top of page

Salto de Fé


Un veterano de la Segunda Guerra Mundial comparte la historia de los seis meses terribles que pasó en los campos de prisioneros alemanes y su eventual regreso triunfal a los Estados Unidos. Con sólo 18 años de edad, Hjalmar Johansson salió en su primera misión de la Segunda Guerra Mundial como un artillero de nariz en un bombardero B-24. Cuando su escuadrón cayó bajo fuego pesado, Hjalmar y el resto de la tripulación se vieron obligados a abandonar su avión tras las líneas enemigas sin ninguna ayuda cercana.


Commentaires


bottom of page