Cuando Rommel lanzó su nuevo ataque en el desierto el 26 de mayo, el capitán Rea Leakey había estaba con licencia en El Cairo. Se le había ordenado transferirse a otra unidad en Irak, un movimiento que había tratado de evitar. Así que decidió utilizar sus 10 días de permiso que le quedaban para regresar a su unidad del Regimiento de Tanques Real, ahora combatiendo en el desierto. Después de un agitado viaje en jeep, finalmente los encontró.

 

Al comprobar que no había tanques de repuesto para ser comandados, Leakey se encontró a sí mismo como un cargador de cañón de uno de los nuevos tanques General Grant.

 

La batalla estaba entrando en un período de combates intensos y confusos. Su escuadrilla recibió la orden de montar un ataque contra una línea alemana, consistiendo principalmente de cañones antitanque, todo ubicados en trincheras excavadas. Se esperaba atravesar ‘chocando’ las líneas de los alemanes. Su comandante protestó vehementemente a esta táctica y fue destituido de su cargo por sus problemas. El ataque siguió adelante según lo ordenado:

Los tanques Grant atacan en el desierto

El conductor de un tanque de Grant echa un vistazo de cerca a una abolladura en la placa blindada, hecha por una ronda antitanque de 50mm, en Libia, junio de 1942.

Cuando nos aproximamos a la cima de la colina, se dio la orden de acelerar y los tanques a cada lado hicieron lo propio. Pero fuimos los primeros en llegar a la línea del horizonte, al menos de entre aquellos que estaban en nuestra vecindad inmediata y mientras aparecimos a plena vista del enemigo, así también aparecieron los proyectiles.

 

Nubes de humo y polvo pronto cegaron mi visión y nunca vi uno de los muchos cañones antitanque que ahora empezaban a pasarnos factura. En el primer segundo debimos haber recibido al menos cuatro impactos directos de proyectiles anti-blindaje. El motor fue noqueado, una oruga estaba rota y un proyectil pegó en el cañón de 75mm y lo partió.

 

Después, un pesado proyectil con altos explosivos cayó sobre el manto de mi cañón de 37mm y lo empujó hacia atrás contra los muelles de retroceso. Este proyectil cayó a pulgadas por encima de mi cabeza, pero la placa de blindaje se mantuvo firme y no sufrí nada más que un ‘canto en los oídos’. Pero una esquirla dio en la cabeza del subalterno y cayó muerto en el suelo de la torreta. Me encontré con que mi cañón no disparaba.

 

Casi todos los tanques en esta batalla recibieron el mismo tratamiento y toda la línea se detuvo en la cima de esa colina pequeña. Subí a la mitad del asiento del artillero para poder ver por encima de la parte superior de la torreta y la escena que mis ojos encontraron fue aterradora. Estos tanques Grant llevaban una gran cantidad de munición para el cañón de 75mm guardado debajo de la torreta principal. Si un proyectil anti-blindaje llegaba a penetrar la coraza y dar en las municiones, el resultado tenía que ser visto para ser creído.

 

El tanque del sargento Adams se detuvo a menos de 10 yardas de mí y, mientras miraba hacia su lado, vi como él y su tripulación comenzaron a salirse. Tenía una pierna fuera de la cúpula, cuando repentinamente su tanque simplemente se desintegró; la torreta, que pesaba alrededor de 8 toneladas, saltó en el aire y aterrizó con un ruido sordo enfrente de mi tanque, los costados del tanque se abrieron con la fuerza de la explosión y mostraron lo que quedaba en el interior -una mezcla ardiente de metal retorcido-. Ningún miembro de la tripulación tuvo la oportunidad de sobrevivir.

 

El escuadrón de Benzie entró en esta acción con una fuerza de doce tanques. En menos de un minuto todos estaban en llamas menos uno y a lo largo de la línea era más o menos la misma historia. El hecho de que mi tanque no estuviera en llamas era un misterio para mí, ya que habíamos sido impactados con suficiente frecuencia. Pero ahora estábamos en una masa inútil de metal, no podíamos movernos y nuestras armas estaban fuera de acción. Nuestras órdenes eran claras: ‘no salgan a menos que el tanque esté en llamas’.

 

De cualquier forma, a estas alturas era casi más seguro permanecer donde estábamos, porque toda la zona estaba aún bajo fuego de artillería pesada, aunque los artilleros antitanque estaban cegados por las columnas de humo negro que se arremolinaban frente a cada tanque en llamas.

 

Me agaché y le quité los auriculares inalámbricos a nuestro comandante de tanque muerto y me los puse. Por lo menos la radio todavía estaba trabajando y llamé al cuartel general del Regimiento. ‘¿Pero cómo, usted todavía está vivo? ¡Gracias a Dios que alguien lo está!’ Le expliqué nuestra situación y el adjunto dijo que enviaría a un tanque para tratar de remolcarnos de regreso cuando las cosas se hubieran calmado.

Si deseas saber, lee “Leakey’s Luck: A Tank Commander with Nine Lives” [La suerte de Leakey: un comandante de tanque con nueve vidas], de Rea Leakey.

El tanque Grant tenía su cañón principal de 75mm montado en una torreta al costado. En su momento, esta arma fue una mejora significativa para la potencia de fuego británica, pero tenía un radio de giro limitado.

El precio de la Segunda Guerra Mundial... en vidas

2 Feb 2016

1/1
Please reload

Noticias Recientes

1 Dec 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Búsqueda por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Copyright © 2016-2020 La Segunda Guerra Mundial... Hoy. Todos los Derechos Reservados