Mientras los alemanes estaban iniciando sus ataques sobre ciudades históricas basándose en la guía turística Baedeker, el Comando de Bombarderos británico, volando en dirección opuesta, inició cuatro noches de bombardeos sobre Rostock, uno de los puertos alemanes en el Báltico.

 

La falla en las defensas antiaéreas alemanas permitió que los daños causados fueran importantes y las pérdidas de aviones británicos mínima. Arthur ‘Bombardero’ Harris, que recientemente había tomado las riendas del Comando de Bombarderos, describe el análisis de los ataques sobre Rostock:

Los ingleses bombardean Rostock

Fotografía de reconocimiento vertical de la fábrica de aviones Heinkel, dañada en Marienehe, Rostock, Alemania, después de una serie de cuatro incursiones por el Comando de Bombarderos, a finales de abril de 1942.

Nuestras pérdidas fueron menores en un ataque a Rostock, un objetivo más importante que Lübeck y a una distancia mayor de la base, pero de ninguna manera una ciudad industrial mayor; una vez más fue claramente probado que teníamos la fuerza y el equipo para atacar objetivos secundarios, sin embargo, fracasábamos por completo en contra de objetivos importantes como las ciudades en el Ruhr. Rostock era otro puerto báltico, de alguna importancia, y tenía una fábrica grande de aviones Heinkel a las afueras de la ciudad. Tomó cuatro ataques, en cuatro noches consecutivas de luna y buen clima, para destruir la ciudad, y sólo 12 aeronaves se perdieron de un total de 521 misiones. El Lancaster operó en este ataque por primera vez, pero hasta donde puedo recordar, sólo uno de ellos. Un punto interesante acerca de este ataque fue que era una combinación de bombardeo de área y precisión; la fábrica Heinkel era el punto principal de los aviones del Grupo No. 5 y fue seriamente dañada. Tripulaciones seleccionadas de este Grupo, que a lo largo de la guerra se especializó en bombardeo preciso, fuera de áreas grandes o pequeñas, por medios visuales, lograron identificar la fábrica e incluso la gran nave de ensamblaje que era la parte más importante de ella. Pero tenían, por supuesto, una ciudad incendiándose para guiarlos a una corta distancia de su objetivo; no había tampoco una fábrica similar a las afueras de la ciudad que pudiera ser confundida con el blanco, las defensas eran muy ligeras y no había señuelos. Estos dos ataques, contra Lübeck y Rostock, trajeron el área de devastación por bombardeo en Alemania a 780 acres [3.1 kilómetros cuadrados] y en cuanto a bombardeos, emparejó las cuentas con Alemania.

Si deseas saber más, lee “Bomber Offensive” [Ofensiva de Bombarderos], del mariscal Arthur Harris.

Otra fotografía aérea de la ciudad de Rostock después de los bombardeos consecutivos por parte del Comando de Bombarderos británico, la cual muestra el daño causado en el puerto alemán en el Mar Báltico.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados