Férrea defensa en Isurava

Uno de los mayores problemas durante la campaña Kokoda fue la del suministro de materiales

Uno de los mayores problemas durante la campaña Kokoda fue la del suministro de materiales y bienes. Los aviones de transporte Douglas C-47 (conocidos en la aviación civil como DC-3) fueron apodados como los “bombarderos de galletas”, puesto que dejaban caer los suministros a lo largo del Sendero de Kokoda. Estos suministros eran recogidos y llevados a las líneas del frente por cargadores de Papúa. Los suministros se dejaban caer en espacios abiertos, aunque muchos pertrechos erraron su objetivo y cayeron en la selva circundante o se dejaban caer de demasiada altura, provocando que se destrozaran al chocar contra el suelo. El abastecimiento mejoró al tiempo que la batalla a lo largo del Sendero de Kokoda se desarrolló. Los pilotos y las tripulaciones estuvieron en mejores condiciones para identificar las áreas donde debían dejarse caer las provisiones y comenzaron a volar a una altura óptima para el lanzamiento de los paquetes; sin embargo, los suministros todavía tenían que ser transportados hasta por tres días para llegar a la línea del frente.

En las partes altas de las remotas selvas de Papúa Nueva Guinea, en condiciones peligrosas llenas de lodo profundo hasta los tobillos, la batalla por el Sendero de Kokoda se intensificó de nuevo. Los japoneses habían sido reforzados y ahora superaban en números de cinco a uno a los defensores australianos. Buscaban aniquilar el grupo remanente de tropas australianas impidiendo su camino a lo largo del Sendero.

 

Estuvieron muy cerca de lograrlo, pero las acciones de un hombre son consideradas como las que alteraron el curso de la batalla, retrasando el avance japonés y permitiendo que el resto de su unidad pudiera realizar una retirada combatiendo.

 

De la citación de la Cruz de la Victoria para el soldado Bruce Steel Kingsbury:

En Nueva Guinea, el batallón al que pertenecía el privado Kingsbury había mantenido una posición en el área de Isurava durante dos días contra ataques enemigos continuos y feroces.

El 29 de agosto de 1942, el enemigo atacó con tanta fuerza que logró romper el flanco derecho del batallón, creando una grave amenaza tanto para el resto del batallón como para su cuartel general.

Para evitar que la situación se volviera más desesperada, era esencial retomar inmediatamente el terreno perdido en el flanco derecho.

El soldado Kingsbury, quien fue uno de los pocos sobrevivientes de un pelotón que había sido superado y severamente disminuido por el enemigo, se ofreció inmediatamente para unirse a un pelotón diferente que había recibido la orden de contraatacar.

Corrió hacia adelante disparando su ametralladora Bren desde la cadera a través de terrible fuego de ametralladora y logró abrir un camino a través del enemigo. Continuando con su barrido sobre posiciones enemigas con su fuego y causando un número elevado de bajas en ellos, el soldado Kingsbury fue visto caer muerto al suelo por una bala disparada de un francotirador escondido en el bosque.

El privado Kingsbury mostró un total desprecio por su seguridad propia. Su iniciativa y coraje extraordinario hizo posible la recuperación de la posición que sin duda salvó cuartel general del batallón, además de causar grandes bajas entre el enemigo. Su frialdad, determinación y dedicación al deber frente a grandes dificultades fue una inspiración para sus compañeros.

Si deseas saber más, el sitio Australian Veterans Affairs contiene un resumen de la batalla en Isurava.

Cargadores de Papúa, tomados de los pueblos circunvecinos o llevados a las montañas desde

Cargadores de Papúa, tomados de los pueblos circunvecinos o llevados a las montañas desde los pueblos costeros, llevan las enormes cantidades de suministros y equipo médico necesario para la campaña.

Retrato de grupo del 9º Pelotón, Compañía A, del 2-14º Batallón de Infantería Australiano

Retrato de grupo del 9º Pelotón, Compañía A, del 2/14º Batallón de Infantería Australiano en la Senda de Kokoda, el 16 de agosto de 1942. El recipiente de la Cruz de la Victoria, el soldado Bruce Steel Kingsbury está en la primera fila.

Retrato de estudio del soldado raso Bruce Steel Kingsbury, ganador de la Cruz de la Victor

Retrato de estudio del soldado raso Bruce Steel Kingsbury, ganador de la Cruz de la Victoria, miembro del 2/14º Batallón de Infantería Australiano.