El HMS Saracen llega a Malta

Vista delantera desde la torre de mando del HMS Tribune, navegando en la superficie en agu

Vista de la proa desde la torre de mando del HMS Tribune, navegando en la superficie en aguas escocesas.

Los submarinos operando desde la base de la Armada Real en Malta fueron una parte clave del ataque a la cadena de suministros de Rommel. Era un oficio excepcionalmente peligroso y había provocado muchas pérdidas. Simplemente llegar a la isla constituía una acción llena de peligros.

 

A principios de septiembre 1942, Edward Young era el primer oficial en el HMS Saracen mientras hacía su camino desde Gran Bretaña a través de Gibraltar hacia Malta. Los suministros que se requerían desesperadamente habían llegado con el convoy Pedestal en agosto. Sin embargo, la situación seguía siendo tan tensa que todos los barcos y submarinos rumbo a Malta estaban llenos de recursos adicionales. Algunos submarinos operando en Alejandría se dedicaron por completo a este propósito -la ruta de la “alfombra mágica”-. Se esperaba que los submarinos patrulla, como el HMS Saracen, también asumieran esta su función:

Durante los últimos días antes de zarpar desde Gibraltar, usamos nuestro ingenio para descubrir la manera de abarrotar víveres en cada esquina del submarino. Uno de los tanques de agua dulce y dos de los tanques internos de recorte fueron vaciados, abiertos y atestados con comida enlatada.

Cajas con partes de repuesto para motor, detonadores de torpedos, mechas de munición y más comida enlatada forraban el espacio de la cubierta en el compartimiento de almacenamiento de torpedos y pavimentaban toda la longitud del pasadizo hasta la sala de control.

También teníamos un paquete sorpresa para entregar a Malta, nada menos que un “torpedo humano”, similar a un torpedo ordinario, pero con una cabeza desmontable y adaptado para llevar a dos hombres sentados a horcajadas en trajes de buceo, algunas de estas armas estaban siendo agrupadas en Malta con el objeto de atacar las bases navales italianas.

Los ingenieros de Maidstone [la base de submarinos en Gibraltar] bajaron y erigieron un largo recipiente de acero en nuestro casco, justo detrás del puente, y al oscurecer por la noche antes de que zarpáramos, el misterioso objeto se descargó en él y fue embalado. En un intento leve para engañar a los ojos curiosos mientras dejábamos el puerto y más tarde al entrar en Malta, cubrimos esta elevación con una lona con las palabras “¡PELIGRO! COMBUSTIBLE”.

Con toda esta multiplicidad de víveres adicionales a bordo, empecé a preocuparme sobre el equilibrio. Mi regla de cálculo no pudo hacer frente al problema, así que me di por vencido tratando de calcular la respuesta y decidió confiar en la regla general.

Cuando todos los víveres estuvieron a bordo, miré desde el exterior para ver cómo flotaba la nave y luego bombeamos agua fuera de ella hasta que la línea de flotación se viera más o menos bien.

 

Por último, saqué otra tonelada de agua para estar en el lado seguro y arreglé con el capitán para llevar a cabo una inmersión de equilibrio tan pronto como fuera posible después de dejar el puerto.

 

Al acercarnos a Malta en la oscuridad, al final de nuestro callejón de mil millas sin incidente alguno, no tuvimos dificultad en encontrar el lugar. Desde cierta distancia pudimos ver que un fuerte ataque aéreo estaba en marcha; trazadores volando, las explosiones de fuego antiaéreo y bengalas enemigas, marcada por los destellos en tierra de las bombas explotando, fueron más efectivos que cualquier faro de navegación.

Más adelante Edward Young tendría una destacada carrera como comandante de submarino. Su relato proviene de la memoria clásica de guerra submarina británica que escribió justo después de la guerra. Si quieres saber más, lee “One of Our Submarines” [Uno de nuestros submarinos], de Edward Young.

El teniente primero R. Bulkeley, en el periscopio delantero del HMS Tribune. Timonel, mens

El teniente primero R. Bulkeley, en el periscopio delantero del HMS Tribune. Timonel, mensajero en el teléfono y marinero.

El HMS Tribune en aguas escocesas, posiblemente en Campbeltown. Fotografía de una serie de

El HMS Tribune en aguas escocesas, posiblemente en Campbeltown. Esta fotografía forma parte de una serie de imágenes tomadas en septiembre de 1942.