Después de que tropas estadounidenses desembarcaran en las Islas Salomón el 7 de agosto, los japoneses se movilizaron rápidamente para tratar de responder a la acción. Las huestes japonesas, que habían desembarcado en Guadalcanal, habían sido ampliamente diezmadas el 21 de agosto. Ahora se desarrollaría otro enfrentamiento entre dos grupos de portaaviones de los bandos opuestos, al tiempo que los japoneses trataban de desembarcar más tropas.

 

Una vez más hubo dificultades con los aviones tratando de localizar sus objetivos a través de la amplia extensión del océano. Nuevamente hubo dificultades con la disponibilidad de los aviones para defender sus portaaviones cuando se les requería. Lo que se conoció como la Batalla de las Islas Salomón Orientales comenzó el 23 de agosto, cuando de detectó una fuerza de transporte de tropas japonesas.

 

El portaaviones estadounidense USS Saratoga y otros portaaviones lanzaron un ataque aéreo contra las naves japonesas, pero sus aviones no pudieron encontrar al enemigo y, quedándose sin combustible, tuvieron que pasar la noche en el Campo Henderson en Guadalcanal. Cuando estos aviones regresaron al día siguiente, se recibió el primer informe de contacto de las fuerzas de búsqueda lanzadas al amanecer, proporcionando la ubicación exacta de los portaaviones enemigos. Dos horas más tarde, el USS Saratoga y sus acompañantes iniciaron un ataque concentrándose en el portaaviones ligero japonés Ryūjō.

 

Tameichi Hara era el capitán del destructor japonés Amatsukaze que, junto con el Tone y el Tokitsukaze, estaban escoltando al Ryūjō:

El portaaviones japonés Ryūjō es hundido

Los portaaviones estadounidenses USS Saratoga (CV-3) (en primer plano) y el USS Enterprise (CV-6) navegan con aviones al descubierto listos para su lanzamiento, alrededor de agosto de 1942.

Eran alrededor de las 1400 horas y el Ryūjō estaba virando contra el viento para lanzar aviones cuando decenas de bombarderos en picada estadounidenses atacaron. Vi al Ryūjō con ansiedad. Otros portaaviones japoneses podían despejar sus cubiertas de cazas preparados en cuestión de unos cuantos minutos. Pero no el Ryūjō.

Tenía muchas otras cosas que hacer. Mi barco navegaba a una distancia de 5,000 metros del Ryūjō, justo como lo hacían el Tone y el Tokitsukaze, para combatir contra los aviones enemigos que se acercaban. Ryūjō se comunicó por radio con los 21 aviones que habían atacado a Guadalcanal, ordenando que fueran a Buka, a medio camino entre Rabaul y Guadalcanal, en lugar de regresar al portaaviones.

¿Por qué no ordenó que regresaran algunos de estos 15 cazas para la intercepción? No tenía más tiempo para especular. Los bombarderos enemigos SBD Dauntless y los cazas Grumman se abalanzaron sobre el lento portaaviones. Al menos dos docenas de bombarderos estadounidenses dejaron caer sus cargas mortíferas alrededor del Ryūjō y los cazas se lanzaron a baja altura sobre la nave, ametrallando todo lo que estuviera a la vista.

Los 12 cañones antiaéreos del Ryūjō dispararon esporádicamente sin poder derribar a ninguno de los atacantes. Dos o tres bombas enemigas impactaron el barco cerca de la popa, perforando la cubierta de vuelo. Llamas escarlatas salían de los agujeros. Siguieron en rápida sucesión una serie de explosiones funestas. Varias bombas hicieron blancos directos.

Columnas de agua rodeaban al portaaviones y se vio envuelto entre humo negro y espeso. No se trataba de una cortina de humo deliberada. Sus tanques de combustible habían sido impactados e incendiados. ¿Se estaba hundiendo? ¿Se había hundido?

Los aviones enemigos ahora se alejaron del portaaviones y se dirigieron contra nosotros tres. Todos los cañones abrieron fuego cuando los aviones se abalanzaron sobre nosotros. Mi nave iba a 33 nudos y estaba zigzagueando frenéticamente. Las enormes olas que se levantaban en la proa por el exceso de velocidad del destructor me empaparon en el puente. El Amatsukaze resistió el ataque de 30 minutos.

Algunos de los bombarderos habían salvado sus ‘huevos’ para nosotros. Ninguno dio en mi nave, pero hubo varios que cayeron muy cerca. Respiré profundamente al momento en que los aviones enemigos se alejaron. Ahora volví mis ojos en dirección del Ryūjō.

El humo negro comenzaba a disiparse y emergió el portaaviones. A través de los prismáticos pude ver que el Ryūjō, en su agonía de su muerte, había detenido todo movimiento hacia adelante y ¡se estaba hundiendo! Una fuerte inclinación hacia estribor dejó al descubierto su vientre rojo. Las olas golpeaban en la cubierta de vuelo. Era un espectáculo patético. El Ryūjō, ya sin asemejarse a un barco, era un horno enorme, lleno de agujeros expeliendo espeluznantes llamas rojas.

Si deseas saber más, lee “Japanese Destroyer Captain: Pearl Harbor, Guadalcanal, Midway - The Great Naval Battles as Seen Through Japanese Eyes” [Capitán de un destructor japonés: Pearl Harbor, Guadalcanal, Midway – Las grandes batallas navales vistas a través de los ojos japoneses], de Tameichi Hara.

El portaaviones japonés Ryūjō, dañado e inmóvil (al centro), fotografiado desde un bombardero B-17 de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos de América (USAAF), durante un bombardeo a gran altitud en la batalla de las Islas Salomón orientales, el 24 de agosto de 1942. Los destructores Amatsukaze (centro izquierda) y Tokitsukaze (apenas visible, centro derecha) habían estado rescatando a la tripulación y ahora se encuentran en marcha. Las huellas digitales están en la imagen original.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados