El 6º Ejército alemán se rinde en Stalingrado

La bandera Roja es levantada sobre Stalingrado, por fin la amarga lucha había terminado..j

La bandera Roja es levantada sobre Stalingrado, por fin la amarga lucha había terminado.

El fin había llegado. Tan pronto como él había enviado sus felicitaciones personales a Hitler por su décimo aniversario en el poder, el 30 de enero, von Paulus ordenó que se hiciera contacto con las fuerzas soviéticas.

Von Paulus ya no tenía fuerzas para combatir. Agotado, su rostro contraído, se retiró a la tienda de departamentos Univermag, en la Plaza Roja de la ciudad. Los rusos capturaron la plaza y se enteraron por un prisionero que von Paulus estaba en el edificio, que estaba siendo vapuleado por cañones y morteros. Un oficial alemán agitó una bandera blanca a los rusos que se estaban preparando para tomar por asalto la tienda y el teniente Fedor Yelchenko atravesó la plaza corriendo.

El joven teniente ruso encontró a von Paulus, quien horas antes había sido promovido a mariscal de campo, acostado en su cama en el sótano, completamente vestido: “Bueno, esto lo termina todo”, dijo el teniente, von Paulus sólo asintió con su cabeza.

 

Las delegaciones soviéticas entraron en el sótano de la tienda de departamentos Univermag que se encontraba en ruinas, donde el 6º Ejército había establecido su cuartel general. El combate continuaba a sólo 400 metros de distancia. Era un laberinto de pasillos poco iluminado con escombros tirados por todos lados, pero los guardias alemanes estaban fuertemente armados y las banderas con la esvástica estaban en exhibición de forma prominente.

El testimonio del general soviético Mutin describe cómo se llevó a cabo la rendición. Al principio, no se les permitió ir directamente con von Paulus:

Desde el principio, el general Schmidt se presentó como un fascista empedernido. Todas sus ropas estaban planchadas y pulidas hasta el brillo, estaba bien afeitado, con el pelo peinado y engrasado, tenía un pequeño bigote negro como el de Hitler, labios finos y pequeños ojos negros y redondos que mantuvieron moviéndose rápidamente por todos los alrededores y su pronunciación era recortada como el ladrido de un perro.

 

Aparentemente, él era todo pomposidad, pero por dentro estaba temblando en una especie de agonía, como si estuviera con estertores de muerte, esperando a que algo terrible sucediera.

 

El coronel Adam estaba muy callado y no se unió a la conversación. Estaba taciturno y se veía preocupado y tan pronto como terminaron las presentaciones él se fue a su habitación con el pretexto de recoger algunas cosas que él necesitaba.

 

 

Insistimos en que el teniente general Schmidt notificara al mariscal de campo von Paulus de la llegada de nuestra delegación para las negociaciones y que el propio von Paulus nos recibiera y firmara la orden de capitulación de las fuerzas alemanas. El teniente general Schmidt inmediatamente llevó a cabo nuestra demanda e informó de todo a von Paulus.

 

Von Paulus confirmó, a través del general Schmidt, que ya no estaba al mando del ejército, que él era un ciudadano privado y por tanto no firmaría la orden de capitulación, se negó a recibir a nuestra delegación, pero pidió que, como mariscal de campo, fuera tomado personalmente como prisionero y escoltado por uno de nuestros generales.

El general Laskin fue llevado entonces para arrestar personalmente a von Paulus. Estuvo acompañado del general Mutin. Juntos decidieron que tenían que registrar al mariscal de campo:

La razón por la que tuvo que hacerse esto era porque algunos generales alemanes se habían suicidado en lugar de ser tomados como prisioneros. Así que tuvimos que tomar todas las precauciones para evitar que von Paulus hiciera lo mismo.

 

Aunque parecía un poco molesto por el cateo, no ofreció ninguna resistencia u oposición. Y entonces, cuando el general Laskin le preguntó a von Paulus si estaba enfermo, él contestó que estaba bien, pero que había sido afectado por la mala alimentación y por la larga, agonizante y dolorosa experiencia de la capitulación ignominiosa de su ejército.

 

Y entonces sacó del bolsillo del pantalón unos cubitos de pan horneado, al igual que hacíamos con el aceite. Nos los mostró y nos dijo: “ciento cincuenta gramos al día -es todo lo que he tenido para comer por muchos días ahora-. He estado compartiendo mis raciones de hambre con mis soldados, que sólo reciben cincuenta gramos al día”.

No todas las unidades obedecieron la orden de rendición y más tropas soviéticas morirían en los próximos días ocupándose de los defensores fanáticos.

 

Si deseas encontrar más testimonios, lee “Voices from Stalingrad: Nemesis on the Volga” [Voces de Stalingrado: Némesis en el Volga], de Jonathan Bastable.

Tropas soviéticas en uno de los últimos ataques en el interior de Stalingrado avanzando a

Tropas soviéticas en uno de los últimos ataques en el interior de Stalingrado avanzando a través de los cuerpos de las tropas alemanas que fueron dejados en medio de los escombros congelados. El hombre de la derecha lleva una bandera roja.

El recién ascendido mariscal de campo Friedrich Paulus, se rindió el 31 de enero de 1943,

El recién ascendido mariscal de campo Friedrich von Paulus, se rindió el 31 de enero de 1943, contra las órdenes de Hitler. Esta fotografía muestra a Paulus con su jefe de Estado Mayor, el teniente Arthur Schmidt y su adjunto, el coronel Wilhelm Adam, al tiempo en que llegan al cuartel general del 64º Ejército Soviético en Beketovka para llevar a cabo la rendición formal. Como prisionero de guerra, Paulus se unió al “Comité Nacional por una Alemania Libre” [Freies Deutschland Nationalkomitee], que invitaba a las tropas alemanas en el Frente Oriental a desertar y así llevar la guerra a su fin tan pronto como fuera posible. Durante los Juicios de Núremberg, dio testimonio como testigo de la Unión Soviética. Fue liberado de su cautiverio en 1953 y vivió en la República Democrática Alemana hasta su muerte, en 1957

Una proporción muy grande de los hombres hechos prisioneros ya estaban en muy mal estado -

Una proporción muy grande de los hombres hechos prisioneros ya estaban en muy mal estado -muertos de hambre, heridos o congelados-. Sus perspectivas no mejoraron con el cautiverio.

Algunos de los 91,000 soldados alemanes hechos prisioneros en Stalingrado.jpg

Algunos de los 91,000 soldados alemanes hechos prisioneros en Stalingrado. En cuestión de semanas, más de un cuarto de ellos estarían muertos. Menos de 6,000 sobrevivirían a los campos de trabajo soviéticos y regresaron a Alemania hasta la década de los cincuentas.