El periodista Alan Moorehead había seguido toda la Operación Compás desde que tuvo conocimiento de la “incursión importante” del General Wavell, el 9 de diciembre de 1940:

Bergonzoli da su pretextos

La tripulación de un tanque Matilda británico celebra mostrando una bandera italiana capturada.

Por la mañana del viernes todo había terminado y los británicos estaban venciendo para ocupar Agedabia y Agheila, cerca de doscientas millas al sur de Benghazi.

 

Sólo unos pocos tanques italianos y alguna veintena de vehículos se habían escapado de la batalla de Beda Fomm. Y ahora teníamos en nuestras manos a siete generales y su personal, unos veinte mil prisioneros más, 216 cañones, 101 tanques y vehículos en centenas. Y Cirenaica era nuestra.

 

En toda este combate, aquí y en la costa de Sidi Barrani a Beda Fomm, la totalidad de las bajas británicas no había superado los tres mil de muertos, heridos y desaparecidos. Fue una victoria rotunda -a pesar de que el mundo nunca tuvo tiempo de darse cuenta de ello antes de que los reveses se cimentaran-.

Si quieres saber más busca "Desert War Trilogy: The Classic Trilogy on the North African Campaign 1940-43" [Trilogía de la Guerra en el Desierto: La trilogía clásica de la campaña del Norte de África 1940-1943], de Alan Moorehead.

Paul Farrell describe la captura de Bergonzoli en la Guerra del Pueblo de la BBC.

 

Alan Moorehead entrevistó al general Bergonzoli, el comandante italiano apodado 'Bigotes Eléctricos”, quien con toda franqueza explicó cómo había escapado de su captura en Tobruk huyendo a pie y escondiéndose en cuevas. También dio sus razones por las que sus fuerzas fueron finalmente derrotadas en Beda Fomm:

No tuvimos tiempo para preparar las defensas a las afueras de Benghazi. En cualquier caso, era una ciudad abierta. No teníamos ningún deseo de exponer a las mujeres y los niños de allí a más miseria. Decidimos salir con nuestro ejército hacia Trípoli. Ustedes llegaron aquí demasiado pronto, eso es todo.

 

Sus unidades de vanguardia nos encontraron en la costa el miércoles por la mañana, cuando estábamos en una posición expuesta y peligrosa. Pero dimos batalla de inmediato. Nuestros tanques, artillería y los hombres estaban cansados y en una desventaja considerable en la costa, pero no tardaron en llegar a su posición y dieron batalla magníficamente. Pusimos en marcha dos contraataques que estuvieron a punto de tener éxito. Nuestros tanques, contra números superiores, rompieron a través de las líneas inglesas. Nuestro segundo ataque se realizó cuando nuestras fuerzas estaban en gran parte diezmadas y nuestras municiones casi agotadas.

 

Y siempre, aquí como en todas partes, éramos superados en números considerablemente. Así que cuando nuestro segundo ataque fue incapaz de imponerse, no tuvimos más remedio que hacer una rendición honrosa.

 

Todo esto se habló en italiano a través de un intérprete, pero cuando el intérprete tradujo, ‘me escapé’, Bergonzoli interrumpió en Inglés, ‘no escaparse, marcharme.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados