En el mapa las líneas británicas en África del Norte se veían mucho mejor después del éxito de la Operación Crusader, misma que trajo la liberación del puerto de Tobruk y forzó al Afrika Korps a emprender una larga retirada.

Sin embargo, el 21 de enero de 1942 se convirtió en una repetición de los eventos ocurridos el año anterior. En aquéllas fechas las fuerzas británicas habían destinado tropas para apoyar la nefasta campaña en Grecia. Ahora los refuerzos destinados para África del Norte habrían de ser desviados hacia el Lejano Oriente, muchos de ellos para apoyar la crítica situación que ocurría en Singapur contra el ejército japonés.

Por su parte, las fuerzas de la Luftwaffe en Sicilia habían sido reforzadas, junto con la pérdida de algunos navíos británicos en el área del Mediterráneo, los alemanes pudieron enfrentar las fuerzas navales británicas y la isla de Malta con mayor efectividad.

 

Desde principios de enero, grandes cantidades de material arribaron a Trípoli, particularmente vehículos blindados. El Afrika Korps había recibido 139 tanques para el 19 de enero y los italianos otros noventa, de manufactura italiana.

 

Los elementos del 8º Ejército británico, dispersos ampliamente, facilitaron a Rommel tomar la decisión de conducir un contraataque para retomar Cirenaica. Al hacerlo, esperaba dar el primer golpe en su aproximación y ataque. De permanecer en la posición de Mersa el Brega se corría el riesgo de entregar la iniciativa al enemigo y la inevitable pérdida de Tripolitania. Rommel hizo que algunas chozas decrépitas y el casco de un navío varado fueran incendiados al anochecer del 20 de enero. Logró lo que intentaba realizar, ya que el liderazgo británico concluyó de los fuegos que la retirada del Afrika Korps hacia el oeste continuaba. En su lugar, bajo la cubierta la lluvia y una tormenta de arena, los alemanes se movilizaron para atacar.

 

En la mañana de 21 de enero, Rommel hizo que la policía militar colocara su orden de ataque a la vista en todos los edificios de mantenimiento de carreteras en Tripolitania y en el Recodo de Syrte:

El Afrika Korps se lanza a la ofensiva de nuevo

Erwin Rommel conversando con el general mayor Boettcher, África del Norte, enero de 1942.

Hemos desarrollado un nuevo método de ataque. Con nuestros doce cañones antitanque saltamos de un punto a otro que nos pudiera dar una ventaja, mientras nuestros tanques, de ser posible estáticos y con sus cascos blindados manteniendo un perfil bajo, proporcionan fuego de protección. Luego nos restablecemos para proporcionales protección mientras ellos inician nuevamente su ataque.

Las tácticas funcionaban bien y, a pesar de lo incesante del fuego, los tanques del enemigo no eran capaces de detener nuestro avance. El enemigo ha tenido bajas considerables y por ende ha tenido que ceder terreno constantemente. No dejamos de pensar que no estamos enfrentando los mismos recios y experimentados oponentes que nos atacaron con tanta fuerza en Trigh Capuzzo.

No estamos contentos del todo con nuestra situación actual con el combustible. Aún así un joven oficial que le dijo a Rommel ‘Herr General, necesitamos más gasolina’ recibió la respuesta enérgica: ‘Bien, vaya y consígala de los británicos’.

Si deseas saber más, lee “Panzers in the Sand: The History of Panzer-Regiment 5, 1942-1945 (Volume Two)” [Tanques en la arena: la historia del Regimiento Blindado 5, 1942-1945 (Volumen Dos)], de Bernd Hartmann.

Por su parte, Heinz Werner Schmidt recordaba:

Un tanque británico Matilda en el Desierto Occidental de África, recapturado de los alemanes que lo habían utilizado contra los ingleses en Bardia, el 3 de enero de 1942.

Cuartel general, 21 de enero de 1942

 

El comandante en jefe del Panzergruppe Afrika

 

Orden del Día del Ejército

 

¡Soldados alemanes e italianos!

 

Han tenido combates difíciles en contra de fuerzas enemigas vastamente superiores en días pasados. A pesar de ello, su moral de combate permanece inquebrantable. Actualmente somos más poderosos numéricamente que el enemigo enfrente. Por tanto, el ejército de campo se está movilizando hoy para atacar y destruir al enemigo.

 

Espero que cada soldado dé todo durante estos días decisivos.

 

¡Larga vida a Italia! ¡Larga vida al Gran Reich Alemán! ¡Larga vida a nuestros líderes!

 

El Comandante en Jefe

Rommel

General der Panzertruppen.

Si quieres saber más, lee "With Rommel in the Desert" [Con Rommel en el Desierto], de Heinz Werner Schmidt.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados