En Filipinas, las principales fuerzas estadounidenses en la península de Bataan se habían rendido el 9 de abril de 1942. Cerca de la costa, en la isla de Corregidor, una fuerza al mando del general Wainwright continuó resistiendo a pesar de sufrir una descarga casi incesante de fuego de artillería. El laberinto de túneles debajo de la isla les había proporcionado refugio.

 

En última instancia se hizo evidente que los japoneses prevalecerían en el campo de batalla, por lo que ya no tenía sentido continuar la resistencia por mucho más tiempo. Las escenas finales son relatadas por el teniente coronel Mellnik:

Los estadounidenses se rinden en Corregidor

El general Jonathan Wainwright ordenando la rendición de las Filipinas, siendo observado por un censor japonés.

A las 9:00 de la mañana, en el día de la rendición, los francotiradores japoneses se habían infiltrado en nuestras líneas de defensa en la playa con alguna fuerza. Las balas de ametralladora zumbaban en torno a las entradas de los túneles, añadiendo una nueva nota al grito de los proyectiles cayendo y la onda de choque de las bombas estallando. A menudo me había preguntado cuáles serían las reacciones de los hombres bajo estas condiciones. Yo esperaba miedo, ansiedad, emotividad en todas sus formas. No encontré nada más que el negocio de costumbre.

 

Una ametralladora enemiga fue descubierta en una colina y un escuadrón de hombres discutió calmadamente la forma en que la liquidarían. Una nube de polvo delante de la ametralladora se tradujo en una burla para el tirador por el mal uso de su rifle. Cuando la ametralladora fue eliminada finalmente, los tiradores hicieron una pausa para fumar un cigarrillo. Después del grito de bombas y proyectiles, las balas ordinarias que volaban alrededor de ellos causaron un pequeño comentario. Como un tirador lo puso, ‘Todos los nipones usan gafas, no pueden ver lo suficientemente bien como para darnos‘.

 

A las 10:00 de la mañana, se enviaron órdenes a todas las unidades de artillería para destruir sus armas e instalaciones para las 12 del mediodía. Quedaban unas cuantas armas por destruir. La mayoría de las armas habían sido destruidas por el enemigo. Sin embargo, las existencias de municiones, plantas de energía y otras instalaciones y suministros tuvieron que ser inutilizadas para el enemigo.

 

Al mediodía del 6 de mayo de 1942, un manto lúgubre cayó sobre La Roca. A continuación, los meses de constante tensión comenzaron a hacer su trabajo. Algunos hombres lloraban en silencio, otros se ponían histéricos. Exactamente a las doce, un enfermero del hospital entró en la oficina del general Moore, el general Wainwright había salido del túnel para concertar la rendición. El enfermero estaba llorando, las lágrimas corrían por su rostro. Se sentó y lloró lo que todos ya sabíamos: ‘Hay una bandera blanca en la entrada del túnel del hospital’.

 

Para la mayoría, la rendición fue un alivio. Pero el silencio tras la rendición era peor que los bombardeos. Era extraño, horrible. La repentina apertura de una puerta, una silla cayendo, nos haría saltar y estremecer. En el momento de la rendición ninguno de nosotros pensaba en el mañana, porque no había mañana. Para nosotros, el fin había llegado.

Si deseas saber más, lee “Ten Escape from Tojo” [Diez escapan de Tojo], del comandanfe Melvyn H. McCoy y el coronel S. M. Mellnik.

Dos días después de la captura de los túneles de Corregidor, los japoneses obligaron a los hombres a volver a ellos para recrear la rendición con la finalidad de obtener una fotografía de propaganda.

Una imagen de los generales Wainwright (izquierda) y Douglas MacArthur, en 1940. Un par de años después de esta fotografía, en mayo de 1942, MacArthur había huido de Filipinas hacia Australia y Wainwright, después de la rendición del bastión estadounidense en Filipinas, fue hecho prisionero en campos al norte de Luzón, Formosa y Liaoyuan (en aquél entonces llamada Xi'an, un municipio de Manchukuo, en China) hasta su liberación por el Ejército Rojo en agosto de 1945. Él fue el prisionero de guerra estadounidense de mayor rango y a pesar de ello, el tratamiento que recibió a manos de los japoneses no fue mejor que el de los otros prisioneros de guerra.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados