Los estadounidenses batallan en Gafsa

El general George Patton examina el Valle de El Guettar durante la batalla de El Guettar (la primera victoria del ejército estadounidense sobre fuerzas del Eje), en Túnez, 1943. Foto cortesía de LIFE.

Aunque en realidad no fue un combate decisivo, la batalla de Gafsa fue “grande y famosa” porque resultó bueno ver que las tropas estadounidenses, después de su desalentador desempeño en el Paso Kasserine, pudieran tomar la iniciativa y ganar. El triunfo restauró la confianza y destacó la habilidad de George Patton para tener éxito. La captura de Gafsa recibió amplia publicidad en los Estados Unidos para contrarrestar el impacto de Kasserine.

 

En su carta a su esposa Beatrice, George Patton describe sus impresiones:

18 de marzo de 1943

Comandé en una batalla bastante grande…

Tomamos un pueblo famoso y prácticamente no tuvimos bajas. Fue un espectáculo muy bien dirigido…

Intenté entrar, pero nos topamos con un campo minado y tuvimos que detener. Los Dagos [término ofensivo refiriéndose a los italianos] huyeron y temo que capturamos algunos prisioneros, pero la fuerza aérea y artillería aniquilaron a muchos de ellos.

Iba a atacar de nuevo esta mañana, pero llovió toda la noche, así que tuvimos demorarlo. Está soplando el viento como loco ahora, así que quizá podamos atacarlos por la mañana si los cañones pueden moverse a través del campo. Estaba realmente temeroso de un ataque aéreo, pero pronto me acostumbré y dejé de preocuparme.

Tanto Ike como Alex estuvieron aquí para decirme que me quedara quieto, que constriñe mi estilo, pero de todos modos, este alto mando me mantiene fuera de las cosas reales del frente y, honestamente, me molesta bastante. Pero cuando uno está combatiendo a Erwin [Rommel], uno debe estar cerca de la radio.

Si escuchas que he sido relevado, no te preocupes, hay una razón. De cualquier forma, finalizaré esta función, que tomará algunas semanas. Tenemos que ir despacio para elevar la confianza entre las tropas. Terry es muy bueno y también sus hombres. No estoy contento con el grupo de John [1ª División Blindada], pero regresarán. Quizá tenga que relevar a un general.

Ike y Alex parecían muy contentos. Espero que se mantengan de esa manera. Pero realmente tengo un gran trabajo combatiendo con hombres que no he entrenado y con personal que no conozco. Tengo sólo a Hugh G. [Gaffey], Kent L. [Lambert] y Oscar K. [Koch]… conmigo. Todo el resto son chicos maravilla, pero el G-2 [Dickson] es bueno.

El clima es espantoso, frío y húmedo. Jimmy Doolittle me dio un abrigo de cuero forrado de piel o me congelaría.

Las ruinas romanas son maravillosas y todo el tiempo uno se acostumbra a pasar por enormes ciudades sin siquiera saber sus nombres…

Lo siento mucho por los hombres en este frío…

Nota al Censor: Dispuse que el general Gaffey censure esto, porque los cazadores de autógrafos roban mis cartas si las firmo en el exterior.

Si deseas saber más, lee The Patton Papers, 1940-1945 [Los documentos de Patton, 1940-1945], de Martin Blumenson.

 

Por su parte, el general estadounidense Omar Bradley, hace referencia a esta batalla desde su propia perspectiva:

El II Cuerpo saltó el 17 de marzo, tres días antes de la ofensiva de Monty [Montgomery]. Nuestros objetivos mayores eran dos. El Gran Rojo Uno de Terry Allen tomaría Gafsa y, si las condiciones eran correctas, El Guettar, donde Allen establecería un depósito de combustible para Monty. Entonces, la 1ª División Blindada de Orlando Ward conduciría en dirección al oriente a través del Paso Kasserine a la Estación de Sened, al este noreste de El Guettar y, si las condiciones eran adecuadas, empujar hacia las colinas alrededor de Maknassy, La novata 9ª División de Infantería contribuiría fuerzas a Allen y Ward. La 34ª División de Doc Ryder, más hacia el norte, se mantuvieron en reserva para hacer un tercer amague cuando los del Eje se retiraran hacia su camino.

 

Tanto Alexander como Eisenhower estaban disponibles en el Puesto de Mando avanzado del II Cuerpo en Feriana para ver nuestra salida. Patton y yo nos unimos a las tropas en el frente. Patton fue con Terry Allen en el ataque a Gafsa; yo me uní al grupo de Orlando Ward empujando hacia Estación de Sened, con elementos de la 9ª División de Infantería de Eddy en el asalto. Esta era mi primera prueba de batalla y estuve a punto de morir en las primeras horas. El área estaba llena de minas terrestres enemigas. El neumático de mi jeep rodó sobre una de estas armas peligrosas -un modelo italiano con ocho cartuchos de dinamita-. Por razones que no pude entender, la mina no explotó. Estaba nervioso por salir apenas a salvo y requirió un esfuerzo considerable para no mostrarlo. Más tarde, al reflexionar, concluí que Dios debió haberme perdonado la vida para trabajos más importantes.

Si deseas saber más, lee “A General's Life: An Autobiography by General of the Army Omar N. Bradley” [La vida de un general: una autobiografía del general del Ejército Omar N. Bradley], de Omar Bradley y Clay Blair.

Prisioneros italianos jugando a los naipes después de la batalla de El Guettar, en marzo de 1943.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados