder del convoy, desobedeció las órdenes y regresó para rescatar a los sobrevivientes del mar. Su tripulación rescató aproximadamente a 134 hombres que seguramente habrían perecido. Permanecieron hasta que el barco británico, el HMS Onslow, llegó al amanecer para ayudar a rescatar a los hombres y recuperar los cuerpos de los que murieron.

 

Douglas Harlander, alférez de la Marina de los Estados Unidos, quien era el oficial de navegación a bordo del LST 531, narra su experiencia:

El convoy había viajado todo el día y hasta la noche. Era temprano a la mañana siguiente, 28 de abril, cuando el último LST del convoy, el 507, fue alcanzado por un torpedo a las 02:03 a.m. de uno de los E-Boats alemanes que se había acercado sigilosamente al convoy de LST de dos millas de largo. Recuerdo estar en la cubierta de navegación del barco cuando el hombre del radar mostró una “pequeña señal” en la esquina de la pantalla del radar. Salí a echar un vistazo y estaba parado en el ala de estribor cuando el primer torpedo impactó. Sentí como el golpe de un mazo en mis pies. Me aventó ocho o nueve pies. El impacto directo al LST 531 llegó 15 minutos después del ataque al LST 507 y golpeó la sección central y la sala de máquinas del barco, apagando todo. Estábamos detenidos en el agua. Estábamos completamente cargados de camiones, vehículos, tanques y todos ellos estaban cargados de combustible hasta el tope. Como resultado, cuando los torpedos estallaron, fue una bola de fuego masiva inmediata por toda la cubierta principal y por toda la cubierta de tanques. Un minuto después volvimos a ser alcanzados por otro torpedo. Ese realmente nos rasgó las costuras. El barco comenzó a escorarse de inmediato y comenzó a volcarse hacia su lado de estribor. Sólo se mantendría a flote durante otros seis minutos. Se hicieron intentos para apagar las llamas, pero fue imposible con toda la gasolina alimentando el fuego. Las cuatro lanchas de desembarco, utilizadas para transportar las tropas a la playa, no pudieron ser utilizadas por daños y falta de tiempo, ya que estaban fuertemente amarradas al barco. Seguí el procedimiento de emergencia y bajé a la sala de guerra del barco, pero no había nadie. Fui a mi propio alojamiento y desperté a un oficial del ejército y le conseguí un chaleco salvavidas. Luego comencé a evacuar a otros hombres en esa parte del barco. Me di cuenta que salvar el barco era inútil, así que centré mi atención en tratar de salvar a los hombres, agarrando chalecos salvavidas y repartiéndolos. Ayudé a 15 hombres a pasar por la borda y fui el último hombre en cruzar la borda de babor. Mientras me arrastraba por la borda, el barco se hundía rápidamente y volcándose. Cuando llegué a la línea de agua, se había volcado por completo y el agua me llegaba a los tobillos. Mientras caminaba por la parte exterior del casco del barco mientras se hundía por debajo de mí, me zambullí y me alejé lo más rápido que pude para evitar ser arrastrado por la succión del descenso del barco.

 

Mientras me alejaba nadando del barco, noté una pequeña balsa salvavidas que había logrado ser botada a unas 20 yardas de distancia, siendo aferrada por los sobrevivientes. Dos hombres yacían en el medio de la balsa y otros 15 colgaban del exterior de la balsa, con las piernas en el agua. El gran problema era que el agua estaba a 44 grados… [6 grados centígrados] muy fría. La primera media hora el agua se sentía fría, pero después de eso tus brazos y piernas se entumecían y no podías sentir el agua. Tampoco podías aferrarte a nada. A medida que avanzaba la noche, había menos gente alrededor. Se escurrieron al quedar inconscientes. Alrededor de las seis de la mañana, incluso deseabas que los alemanes te recogieran, porque los hombres caían como moscas. Fuimos rescatados alrededor de las 7 de la mañana por el HMS Onslow. Nuestra ropa estaba empapada en combustible y nos subieron a bordo del Onslow, donde nos cambiaron de ropa y atendieron nuestras heridas. Me dieron una taza de té, pero estaba temblando tanto que derramé la mitad. ¡Fue la mejor bebida que había probado en mi vida!

639 soldados y marineros perdieron la vida en esta tragedia. Las aguas estaban heladas y la hipotermia hizo presencia rápidamente. Los soldados que llevaban su equipo pesado en mochilas no recibieron instrucciones sobre el uso adecuado de sus salvavidas y se ahogaron. No había suficientes botes salvavidas y la superficie del agua estaba en llamas por la quema de combustible. Los que sobrevivieron fueron llevados a diversos hospitales. Se les dijo que no podían hablar de lo sucedido bajo la amenaza de una corte marcial, esto debido a la necesidad de mantener en secreto los planes del Día-D.

 

A los sobrevivientes no se les permitió recuperarse del trauma, no hubo tiempo para llorar a los que murieron. Los sobrevivientes fueron reasignados a otros LST y participaron en la invasión de Normandía en el Día-D. Los detalles de la Operación Tigre no se dieron a conocer sino hasta 40 años después del evento.

 

El Ejercicio Tigre resultó ser el adiestramiento más costoso en términos de vidas perdidas de toda la Segunda Guerra Mundial.

 

Si deseas saber más, visita el sitio Exercise Tiger Memorial.

German_E-Boat_S_204_surrenders_at_Felixstowe_on_13_May_1945.jpg

El Schnellboot alemán (E-Boat para los aliados) S 204 ondeando una bandera blanca rindiéndose en la base de las fuerzas costeras HMS Beehive, Felixstowe, Suffolk (Reino Unido), el 13 de mayo de 1945. Los dos E-Boats alemanes S 204 y S 205 de la 4.Schnellboot-Flotilla fueron escoltados por diez botes torpederos británicos. A bordo del S 205 estaba el Contralmirante Erich Breuning, quien había estado a cargo de las operaciones de E-Boat y quien firmó el instrumento de rendición. Nótese la pantera negra pintada en el costado del S 204 que tenía a bordo al KKpt Kurt Fimmen, oficial al mando de la 4. Schnellboot-Flotilla, y al KptLt Bernd Rebensburg