Paracaidistas alemanes se lanzan sobre Creta

Fallschirmjäger en lo que parece ser la zona cerca de Chania, en el lado opuesto de la bahía de Souda.

El general Kurt Student era un hombre con una misión. Su objetivo era asegurar que la captura de Creta, que ahora entraba en la arena estratégica, fuera realizada por las tropas paracaidistas bajo su mando, las élites Fallschirmjäger, en la que sería la última prueba de las operaciones aerotransportadas; “envolvimiento vertical” desde los cielos.

 

El teniente D. Davin, al encontrarse con estos soldados de élite aerotransportados por primera vez en Creta, quedó impresionado:

Muy bien equipados, todo el cuerpo de élite, eran jóvenes, estaban en forma, tenían cerebros, cerebros militares, que no es tan desdeñoso como puede sonar, y su moral era fenomenal, eran muy buenos soldados... Tenían algún tipo de prenda exterior como una especie de gabardina, de la cual se deshacían lo más rápido posible y ya estaban en uniforme para todo propósito con bolsillos y cierres –se veía como un traje de combate muy avanzado-. Por ejemplo, tenían bolsillos para llevar sus cargadores. Alguien obviamente había pensado la función de un paracaidista, la forma en que debían estar vestidos había sido claramente pensada en todos los detalles imaginables.

Si quieres leer más, lee “Operation Mercury: The Battle for Crete, 1941” [Operación Mercurio: la batalla de Creta, 1941], de John Sadler.

Prisioneros británicos rindiéndose a Fallschirmjäger, en la Colina 107, en el área de Malemes, Creta.