Los campos de exterminio de Bełżec y Sobibór estaban ya funcionando plenamente y un tercer campo, Treblinka estaba cerca de entrar en operaciones. La maquinaria nazi estaba movilizando judíos de todas partes de la Europa ocupada por los alemanes utilizando trenes de carga, los cuales llevaban incesantemente a las víctimas a los campos de la muerte.

 

Como parte de la Operación Reinhard, los guetos en Polonia estaban siendo desalojados y una enorme cantidad de judíos estaba siendo deportada. Chaim Kaplan, un miembro respetado de la comunidad judía en Varsovia, comenzó a llevar un diario registrando las atrocidades nazis desde el inicio de la guerra, cuando los alemanes invadieron Polonia en septiembre de 1939.

 

Kaplan opinaba que era una responsabilidad histórica denunciar las atrocidades cometidas por los nazis y, en su diario, brinda una visión detallada de los horrores a los que los judíos polacos eran sometidos. Con gran riesgo para su vida personal, persistentemente mantuvo su diario hasta el último momento posible, cuando ocultó su diario en una granja en una lata de keroseno. El 3 de junio de 1942, Kaplan escribió:

Marcha de tormentos para judíos deportados

Judíos siendo deportados del gueto de Varsovia marchan a los trenes de carga., en Varsovia, Polonia, entre julio-septiembre de 1942.

Tanto como la primera expulsión sobresalió en crueldad, horror y tragedia que acompaña tal total terror como este, los conquistadores al menos permitieron a los deportados permanecer vivos.

 

Ahora es diferente. Los deportados son transportados como prisioneros en vagones de carga sellados impenetrablemente bajo la supervisión de los opresores nazis. Están bajo el cuidado de estos ángeles de destrucción hasta que llegan al lugar de ejecución, donde son asesinados. Muchos de los deportados, entre ellos madres y sus infantes, son sujetos a la muerte durante el trayecto; el resto es llevado a un lugar secreto, desconocido incluso para el halcón, y allí son asesinados de forma satánica, por miles y decenas de miles. La comunidad de Lublin ha perdido a todos sus hijos. Alrededor de 40,000 judíos de Lublin han desaparecido y nadie sabe su lugar de sepultura. Mensajeros arios fueron comisionados para buscarlos a través del Gobierno General entero, pero no encontraron rastro alguno. Es como si 40,000 hubieran sido tragados por aguas tormentosas. Pero no hay duda de que ellos ya no están vivos.

 

Lublin fue la primera en beber de la copa del dolor hasta los sedimentos, pero no la última. Desde entonces, no pasa un día sin que algún asentamiento judío sea completamente borrado de la faz de la Tierra. ¡Tomen Wlodawa! ¡Tomen Tluszcz! Ambas fueron vaciadas de judíos. El rabino jasídico de Radzyn fue asesinado. Los deportados fueron puestos en las manos de los hombres de la SS nazi, quienes los asesinaron a lo largo del camino. Las hermosas niñas y mujeres fueron agrupadas y después ejecutadas. “¡Los judíos no necesitan mujeres hermosas!” Los hombres de las SS a caballo conducían a los deportados a lo largo de la carretera. Maliciosamente fustigaban a sus caballos y después ordenaban (de hecho, forzaban) a los cientos de deportados que no se quedaran atrás. A la cabeza, caballos galopando engullendo la distancia. Detrás de ellos tenderos, madres con sus bebés, ancianos con muletas -todos los que componen un hogar provincial- obligados a mantener el ritmo a pie. Sus Judenraten también han desaparecido y nadie sabe si los deportados siguen con vida.

 

Una broma está haciendo de las suyas: el rabino Stephen S. Wise está ayudando. Él ha ordenado que los judíos estadounidenses pronuncien la oración en memoria de las almas de los difuntos de la judería polaca. Su previsión es precisa.

Si deseas saber más, lee “Scroll of Agony: The Warsaw Diary of Chaim A. Kaplan” [Pergamino de agonía: el diario de Varsovia de Chaim A. Kaplan], editado por Abraham I. Katsh.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados