La batalla del Convoy Duisburg

El crucero ligero HMS Aurora, el buque insignia de la Fuerza K en Malta, en 1941.

Las pérdidas sufridas por la Armada Real británica en el Mediterráneo Oriental durante la evacuación de Grecia y Creta, en abril y mayo de 1941, obligaron a retirar la fuerza de ataque de superficie de Malta. No fue reconstruida sino hasta el 21 de octubre cuando la Fuerza K, constituida por los cruceros ligeros Aurora y Penelope y los destructores Lance y Lively bajo el mando del capitán Agnew llegaron al puerto de la Valetta, en Malta.

 

Desde su llegada en octubre, el capitán William Agnew había intentado interceptar a los convoyes italianos en un par de ocasiones, pero sus esfuerzos fueron infructuosos, en su tercer intento, la Fuerza K obtuvo éxito de una forma espectacular.

 

Con el uso de la inteligencia proporcionada por Ultra y ahora el radar instalado en algunos de los navíos británicos, la Fuerza K ubicó a siete buques buscando suministrar a las fuerzas de Rommel en el norte de África, los cuales eran escoltados por destructores italianos. El marinero John Robert Porter, a bordo del HMS Aurora, recuerda los eventos ocurridos en la madrugada del 9 de noviembre de 1941, cuando la Fuerza K abrió fuego contra el convoy enemigo:

Cuando el Aurora salió de Scapa de nueva cuenta, se dirigió hacia el Estrecho de Dinamarca y después de un corto período de patrullaje allí, navegó hacia el Mediterráneo, llegando a Malta a finales de octubre. Sólo había dos cruceros, nosotros y la Penelope; nosotros éramos los más experimentados de los dos. Nosotros, junto con dos destructores, el Lance y el Lively, éramos la única fuerza de ataque que operaba desde Malta durante los bombardeos que empezaron seriamente a finales de noviembre de 1941.

Recibimos un mensaje que un convoy había salido de Italia hacia el norte de África y nuestro trabajo era interceptarlo. Siempre nos parecía que nos llamaban los sábados por la noche y lo llamábamos “la corrida del club”. Nuestro ataque más exitoso en este rol se produjo la noche del 8/9 de noviembre de 1941, cuando dejamos Malta a gran velocidad para interceptar a un convoy enemigo de transportes, de Sicilia a Benghazi.

A las cinco menos una, vimos el convoy enemigo, compuesto de 14 naves. Había 10 buques mercantes y 4 destructores. Atacamos de inmediato y logramos hundir dos de los destructores en cinco minutos. Continuamos disparando todas nuestras armas y disparamos dos torpedos, cada uno de los cuales hundió una nave enemiga. Disparamos 300 rondas de 6 pulgadas y numerosas rondas de 4 pulgadas, etc. La batalla fue muy feroz todo el tiempo y después de que había durado exactamente una hora, habíamos hundido 12 buques en total.

En realidad, de la batalla resultante, el destructor italiano Fulmine había sido hundido, así como el mercante alemán Duisburg, los buques italianos San Marco, Maria, Sagitta, Rina Corrado, Conte di Misurata y el Minatitlan; los destructores italianos Grecale y Euro fueron dañados. La caravana de buques sería conocida posteriormente como el Convoy Duisberg.

Si deseas saber más, lee “Malta Convoys 1940-42: The Struggle at Sea” [Convoyes de Malta 1940-42: la lucha en el mar], de David A. Thomas.

El destructor Fulmine, hundido durante la batalla conocida como la del Convoy Duisburg, denominada así por el carguero alemán que fue también hundido durante el enfrentamiento.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados