El USS Lexington localizado a las afueras de Australia


CANBERRA, Australia.- Los restos del portaaviones estadounidense USS Lexington, hundido durante la Segunda Guerra Mundial, fueron localizados en las profundidades oceánicas frente a las costas de Australia.

El USS Lexington, uno de los primeros portaaviones estadounidenses, apodado “Lady Lex”, fue encontrado a 800 kilómetros al noreste de Australia en el Mar del Coral por el multimillonario cofundador de Microsoft y entusiasta de la caza de naufragios Paul Allen, yaciendo en el agua a tres kilómetros de profundidad.

El portaaviones quedó herido en mayo de 1942 durante la Batalla del Mar de Coral después de ser impactado con bombas y torpedos, con 216 tripulantes muertos. Fue enviado al fondo el océano después de que 2,735 tripulantes fueron evacuados por otro buque de guerra estadounidense, el USS Phelps, para evitar su posible captura por parte de Japón.

Las fotografías subacuáticas y el video del portaaviones fueron capturados por un aparato no tripulado muestran partes de la superestructura y los cañones del portaaviones, así como algunos de sus 35 aviones, incluidos bombarderos torpederos Douglas TBD Devastator, bombarderos Douglas SBD Dauntless y un caza Grumman F4F Wildcat. Los aviones se encontraron en una condición notable, con sus insignias de los Estados Unidos aún claramente visibles.

El comandante estadounidense de los Estados Unidos, Harry Harris, cuyo padre fue rescatado del portaaviones, rindió homenaje a la nave y a los que murieron luchando por “las libertades que ganaron para todos nosotros”.

“La fuerza de nuestra Armada proviene de aquellos que se han ido antes”, dijo el Almirante Harris durante una visita a Australia. El almirante Harris se convertirá en el enviado de la administración Trump y el primer oficial de cuatro estrellas que se ubicará en Australia desde el tiempo del general Douglas MacArthur durante la Segunda Guerra Mundial, en una señal de las preocupaciones de seguridad regional en Washington. “Este es nuestro legado”, dijo.

El año pasado, el Sr. Trump conmemoró el 75° aniversario de la Batalla del Mar del Coral con veteranos, hablando de los “héroes que nunca regresaron”, desde la cubierta del portaaviones de la Segunda Guerra Mundial , el USS Intrepid, en el puerto de Nueva York.

Seiscientos cincuenta estadounidenses murieron junto con aliados australianos en la batalla que duró cuatro días. La batalla rompió el ímpetu de los ataques de la Armada Imperial Japonesa contra Australia, donde habían acabado con las vidas de 236 australianos en bombardeos en la ciudad de Darwin.

El descubrimiento es el último de varios restos históricos recuperados en los últimos años por el Sr. Allen y otros gracias a la tecnología de drones bajo el agua que avanza rápidamente. Su equipo descubrió el año pasado el naufragio del crucero pesado USS Indianápolis, hundido por torpedos japoneses en julio de 1945, así como el destructor USS Ward, al que se le acreditan los primeros disparos estadounidenses de la Segunda Guerra Mundial.

En 2015, el multimillonario localizó el acorazado japonés Musashi, en el mar de Sibuyan, en las Filipinas, utilizando un vehículo submarino operado por control remoto desplegado desde el yate Octopus. Su equipo también recuperó la campana del barco de guerra británico HMS Hood, hundido por el acorazado alemán Bismark.

El USS Lexington se localizó por un sumergible remoto que operaba desde el R/V Petrel, un antiguo buque de construcción situado a las afueras de la costa, comprado por Allen en 2016, y que se rediseñó como una plataforma de prueba y nave de investigación para nueva tecnología de aguas profundas. Es uno de los pocos barcos privados que pueden explorar a profundidades de 6,000 metros, y otro explorando actualmente la costa oeste de Australia en búsqueda del vuelo MH370 de Malaysia Airlines, que desapareció sobre el Océano Índico en marzo de 2014.

“Como estadounidenses, todos debemos una deuda de gratitud a todos los que sirvieron y continúan sirviendo a nuestro país por su coraje, persistencia y sacrificio”, dijo Allen después del descubrimiento de la Lady Lex. “Rendir homenaje al USS Lexington y a los valientes hombres que sirvieron a ella es un honor”.

La tripulación del USS Lexington abandona la nave. El destructor al costado se lleva a los enfermos y heridos mientras que los ilesos se deslizan por cuerdas y son recogidos por pequeñas embarcaciones. No se perdió ningún hombre al abandonar el portaaviones. Fotografía cortesía de la Marina de los Estados Unidos.

#usslexington #mardecoral

Noticias Recientes
Archivo
Búsqueda por Etiquetas
No tags yet.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados