Costoso revés de los alemanes

Una columna rusa durante la batalla de Smolensk, en la Unión Soviética, en 1941.

Como parte de la batalla de Smolensk, la ofensiva contra la saliente semicircular de Yelnya, formada por 4º Ejército alemán y la cual se había extendido unos 50 kilómetros al sureste de Smolensk, buscaba eliminar la posible zona de ensamble para una ofensiva hacia Viazma y, finalmente, Moscú.

 

Bajo una fuerte presión sobre sus flancos, la Wehrmacht se vio en la necesidad de evacuar la zona, dejando tras de sí una región devastada y despoblada. Este fue el primer revés que la Wehrmacht sufriría durante la operación Barbarroja y se constituiría en la primera reconquista del territorio soviético por el Ejército Rojo. La batalla sirvió como un aumento de moral a la población soviética.

 

El general Georgy Zhukov, brinda los detalles del inicio de la ofensiva contra la saliente en Yelnya, la cual pondría fin a la esperanza alemana de culminar la campaña alemana en la Rusia soviética antes del invierno:

Al amanecer del 30 de agosto, después de un corto ataque de artillería, las tropas del Frente de Reserva lanzaron una ofensiva resuelta. El golpe principal fue llevado a cabo por el 24º Ejército comandado por el mayor general K. I. Rakutin. Sus unidades estaban avanzando sobre Yelnya desde el noreste. Varios elementos del 43º Ejército estaban avanzando desde el sureste hacia ellos.

 

En aquellos días, cuando la operación de Yenlya se estaba desarrollando y tal y como habíamos esperado, el enemigo había virado las fuerzas principales del 2º Grupo Blindado de Guderian hacia Konotop. El mando nazi comenzó a llevar a cabo su plan de rodear y destruir nuestro grupo de ejército Kiev. Eso era la razón por la cual era particularmente importante, para el mando nazi, impedir que la defensa de Yelnya fuera penetrada y que el Frente de Reserva saliera en el flanco y en la retaguardia del Grupo de Ejércitos Centro.

 

El combate en todos los sectores del frente era desesperado y pesado en ambos lados. El enemigo confrontó nuestras divisiones avanzando con fuego de mortero y artillería densa bien organizado. Por nuestra parte también comprometimos todos los aviones, tanques, artillería y lanzacohetes.

 

Haciendo uso de todo tipo de equipo militar, combinando fuego con maniobras hábiles, nuestras unidades de rifle, artillería, pilotos y tanquistas, actuando en estrecha cooperación, proporcionaron golpes fuertes al enemigo no dando respiro a los nazis de día o de noche. Las divisiones alemanas 10ª Blindada, 17ª Motorizada y la 15ª Infantería fueron expulsadas.

 

El mando nazi había fijado grandes esperanzas en la División Motorizada SS Reich, la cual había sido transferida apresuradamente a Yelnya e incluía regimientos seleccionados Alemania, Führer y ELF. Muchos panfletos del mando nazi fueron encontrados en la zona de defensa de esa división. Los panfletos alababan el valor de los soldados nazis y expresaban certeza de que también obtendrían victorias en el futuro.

 

Sin embargo, los deseos de Hitler no se materializaron, así como otras unidades alemanas en la saliente, a división SS sufrió pérdidas irreparables como resultado de los golpes aplastantes de nuestras unidades.

Si deseas saber más, lee “Marshal of Victory: The Autobiography of General Gerogy Zhukov” [Mariscal de la victoria: la autobiografía del general Georgy Zhukov], editado por Geoffrey Roberts.

Tropas de la 2ª División Panzer SS Das Reich, movilizándose en algún lugar de la Unión Soviética, en 1941.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados