Un vuelo histórico en Tuskegee

Finalmente nos dirigimos hacia el campo de aviación, donde una unidad de Aeronáutica Civil para la enseñanza de pilotos de color está en plena marcha. Aquí ellos tienen entrenamiento avanzado y algunos de los estudiantes subieron e hicieron vuelos acrobáticos para nosotros. Estos chicos son buenos pilotos. Tuve la oportunidad de divertirme al subir en uno de los pequeños aviones de entrenamiento con el jefe de instructores y ver esta interesante campiña desde el aire.

 

Los días en Tuskegee me han dado mucho qué pensar. El ver a un grupo de personas trabajando juntas para la mejora de las condiciones indeseables es muy alentador. Los problemas parecen grandes, pero al menos son entendidos y la gente está trabajando en ellos. El Dr. Carver, a quien vi por unos minutos, ha estado trabajando durante muchos años, y nuestros anfitriones, los actuales líderes de Tuskegee, el doctor y la señora Patterson, están haciendo el trabajo hábilmente.

El jefe de instrucción de Vuelo Civil, Charles Alfred Anderson, llevó a Eleanor Roosevelt a un vuelo de una media hora de duración, durante su visita el 29 de marzo de 1941 al Instituto Tuskegee.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, el Cuerpo Aéreo del Ejército de los Estados Unidos no empleaba a negros (el término usual y respetuoso en esa época) en ningún rol, una política que encontraba su justificación en un informe racista e inexacto escrito en la década de los veinte. Sin embargo, en 1940, el presidente Franklin D. Roosevelt ordenó al Cuerpo Aéreo conjuntar una unidad de vuelo consistente sólo de personal negro. La orden presidencial provocó que el Ejército constituyera el 99º Escuadrón de Persecución. Para entrenar a los pilotos negros necesarios para la nueva escuadra, el Cuerpo Aéreo abrió una nueva base de entrenamiento en el centro de Alabama, en el Instituto Tuskegee.

 

El 29 de marzo de 1941, una visita a Tuskegee por parte de la Primera Dama de los Estados Unidos, la señora Eleanor Roosevelt, le dio la oportunidad de reunirse con el director del programa, Charles “Chief” [Jefe] Anderson. La señora Roosevelt preguntó si los negros realmente podían volar aviones, a lo cual se le respondió que ciertamente podían hacerlo y, para probarlo, la señora Roosevelt fue invitada a realizar un viaje en uno de los aviones. Pese a las objeciones de sus agentes del Servicio Secreto, la señora Roosevelt aceptó.

 

Con la señora Roosevelt en el asiento trasero de un Piper J-3 Cub, Anderson despegó y voló con ella por alrededor de una media hora. Al aterrizar, la señora Roosevelt se dirigió al director y le dijo: “Creo que los negros pueden volar” y posaron juntos para una foto histórica. Gracias a este evento, la leyenda de las “Colas Rojas” había nacido.

 

A su regreso, la señora Roosevelt escribió en su columna diaria:

La primera generación de pilotos de Tuskegee, en Alabama, Estados Unidos.

Si quieres saber más, lee “My Day: The Best Of Eleanor Roosevelt's Acclaimed Newspaper Columns, 1936-1962” [Mi Día: Lo Mejor de la Columna Periódica de Eleanor Roosevelt, 1936-1962].

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados