En la tarde del 7 de noviembre, Hitler dejó el Frente del Este por tren con rumbo a Múnich. En las primeras horas de la mañana de día siguiente, el tren fue detenido por una señal en una estación ferroviaria pequeña. Había un mensaje urgente para el Führer del Ministerio de Relaciones Exteriores en Berlín: de acuerdo con la radio británica, una fuerza de invasión estadounidense estaba desembarcando en Argel, Orán y Casablanca.

 

Las fuerzas aliadas ahora estaban buscando expulsar a los alemanes del África del Norte francesa, la Operación Antorcha se constituía como la fuerza de invasión anfibia más grande la historia hasta ese momento: 300 buques de guerra, 370 buques mercantes y 107,000 hombres. Tan pronto como las playas estaban aseguradas, los oficiales norteamericanos cuya tarea era hacer uso de los mensajes de Enigma de la Luftwaffe desembarcaron. De un oficial alemán de inteligencia de alto rango, los estadounidenses se enteraron que este desembarco había sido considerado una estratagema, creyendo que, después del 8 de noviembre, el verdadero esfuerzo estaba enfocado en Sicilia o Malta o quizá el refuerzo del ejército de Montgomery en el desierto oriental. Fue por ello que los alemanes inicialmente no atacaron a los convoyes a las afueras de Argel y Orán.

 

La invasión de la África del Norte francesa fue rápidamente exitosa. En tan sólo setenta y seis horas de los desembarcos iniciales, las tropas aliadas tenían el control absoluto de 2,100 kilómetros de costa africana, desde Safi hasta Argel. Encabezando la fuerza de desembarco occidental, se encontraba un general cuyo nombre sería recordado como una de las figuras cruciales de la Segunda Guerra Mundial, George S. Patton estaba a bordo del USS Augusta el 8 de noviembre:

Los estadounidenses desembarcan en África del Norte

Tropas estadounidenses a bordo de una lancha de desembarco en dirección a las playas de Orán, en Argelia, durante la Operación Torch [Antorcha], en noviembre de 1942.

Me desperté a las 0200, me vestí y fui a cubierta. Las luces de Fedhala y las luces de Casa estaban encendidas, también las luces en la costa. El mar está completamente calmado, no hay oleaje -Dios está con nosotros-.

La Hora H era a las 0400, demorada primero 30, luego 45 minutos… Había cuatro destructores anclados a unas 6,000 yardas de la costa, los transportes estaban anclados a 18,000. Tenían luces de colores diferentes para mostrar línea de partida derecha, izquierda y centro. El faro se apagó a las 0300. Teníamos un submarino en la superficie que guiaba a los destructores.

En Safi habíamos transmitido por radio “bateador en turno” [código para “enemigo disparando”] a las 0455. A las 0530 un reflector se vio aparentemente vertical sobre Fedhala, luego se volvió hacia la playa. De inmediato nuestros destructores abrieron fuego con trazadores. Se veían como luciérnagas rojas. La luz se apagó en unos 10 minutos. Al mismo tiempo una corbeta francesa llegó desde el sur. Estaba escoltando tres barcos franceses. Cuando se rehusó a detenerse, los destructores abrieron fuego y volaron y mataron a su capitán. Creo que se hundió. Los tres buques mercantes se marcharon y encallaron así mismos al norte…

Truscott transmitió por radio “pelota en juego” [código para “estamos combatiendo”] a las 0713. Las baterías del Mississippi habían estado disparando al acorazado Jean Bart por unos 30 minutos cuando seis destructores enemigos salieron de Casa a las 0715. Todos los barcos en rango abrieron fuego sobre los destructores y volvieron. Yo me iba a la costa a las 0800 y el bote que estaba en pescantes zalló con todas nuestras cosas en él, incluyendo mis pistolas blancas. Envié al ordenanza por ellas y, en ese momento, un crucero ligero y dos destructores grandes salieron de Casa, rasgando la costa cerca de la orilla para tratar de darle a nuestros transportes. De inmediato Augusta aceleró a 20 nudos y abrió fuego. El primer estallido de la torreta trasera mandó el bote a la cabeza al infierno y perdimos todas nuestras cosas excepto mis pistolas. Alrededor de las 8:20, bombarderos enemigos atacaron los transportes y Augusta fue a protegerlos. Hubo un ruido infernal pero no se hicieron daños. Entonces fuimos de regreso al combate con los barcos franceses, alrededor de las 0830, y disparamos duro por tres horas. Los rangos iban desde 18,000 hasta 27,000 yardas. Nos rompieron después de usar tintes rosas y verdes en los proyectiles. Estaba sobre la cubierta principal justo detrás de la torreta número dos apoyándome en la barandilla cuando uno impactó tan cerca que salpicó agua sobre mí. Cuando estaba en el puente más tarde, un disparo más cercano, pero estaba demasiado arriba para mojarme. Estaba brumoso y el enemigo utilizaba bien el humo. Sólo podía verlos y distinguir las salpicaduras hechas por nuestros proyectiles. Teníamos al Mississippi, al Brooklyn, al Augusta y algunos otros todos disparando y yendo como diablos en grandes zigzagueos y curvas para mantener al enemigo de los submarinos…

El Ludlow, un destructor, fue impactado y comenzó a incendiarse, pero fue apagado. Le dieron al Brooklyn. Su torreta de 43 cañones disparaba como rayo, mucho más rápido que los de 8 pulgadas, aunque disparamos en ocasiones dos salvas (9 cañones a la vez) cada minuto. Tenías que ponerte algodón en tus oídos. Algunas de las personas estaban blancas, pero no me parecía muy peligroso –un poco impersonal-.

Los franceses se fueron de regreso alrededor de las 11:30. El Mississippi continuó disparándoles en el puerto con sus cañones de 16 pulgadas. Almorzamos -la guerra naval es agradable y cómoda-.

Harmon tomó Safi a las 0515, pero no recibimos el mensaje hasta el mediodía. Fue una sorpresa completa. Él capturó un batallón de la Legión Extranjera, tres tanques y un montón de armas.

El almirante Hall, Gay, Johnson, Ely, Jenson, Stiller, George Meeks y yo nos dirigimos a la costa a las 1242 y desembarcamos a las 1320 y nos mojamos mucho en el oleaje. Todavía había bastantes combates sucediendo, pero no había balas [hacia mi dirección].

A las 1340, Anderson se reunió con un coronel francés, quien sugirió que lo enviara a Casa para demandar la rendición. Dijo que los franceses no querían combatir. Envié a Gay y Wilbur. El almirante se rehusó a verlos. El general del ejército dijo que no podía hacer nada, ya que el almirante Michelier era superior a él. Su personal, en un lado, nos dio toda la información e incluso sugirió que Casa podía tomada más fácilmente por la retaguardia…

Anderson es bueno, pero carece de impulso, sin embargo, lo hizo bien. Capturó ocho de la Comisión Alemana de Armisticio… sólo se enteraron del desembarco a las 0600, así que fue una sorpresa total.

Inspeccioné la ciudad y el puerto y todos los soldados franceses, excepto los marineros, saludaron y sonrieron. Colocamos una policía militar combinada, mitad estadounidense, mitad francesa, con un primer teniente de chasseurs à cheval, marroquí, como capitán preboste.

Pasé la noche en el Hotel Miramar, muy agradable, pero había sido impactado en varias ocasiones, así que no había agua o luz eléctrica y sólo queso y pescado para comer y champaña para beber…

Dios fue muy bueno conmigo hoy.

Si deseas saber más, lee “The Patton Papers: 1940-1945” [Los documentos de Patton: 1940-1945], de Martin Blumenson.

Tropas estadounidenses desembarcan en las playas de Surcouf, a veinte millas al este de Argel, Argelia. La Operación Torch [Antorcha] señaló la entrada de los Estados Unidos en la guerra en el Norte de África.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados