Dificultades de la atención médica en el desierto

La tripulación de un Panzer III en el norte de África utiliza una lona para adquirir la muy solicitada sombra contra el calor abrasador.

El Afrika Korps había llegado al norte de Africa en febrero de 1941 y en cuestión de semanas había logrado rechazar a una mermada fuerza británica que había desviado sus unidades para defender los Balcanes. Los alemanes e italianos estaban en la frontera egipcia, sin embargo, Tobruk continuaba resistiendo, negándoles un puerto de suministro más cercano a las fuerzas del Eje.

 

El 18 de octubre de 1941, el doctor Alfons Selmayr fue asignado al Regimiento Blindado 5, en África del Norte; el doctor, quien se convertiría en un hombre respetado y apreciado en el regimiento, proporcionó su testimonio de sus experiencias médicas en el desierto:

Las zonas de acuartelamiento estaban ampliamente dispersas. Como resultado del peligro desde el aire, la distancia entre cada tienda y cada vehículo era de alrededor de unos 100 metros. Estaba sorprendido; no podía encontrar mi camino. Con algunos sentimientos un tanto encontrados, le informé al adjunto del regimiento, Oberleutnant Böhm, cuyos alojamientos estaban en un carro Horch cubierto. La recepción era fresca. El comandante del regimiento, Oberstleutnant Stephan, no estaba presente, se había ido a cazar gacelas. Me ordenaron que me reportara con el doctor del regimiento, Oberstabsarzt Dr. Fregeneau. Fregeneau me recibió cordialmente. Él era doctor en Dar es Salem antes de la guerra; servicio activo; habló mucho acerca de él mismo; pero me agradó. Inmediatamente me informó sobre lo que estaba ocurriendo en el regimiento. El regimiento estaba muy enfermo. Todo diarrea, que había sido tratada con Tanalbina hasta ese momento. Fregeneau había sido el primero en hacer uso del buen equipo microscópico y determinó que era disentería amebiana. Estaba ahora siendo tratada con Yatren y Rivanol. Me prometió ponerme al tanto con los diagnósticos microscópicos.

 

Además de la disentería, también había ictericia, difteria y heridas que “no sanaron bien”. Incluso en el caso de heridas menores, como aquellas que ocurren constantemente por el mantenimiento de vehículos o de arbustos espinosos, desarrollando costras lúbricas, pero no curándose totalmente. Cada médico tenía su propio método para tratarlas, pero nada funcionaba. A sugerencia de Fregeneau, limpiábamos las heridas y luego colocábamos un pequeño pedazo de venda con Prontosil sobre la herida, seguido de yeso blanco. Pero, como ya se dijo, todos los esfuerzos eran inútiles. Las heridas sanaban mejor cuando había oportunidad de bañarse en el mar, pero eso sólo era posible en un extremadamente pequeño número de casos. Al tornarse más fresco, las heridas sanaban; en mi opinión, era debido a la desaparición de las moscas; reaparecían cuando se tornaba más caliente.

Si deseas saber más, lee “Panzers in the Sand: The History of Panzer-Regiment 5, 1935-41 (Volume 1)” [Panzers en la arena: la historia del Regimiento Panzer-5, 1935-1941 (Volumen 1)], de Bernd Hartmann.

Una tienda de campaña en el desierto, habitualmente había dos hombres por tienda, en una trinchera excavada, que no siempre era posible hacer.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados