En julio, la 2ª División de Infantería neozelandesa había capturado la cadena montañosa de Ruweisat durante un ataque nocturno. Las divisiones italianas Pavia y Brescia habían sufrido graves pérdidas y el avance de Rommel hacia Egipto se había estancado.

Para mediados de julio, la 21ª División Panzer fue empleada contra esas fuerzas y el Regimiento Blindado 5, junto con infantería mecanizada e ingenieros, retomaron el fortín de Deir el Shein, que había sido rebasado por las fuerzas neozelandesas, pero no lograron recapturar la cadena Ruweisat.

Fue así que la guerra en el desierto se calmó temporalmente. Las fuerzas del Eje no habían podido penetrar las posiciones británicas y forzar su camino hacia el delta del Nilo. Las divisiones alemanas, que habían estado en acción sin descanso alguno por tres meses, estaban exhaustas.

El doctor Alfons Selmayr, describe las condiciones en el desierto que estaban experimentando las fuerzas alemanas en el norte de África:

La guerra en el Norte de África se estanca

El calor era tan abrasador en el Norte de África que las tripulaciones decidían improvisar sus tanques como sartenes para cocinar sus alimentos. En la imagen un par de soldados guisando huevos.

A mediados de julio había tantos tanques listos que formamos un batallón nuevamente. Rocholl se fue a la división; Hauptmann Grün asumió el mando del 2º Batallón. El calor se volvió cada vez más intenso; era especialmente insoportable al mediodía. La sed se volvió insoportable, a pesar de no hacer nada durante las horas del mediodía y a pesar colocar tiendas de campaña contra el sol. Sólo era muy bueno que teníamos un montón de té y café capturado. ¡Y la plaga más grande eran las moscas!

Alrededor de ochenta personas se reportaban enfermos diariamente. Habitualmente era diarrea y heridas que sólo sanaban pobremente, pero habían aparecido también algunos casos de difteria. A partir de las 0900 horas, las moscas se volvían terribles. Los vendajes únicamente se removían cuando las personas estaban paradas directamente enfrente de mí. Pero frecuentemente tenía que sacar las pequeñas bestias fuera de las heridas con pinzas, sólo para que se arrastraran dentro de los ojos y las comisuras de los labios -simplemente repugnante-. Mientras se comía pan, siempre tenías primero que espantarlas de la cubierta.

Por supuesto, yo también sufría de diarrea. Al final de la atención de enfermos, estaba completamente agotado. Todos los “viejos africanos” entre nosotros se quejaban de dolores en sus pechos alrededor del área de sus corazones y de dolores de corazón. Con los medios a mi disposición, no pude determinar la causa, pero como sabía que eran buenas personas que realmente no querían aprovecharse de mí, envié a algunos al especialista de medicina interna en el hospital de campaña en Marsa Matruk. Fueron enviados de regreso inmediatamente. No se encontró nada.

Durante mis rondas diarias del batallón durante las tardes, yo también tuve un dolor poderoso en el área alrededor de mi corazón, por lo que sólo fui capaz de regresar a mi tienda con dificultad… ¿Qué era? En mi opinión, eran molestias coronarias causadas por el calor que no sólo afectaban a los hombres sino a mí también. Podía entender a los hombres pero, básicamente, era impotente para actuar. No tenía tratamiento; no podía enviarlos a casa. La gente era muy razonable. Entendían mi posición y confiaban en mí…

Las raciones eran miserables. Como almuerzo, tocino (viandas capturadas), con pan. Sin embargo, el pan, que estaba destinado para tres días, comenzó a enmohecerse después de dos días. El tocino hubiera sido magnífico, pero tenía demasiada grasa para podérselo comer con un calor de 50 grados. Por la tarde, había Sauerkraut con patatas deshidratadas, vegetales deshidratados o habichuelas. Las últimas nunca se recibieron suaves, es decir, las colocábamos en agua de acuerdo con las instrucciones. Por la mañana estaban suaves, pero se endurecían de nuevo como rocas al cocinarlas.

Una ocasión, se suponía que habría que carne fresca. Resultó ser unos cuantos huesos cubiertos de algunos jirones de carne seca, dura que vino de una oveja y un camello. Sólo podías poner esa cosa en el molinillo de carne para que pudiera ser comestible. Ocasionalmente recibíamos fruta, pero las uvas se pudrían como resultado del transporte a través de Cirenaica. Sólo los melones podían comerse.

Si deseas saber más, lee “Panzers in the Sand: The History of Panzer-Regiment 5, 1942-45, Volume 2” [Tanques en la arena: la historia del Regimiento Panzer 5, 1942-45, Volumen 2], de Bernd Hartmann.

Dos miembros de la tripulación de un tanque Crusader escriben a casa antes de partir en patrulla en el Desierto Occidental, el 28 de agosto de 1942. Los tripulantes llevan redes alrededor de sus cabezas para mantener a las moscas alejadas.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados