Tres campos de exterminio estaban programados para llevar a cabo los planteamientos de la Operación Reinhard, los ubicados en Bełżec, Treblinka y Sobibor. Bełżec había iniciado operaciones recientemente y, en corto tiempo, las noticias de lo que estaba ocurriendo en ese lugar estaban corriendo rápidamente entre la población civil.

 

El doctor Zygmunt Klukowski, quien estaba registrando los eventos desarrollándose alrededor de Szczebrzeszyn, en Polonia, describe el salvajismo de los alemanes en contra de los judíos en tan sólo unos cuantos días:

Aumenta el nivel de crueldad contra judíos

Los judíos del gueto de Lublin son llevados a los trenes para ser deportado al campo de exterminio de Sobibor, en Polonia, 1942.

8 de abril

 

El sábado, 4 de abril, se realizaron los primeros servicios en la nueva iglesia ortodoxa. Durante la misa del domingo de Pascua se escucharon cantos rusos típicos. Estaba muy molesto viendo como este antiguo monasterio católico se convirtió en el objeto de un juego político.

 

El domingo de Pascua, alrededor de las 10 P.M. dos jóvenes armados con revólveres entraron a la cárcel de la ciudad. Forzaron al carcelero a abrir la celda que contenía al joven Kaminski. Después de liberar a Kaminski, encerraron al carcelero en la celda, junto con su esposa. Después de un rato, los gritos de auxilio del guardián a través de una pequeña ventana enviaron a algún transeúnte a informar a los gendarmes. Arribaron y comenzaron a disparar, pero no hirieron a nadie.

 

El carcelero reconoció a ambos jóvenes. Dio sus nombres: Wejler y Marczewski, del pueblo de Brody. La Gestapo registró el hogar de Wejler y encontró dos revólveres. Cuando el joven Wejler intentó escapar, el policía Gal le disparó de muerte. El joven Marczewski escapó, pero su padre fue arrestado. Lo mismo le sucedió a la esposa de Kaminski, su cuñada y su hijo de doce años también fueron arrestados. Su hija de cuatro años fue dejada con los vecinos.

 

El 6 de abril tuvo lugar el funeral del gendarme Himler. En ese día, estaba visitando Zwierzyniec, así que sólo tengo información de otros. La mayor parte de la gente asistiendo al funeral fueron gendarmes, alemanes vestidos de civil y el consejo de la ciudad entero. Se enviaron flores de la alcaldía, la “policía azul” y el Judenrat. Ese mismo día los restos de Wejler fueron enterrados. Los alemanes fueron tan brutales que no permitieron que sus restos fueran puestos en un ataúd. Mantuvieron al público alejado, sólo a un sacerdote se le permitió el acceso.

 

En el pueblo se esperan más arrestos. Los judíos están molestos. Sabemos por seguro que cada día, dos trenes, consistiendo de veinte vagones cada uno, llegan a Bełżec, uno de Lublin, el otro de Lwow. Después de ser descargados en vías separadas, todos los judíos son forzados dentro del recinto con la alambrada de púas. Algunos son asesinados con electricidad, algunos con gas venenoso y los cuerpos son incinerados.

 

En camino a Bełżec, los judíos experimentan muchas cosas terribles. Están conscientes de lo que les sucederá. Algunos tratan de defenderse. En la estación de ferrocarril en Szczebrzeszyn, una mujer joven dio un anillo de oro por un vaso de agua para su niño moribundo. En Lublin, la gente atestiguó como niños pequeños eran arrojados por las ventanas de trenes a toda velocidad. Se les dispara a mucha gente antes de llegar a Bełżec.

Si deseas saber más, lee “Diary of the Years of Occupation, 1939-1944” [Diario de los años de ocupación, 1939-1944], de Zygmunt Klukowski.

La deportación hacia el Este de 995 habitantes judíos de la ciudad alemana de Würtzburg, el 25 de abril de 1942. Estos serían transferidos a los campos de tránsito en Trawniki e Izbica y eventualmente al campo de exterminio en Bełżec, en la Polonia ocupada por los nazis.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados