La Regia Marina italiana había desarrollado un concepto de unidades pequeñas, entrenadas especialmente para causar daño a enemigos mucho más numerosos que sus miembros. Al inicio de la Segunda Guerra Mundial, el príncipe Junio Valerio Borghese, un noble italiano, reunió la famosa unidad Decima MAS [Decima Flottiglia Mezzi d'Assalto], el primer comando naval moderno.

Los “hombres rana” de Borghese fueron entrenados para combatir secretamente y bajo el agua con pequeños submarinos y botes de asalto armados con una variedad de torpedos destructivos. Desde finales de junio, cinco botes con torpedos estaban acompañando a los botes de asalto alemanes, con el objeto de hacer desembarcos como distracción en la costa entre Cabo Feolent y Balaclava, en la Crimea. La intención era mantener las defensas rusas ocupadas y distraerlas de los desembarcos principales.

 

El propio Borghese narra lo ocurrido en la tarde del 6 de julio, después de que soldados soviéticos estaban buscando la forma de escapar de Sebastopol, que ya había caído en manos de los alemanes:

La Decima MAS italiana captura prisioneros rusos

Desde junio de 1942, la Décima Flotilla de Asalto (Decima MAS) estuvo involucrada durante la operación para capturar Sebastopol, en la Crimea, en la Unión Soviética. Los botes italianos de asalto y los submarinos enanos operaron en el Mar Negro con pocos resultados notables durante 1942-43, así como en su intento por ayudar a sus aliados alemanes en el Frente del Este. En la imagen, un torpedo tripulado SLC, en 1942.

El 6 de julio, a las 1720 horas, el Mando local alemán nos notificó de la presencia de un bote lleno de rusos cerca de Foros. Una lancha de asalto, tripulada por Cugia y Ferrarini, se fue en búsqueda del enemigo. Los rusos al principio parecieron oponer resistencia, pero unas cuantas ráfagas de ametralladora algunos metros de sus proas los hicieron pensar mejor y se rindieron. Consecuentemente, trece prisioneros fueron capturados. Ellos dijeron que habían estado a la mar por 11 días, pero esto no podía haber sido la precisa verdad. Todos ellos tenían unos cuantos días de barba crecida; tenían sólo azúcar a bordo y no agua. La condición de su bote, más o menos remendada como estaba, hubiera prohibido un periodo así de largo en el mar, puesto que se había producido un vendaval desde la costa durante los últimos días. Había alguna ropa manchada de sangre a bordo, sin embargo, no había nadie herido. Más tarde, volví a interrogar a uno de ellos, el cual era un ingeniero eléctrico: me dijo que no podía decir más de lo que ya me había dicho; después de la guerra, si nos volviéramos a encontrar, me contaría lo que sucedió. Les dimos algo de comer y beber. Algunos se rehusaron a creer que habían sido capturados por fascistas italianos, puesto que, si así era, dijeron ellos, sus captores los hubieran masacrado de inmediato. Les dije que esta era una de las historias habituales de sus ‘comisarios’, pero que podían ver la realidad por sí mismos. No podían superar su asombro y algunos murmuraron en ruso, ‘sujetos bastante decentes, estos fascistas’.

Si deseas saber más, lee “Sea Devils: Italian Navy Commandos in WWII” [Diablos del mar: los comandos de la Marina italiana en la Segunda Guerra Mundial], de Junio Valerio Borghese.

Un buzo de la Xª MAS con un traje Belloni con respirador, probablemente perteneciente al Gruppo Gamma, una de las primeras unidades secretas formadas por “Uomini Rana” (hombres rana).

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados