El avance alemán en el sur hacia los campos petrolíferos de Rusia estaba teniendo un buen progreso. El 9 de agosto llegaron a la primera de las ciudades petroleras, Maikop, uno de los más pequeños campos petrolíferos. Si los alemanes mantenían este progreso y lograban apoderarse de la mayor parte de los yacimientos de petróleo, ellos privarían a la Unión Soviética de la sangre necesaria para continuar la guerra.

 

Erich Stahl había sido un periodista hasta que entró en el ejército. Ahora se había unido a la División Panzer SS Wiking:

Los alemanes amenazan los campos petrolíferos rusos

Tanques británicos inhabilitados yacen abandonados en el desierto, en 1942.

Nos movilizamos nuevamente a través de campos de tabaco en pleno florecimiento que nos llegaban a la altura de los hombros, a través de campos de girasoles y de granos ondulantes. Para mí fue una liberación cuando me encontré en medio de intensos combates unas pocas horas después.

El batallón antitanque estaba compuesto casi en su totalidad por cañones autopropulsados armados con el antiguo cañón ruso de 7.62 cm., un calibre muy respetable. Por desgracia, sufrieron el inconveniente de que eran tan grandes como la puerta de un granero, con más de 3 metros de altura y más o menos lo mismo de largo.

Aun con todo eso, su blindaje era tan lastimosamente delgado que cualquier proyectil antitanque lo atravesaba como un cuchillo cortando mantequilla. Estábamos sólo protegidos en realidad contra las armas de infantería y ni siquiera ello por completo, ya que el Número Uno, el artillero, y el Número Dos, el cargador, estaban expuestos en la parte posterior. Como resultado sufrimos muchas bajas.

Habíamos llegado a la zona de Maikop y la aldea enfrente de nosotros estaba en poder del enemigo, quien resistió con tenacidad y no cedía el paso. Tomamos una decisión rápida y prendimos fuego a los techos de paja para tratar de sacar al enemigo. En tan sólo unos momentos de abrir fuego con rondas incendiarias, las primeras casas estaban en llamas. La infantería comenzó a tener un buen avance. De acuerdo con mis órdenes, movilicé mi cañón hacia adelante hacia el centro de la plaza del pueblo para cubrir el ataque de la infantería contra posibles sorpresas desde el sur. Pero no había ningún tanque enemigo a la vista.

Si deseas saber más, lee “Eyewitness to Hell: With the Waffen-SS on the Eastern Front in World War 2” [Testigo del infierno: con las Waffen-SS en el Frente del Este en la Segunda Guerra Mundial], de Erich Stahl.

Tanques Panzer III en los campos abiertos del sur de Rusia, en agosto de 1942.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados