La batalla por la isla de Midway había dejado a cuatro portaaviones japoneses en el fondo del mar, aunque los estadounidenses también pagaron un precio alto para lograr esta victoria que incapacitaría a la Armada Imperial japonesa por el resto de la guerra; el portaaviones norteamericano USS Yorktown estaba lisiado y estaba siendo remolcado para tratar de salvarlo.

 

Sin embargo, los japoneses intentaban aún lograr acabar con los portaaviones estadounidenses con la poderosa fuerza naval que se había reunido para el ataque sobre la isla a la mitad del Pacífico. El submarino japonés I-168 había tenido inicialmente la tarea de explorar y observar cualquier movimiento enemigo e informar de ello a la fuerza de ataque.

 

El revés japonés había obligado al submarino a cambiar su misión y se le dio la orden de acabar con el USS Yorktown, que había sido impactado por tres bombas lanzadas desde aviones en picada y estaba prácticamente detenido en altamar. Yahachi Tanabe, comandante del submarino I-168, recordó posteriormente el ataque que eventualmente pondría fin al portaaviones estadounidense:

El portaaviones USS Yorktown es hundido

El destructor USS Hammann se hunde con la popa en alto, después de ser torpedeada por el submarino japonés I-168, el 6 de junio de 1942.

La siguiente vez que nuestra antena de radio se asomó por encima de las olas, llegaron noticias aterradoras a través de ella. Soryu y Kaga se habían hundido la noche anterior. Akagi y Hiryu les habían seguido no mucho antes de que los aviones estadounidenses atacaran al I-168. Uno de los mensajes le dio al I-168 un nuevo papel que desempeñar. Los aviones exploradores de los cruceros japoneses habían avistado al portaaviones estadounidense Yorktown detenido en el agua a unas 150 millas al noreste de Midway. Mis órdenes llegaron muy claramente: “Submarino I-168 deberá localizar y destruir al portaaviones estadounidense”.

Salimos de inmediato, navegando sumergidos en las horas de luz del día a la mejor velocidad que podíamos hacer y todavía alimentar a nuestras baterías. Al anochecer, navegaba en la superficie, pero no podía usar la velocidad máxima por el temor de perder nuestro objetivo en la oscuridad. Así fue que, a las 0530, el 6 de junio, los prismáticos de 12 mm. de mi vigía mejor entrenado enfocaron al Yorktown. Era una figura negra en el horizonte, a unas 11 millas de distancia.

 

Era la intercepción más fácil que un comandante de un submarino hubiera podido hacer. Mi rumbo no había cambiado, de principio a fin.

 

Pedí una inmersión, un cambio de rumbo a 045 grados y luego reduje la velocidad a seis nudos, nivelando el I-168 a 90 pies. Al acortar el rango, reduje la velocidad hasta que no hiciéramos más de tres nudos. A intervalos movilicé el I-168 a 60 pies e hice observaciones. Sólo se requerían unos cuantos ajustes de curso para fijar su rumbo directo hacia la columna del Yorktown.

 

Nuestras hélices apenas giraban y esperaba que no estuvieran haciendo suficiente turbulencia para que los barcos americanos nos detectaran. Había visto a un destructor delante del portaaviones con un cable de remolque hacia ella y otro destructor acurrucado cerca del lado del Yorktown. Tres más mantenían posiciones en el lado por el cual me estaba aproximando, lo que me hizo sentir seguro que debía haber al menos dos más en el lado opuesto. Esto significaba siete contra uno de nosotros.

 

 

Cada vez que echaba una mirada, el sol estaba más alto en el cielo. El Yorktown parecía estar haciendo un poco de progreso. Seguí haciendo pequeños cambios de curso para mantener al I-168 en dirección a su sección central. Podríamos ser hundidos en esta acción, pero antes de que eso ocurriera, tenía la intención de hacer el máximo daño posible a esta nave. Quería que mis torpedos surcaran a su sección media, no su proa o su popa.

 

En esos momentos, mucha fe estaba siendo depositada por mis tripulantes en talismanes para santuario que el teniente Gunichi Mochizuki, mi oficial en jefe de electricidad, había entregado previamente a cada hombre del I-168. Mochizuki, un hombre profundamente religioso, pasaba mucho tiempo en santuarios en tierra, orando. Mi equipo esperaba fervientemente que su piedad le hubiera dado alguna influencia adicional con los dioses. Cuando hubo tiempo de volver mis pensamientos en esa dirección, también lo hice.

 

Todos los hombres del I-168 limitaron sus movimientos sólo a los más necesarios, temiendo crear algún sonido que los detectores estadounidenses pudieran captar. Para las 1100, decidí que el equipo enemigo no era muy sensible. Esto me dio confianza cuando el rango se acortó; De repente, mi operador de sonido informó que los estadounidenses habían dejado de emitir señales de detección, no pude entender esto, pero como ya era casi mediodía, intenté hacer que mi voz baja y le dije a mi tripulación: “Parece que los estadounidenses han interrumpido su guerra para el almuerzo ¡Ahora es nuestra oportunidad de atacarlos bien y duro, mientras ellos están comiendo!” Se hicieron bromas pequeñas sobre qué darles para el postre. Poco después levanté de nuevo el periscopio.

 

Abajo de mi columna, cada uno a unas 1,000 yardas de distancia, había un par de destructores estadounidenses, uno a babor, uno a estribor. El I-168 había perforado, a salvo, la pantalla protectora de las escoltas; Ahora podría dar la orden de disparar.

 

Entonces miré de nuevo. El Yorktown y su destructor abrazándola llenaron mi lente del periscopio. ¡Yo estaba demasiado cerca! En ese momento estimé mi rango en 600 yardas o menos. Era necesario dar la vuelta y abrir la distancia.

 

Lo que tenía que hacer ahora era intentar escapar de la detección de aquellos destructores por encima de nosotros y llegar lo suficientemente lejos para que mis torpedos, disparados desde una profundidad de 60 pies, tuvieran suficiente espacio para correr para estabilizarse a una profundidad de 19 pies para impactar. Cualquiera que fuera la razón, los detectores de sonido enemigos ya no podían ser escuchados por nuestro equipo, sabía que los destructores no estaban dormidos.

 

Mantuve al I-168 virando en círculo a la derecha, aliviando el timón un poco para poder volver a mi trayecto original en un punto a una milla del Yorktown. No me atreví a subir el periscopio hasta que la brújula nos mostrara de nuevo en nuestro curso original. Así que me concentré en una táctica de torpedo que quería utilizar. Aunque algunos submarinos en 1942 tenían torpedos Modelo 95 -versiones submarinas del muy poderoso Modelo 93 “Lanza Larga” usado en barcos de superficie- mis torpedos eran de un tipo más antiguo. El Modelo 95 tenía ojivas de 991 libras, la mía tenía 446 libras. Así que planeé hacer dos torpedos en uno.

 

Inclinándose mucho por el efecto de los ataques aéreos japoneses, el Yorktown estaba prácticamente indefenso mientras el I-168 se colocaba en posición de tiro. Cuatro torpedos, los dos últimos siguiendo la estela del primer par, acabaron con el portaaviones de seis años de edad.

 

Si seguía el procedimiento habitual y disparaba mis cuatro torpedos con una extensión de dos grados, cubrirían seis grados. Pero yo deseaba intensamente privar a los estadounidenses de este portaaviones. Tenía la intención de limitar mi tiro con un esparcimiento de dos grados, yo dispararía el número 1 y número 2 primero, y luego enviaría el número 3 y número 4 tras sus estelas, en las mismas trayectorias. De esa manera, podría lograr dos impactos grandes en lugar de cuatro pequeños. Podría así entregar todo mi golpe en la sección media del portaaviones, en lugar de esparcirlos a lo largo de su casco.

 

Cuando estaba de vuelta en mi curso de aproximación, observé de nuevo y meneé la cabeza al ver cómo los destructores parecían no estar al tanto de nosotros. O eran marineros pobremente entrenados, tenían mal equipo o el I-168 era un buque encantado. A un rango de 1,200 yardas, mi periscopio arriba, lancé mis cuatro torpedos como estaba planeado. Tampoco bajé el periscopio después. Las estelas de mis torpedos se podían ver, por lo que su procedencia podría establecerse rápidamente. Y, si el I-168 iba a morir, al menos quería la satisfacción de ver si nuestros peces impactando el blanco.

 

Menos de un minuto después escuchamos las explosiones. “¡Banzai!”, gritó alguien. “¡Adelante a toda velocidad!”, ordené entonces, “¡Desciendan a 200 pies!” Mis oficiales en la torre de mando se sorprendieron cuando ordené que la velocidad se redujera a tres nudos poco tiempo después, pero para ese momento estábamos donde quería estar, directamente debajo del portaaviones enemigo. No pensé que ella se hundiría de inmediato, así que no tenía miedo que ella cayera sobre nosotros. Y uno de nuestros torpedos había corrido poco profundo e impactó al destructor junto al Yorktown. Habría hombres en el agua. Sus destructores no se arriesgarían a dejar caer cargas de profundidad por un rato, por temor a matar a sus compañeros. Mientras tanto, esperaba salir de allí. Ordené timón a la izquierda y traté de alejarme a tres nudos.

 

Mi plan no funcionó. Los destructores norteamericanos estuvieron sobre nosotros de inmediato, dejando caer cargas de profundidad. Habían localizado al I-168 y se turnaron haciendo ataques, de acuerdo con mi operador de sonido. Habíamos torpedeado al Yorktown a las 1330. Antes de 1530, el enemigo había lanzado 60 cargas de profundidad sobre nosotros, una o dos a la vez. Eran mucho más ahorradores con éstas de lo que fueron más adelante en la guerra y yo aproveché esto tratando de guardar un rumbo opuesto al del destructor que nos atacaba. La táctica funcionó una cantidad de ocasiones, muchas de las cargas de profundidad cayeron muy atrás de nosotros mientras el enemigo pasaba directamente por encima.

 

Sin embargo, uno de los capitanes de los destructores debió haber deducido que yo estaba haciendo esto. La última carga de profundidad del aluvión de dos horas aterrizó justo al lado de mi proa, apagando todas las luces, dando lugar a pequeñas fugas en muchos lugares y causando el peligro de formación de gas de cloro en mi sala de baterías delantera.

 

Esto era serio. El I-168 tenía solamente diez máscaras del gas para un equipo de 104 hombres. Pero el teniente Mochizuki llevó a un pequeño grupo de hombres a la sala de baterías delantera y la cerraron tras de ellos para protegernos y comenzaron a desconectar las baterías dañadas. En poco tiempo tenían la situación bajo control, pero más problemas estaban ocurriendo en la proa. Tanto las compuertas externas como las internas del tubo de torpedo número 1 fueron lanzadas. El I-168 estaba parcialmente expuesto al mar; el agua estaba entrando en la sección de proa.

Por supuesto, no podíamos trabajar en la compuerta exterior, así que los hombres trataron de sellar la interna, esa última carga de profundidad la había distorsionado. En lugar de quedar plana sobre su sello, estaba abultada hacia la sala de torpedos, mientras que el agua salía desde las fugas alrededor de su borde. Sin embargo, al final, los hombres torpederos taparon las fugas con cuñas y todo quedó bajo control.

 

Para este momento ya había entrado mucha agua y había hecho la proa considerablemente pesada. Pedí a todos los tripulantes posibles moverse hacia atrás para hacer contrapeso. Esto no remedió la situación, así que empleé una táctica utilizada por otros submarinos japoneses durante la guerra. Cada hombre avanzaba de nuevo, recogía un saco de arroz de nuestras provisiones y lo llevaba a popa. Esto ayudó considerablemente y el I-168 estaba con una quilla estable para el momento en que la energía eléctrica fue restaurada fue completo.

 

Para este momento habíamos estado operando sumergidos por casi 12 horas. Los destructores habían seguido disparando cargas de profundidad después de las 1530, pero sólo esporádicamente. Esa sexagésimo nos había herido y nos había hecho ascender de 200 pies a casi 60 pies. Unas cuantas más como esa y pudimos haber salido a la superficie, un objetivo perfecto para los que nos buscaban. Pero parecía como si estuvieran acumulando cargas para un ataque final, sabiendo que tendríamos que salir y cargar las baterías en poco tiempo.

 

Había cinco pistolas y diez rifles en el arsenal del I-168. Pedí que fueran distribuidas y le dije a mi equipo del cañón de cubierta que permaneciera cerca de la torre. El atardecer no estaba muy lejos. Si pudiéramos salir a la superficie y navegar el tiempo suficiente para cargar nuestras baterías, el I-168 podría tener la oportunidad de revertir la situación, puesto que todavía teníamos seis torpedos y cinco tubos utilizables. Podríamos incluso ser capaces de sumergirnos y contraatacar, utilizando la oscuridad a nuestro favor.

 

Todavía era de día cuando ordené “¡superficie!” Había habido una larga tregua en el tiroteo y pensé que los destructores enemigos pudieron haber desistido cuando no se escucharon más sonidos en nuestros detectores. Cuando llegué al puente abierto, no había señales del Yorktown en el horizonte oriental. Estaba seguro que estaba en algún lugar más allá, hundiéndose, porque había visto los torpedos impactando. Entre el horizonte y yo, podía ver a tres destructores norteamericanos, corriendo en línea al lado del este, en un curso opuesto al mío. Supuse que estaban buscando otros posibles submarinos o de lo contrario habían sido llamados para ayudar a los supervivientes del portaaviones.

 

No estuvimos mucho tiempo en la superficie antes de que, dos de las tres naves, viraran de regreso para iniciar la persecución. Calculé su distancia a unas 11,000 yardas. Navegábamos hacia el oeste a 14 nudos, la mejor velocidad que podía hacer mientras cargaba las baterías y tomaba aire. Pedí que se hiciera humo, usando las pesadas nubes negras como cubierta. Ayudó durante un tiempo y los barcos enemigos no parecían estar acercándose mucho durante los primeros 30 minutos. No podía entender esto en absoluto, debido a la velocidad que sabía podían hacer.

 

Cuando se acercaron aproximadamente a 6,500 yardas, abrieron fuego y, en poco tiempo, el I-168 fue ubicado a ambos lados. Todo lo que un buen oficial de artillería tenía que hacer ahora era “caminar” a través de mí unas cuantas veces y todo terminaría.

Puedo recordar el momento en que nos habían ubicado a ambos lados muy claramente. Mis vigías comenzaron a lanzarme miradas rápidas, sus rostros tensos y pálidos. Ellos estaban ansiosos por estar de regreso en el casco y sumergirse, también pude detectar notas altas en las voces abajo mientras los informes sobre el progreso de la carga de las baterías me eran proporcionados. Los hombres arriba querían sumergirse, aunque no se atrevían a decirlo, y los hombres abajo querían permanecer en la superficie tanto tiempo como fuera posible, mientras que los diales y los medidores tenían lecturas más altas. Por último, las siluetas del enemigo cada vez se hacían más grandes, llamé abajo, “¿Tienen suficiente aire y energía para operaciones de corto tiempo?

 

Se escuchó un reacio “Sí, señor”.

 

"¡Alístense para sumergirse!” Grité y despejé el puente. Seguí a toda la tripulación hacia la escotilla, ordenando que el I-168 volviera para sumergirse en su propio humo. La táctica funcionó. Los dos destructores nos pasaron. Pronto fijaron nuestra ubicación de nuevo, pero dejaron caer sólo unas pocas cargas antes finalizar la acción y navegar hacia el este a gran velocidad.

 

Miré mi reloj. Sólo unos minutos más para el atardecer. Yo no sabía si las naves enemigas se habían marchado porque temían un encuentro nocturno con nosotros, o porque no tenían más cargas de profundidad. De cualquier forma, el I-168 iba a salir librado de esto ahora.

Volvimos a la superficie un poco después del atardecer. Suponiendo que los aviones de patrullaje de Midway nos estarían buscando, nos dirigimos hacia el norte. Esperaba que pensaran que había fijado un rumbo hacia Truk y así perder el rastro. Después de unas horas, cambiamos curso hacia Hokkaido, nuestra isla más septentrional, siendo entonces la más cercana a nosotros en un rumbo circular grande. El I-168 navegaba a su velocidad más económica, ya que no estábamos libres de problemas aún. El combustible era la sangre vital de la Armada Imperial y estaba estrictamente racionado. Al I-168 se le había dado sólo lo suficiente para cruzar a Midway y operar allí durante unos días. Se suponía que todos los submarinos se hubieran reabastecido de los almacenes capturados después de tomar la isla. Sin embargo, haciendo grandes conservaciones, pudimos establecer rumbo hacia Yokosuka, luego Kure, como nuestro destino final.

Si deseas saber más, visita U.S. Naval Institute.

El USS Yorktown zozobra hacia babor y se hunde, el 7 de junio de 1942

El crucero pesado japonés Mikuma, fotografiado desde un avión SBD del portaaviones USS Enterprise, durante la tarde del 6 de junio de 1942, después de haber sido bombardeado por aviones del Enterprise y el USS Hornet. La estructura central de la embarcación está totalmente destrozada, con torpedos colgando de los tubos secundarios de puerto y las ruinas en la parte superior de su cuarta torreta de cañones de ocho pulgadas.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados